Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Religión   Cristianismo  

Mi reflexión sobre dos preguntas de las encuestas del CIS

Más allá de porcentajes ¿seguimos siendo cristianos?
Francisco Rodríguez
viernes, 12 de mayo de 2017, 00:00 h (CET)
Las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas incluyen dos preguntas relativas a la religiosidad de la persona entrevistada y frecuencia de asistencia a oficios religiosos, cuyos resultados no suelen ser citados ni comentados en los medios de comunicación.

Si nos tomamos la molestia de revisar estos indicadores en meses anteriores, podemos observar que se confiesan católicos un porcentaje fluctuante que no supera el 70% y del que solo va a misa dominical el 13 ó 14%, datos que no dejan en muy buen lugar nuestro catolicismo, aunque mucha gente acuda a presenciar procesiones, romerías y otros eventos entre folclóricos y religiosos.

El indicador que trata de medir la religiosidad de los españoles solo añade para comprobarlo el dato de la asistencia a la misa dominical que resulta bastante desolador pues cualquiera puede comprobar, que de los asistentes a la Eucaristía, la mayor parte son personas bastante mayores y muy escasos los jóvenes.

Hay sin duda alguna un alejamiento de las raíces religiosas en toda Europa, sustituidas por un relativismo galopante. Vivimos, como dicen algunos autores, en los tiempos de la pos-verdad, en los que hemos dejado de creer, para afirmarnos a nosotros mismos sin ninguna referencia a la trascendencia.

Resulta más cómodo, al parecer, vivir como si Dios no existiera, como si las reglas morales hubieran dejado de obligar, sin observar que estamos cada vez más sometidos a acatar otras normas, otras ideologías, otras promesas de felicidad que nadie garantiza. Cada vez más lejos de Dios y más sometidos a los amos del mundo que nos imponen un Nuevo Orden Mundial, desde altos organismos o desde tiránicas administraciones que intentan redefinir el papel de las religiones, de las instituciones y ¡hasta de la bilogía!

Cuando el cristianismo se abría paso en un mundo pagano un escritor del siglo II, quizás obispo de Atenas, nos dejó una carta dirigida a un tal Diogneto explicándole quienes eran los cristianos y decía, entre otras cosas, que no se distinguían de los demás hombres, ni vivían apartados de los demás, pero las doctrinas que profesaban no han sido inventadas por el talento o la especulación de otros hombres y su conducta resulta admirable y sorprendente. Se casan como todos y engendran hijos pero no exponen (eliminan, abandonan, abortan) a los que les nacen.

Sigue diciendo que los cristianos ponen mesa común pero no lecho, no viven según la carne, se preocupan por las cosas de la tierra pero se sienten ciudadanos del cielo. Obedecen las leyes pero con su vida la sobrepasan. Aunque a todos aman son perseguidos, se les desconoce y se les condena. Son pobres y enriquecen a muchos, se les injuria, se les odia y ellos perdonan. Viven como de paso, esperando una vida incorruptible.

¿Acaso somos así los que nos decimos cristianos? ¿Contraemos matrimonio para siempre en amor y fidelidad? ¿Estamos abiertos a recibir con generosidad y alegría nuevas vidas? ¿Colaboramos por hacer un mundo más justo? ¿Cómo respondemos a los que nos atacan? ¿Compartimos o atesoramos? ¿Servimos a Dios o al dinero?

La religiosidad no puede medirse solo por la asistencia a la misa dominical, pero desde ella, como fuente de amor comunitario, hay que examinar si actuamos como verdaderos cristianos. Seguramente el que escribió la carta a Diogneto no nos reconocería.

¿Qué podemos hacer?
Comentarios
Honorio Santos Castillejo 13/may/17    21:45 h.
Alfredo Nogales Camilleri 12/may/17    20:09 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las primeras 24 horas de Ayuso en el pozo de las serpientes

Los primeros incendios por apagar en el nuevo gobierno de Madrid

La feria de las vanidades

Como en aquella novela de W. Thackeray, que fue publicada por entregas, la feria de Málaga cada día “nos trae su afán”

Hoja de buenas acciones

Hoy me he vuelto a levantar con la noticia de otra violación en mi ciudad, la segunda en las Fiestas de Gracia de Barcelona

Sentido de urgencia y necesidad de cambio

“Una transformación de mente y ánimo no excluyente es culminante, sobre todo para el bienestar de las generaciones venideras”

¿Por qué el Gobierno intenta imponernos cómo vivir nuestra existencia?

¿Es la libertad algo más que el derecho a vivir como se desee? Nada más. (Epícteto)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris