Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La fuerza de la palabra   -   Sección:   Opinión

La Educación Boba de los Falsos Dioses

Josu Gómez Barrutia
Josu Gómez Barrutia
lunes, 11 de octubre de 2010, 00:49 h (CET)
Muchos se preguntan hoy por el devenir de este mundo , por el destino de una sociedad marcada en este inicio del Siglo XXI por desafíos de inmensa índole y de complicada cuadratura : El Cambio Climático, el agotamiento de los recursos energéticos fósiles, los procesos de inmigración y emigración , La Crisis Económica Mundial , La Inestabilidad de la estructura capitalista, la pérdida de liderazgos políticos anclados en las sociedades, la reforma de las estructuras políticas e institucionales en consonancia con la cada vez mayor reinvidación de parte de la sociedad civil de nuevas formas de hacer política , el cada vez mayor aumento de la pobreza en el mundo fruto de una globalización insolidaria e injusta entre otros , son sólo estos algunos de esos retos a los que esta generación de hombres y mujeres del Siglo XXI esta obligada a dar respuesta.

Y ante estas incertidumbres no puedo evitar hacerme al menos dos preguntas ¿esta preparada esta generación para dichos retos? ¿estamos formando a una generación de hombres y mujeres con los valores necesarios para enfrentarse con garantías a estos desafíos?

La respuesta a estos dos frases tal vez sean de gran importancia para dar con las claves de por donde caminara el mundo en los próximos tiempos. No obstante, y desde mi punto de vista nuestra sociedad parte de grandes déficits en los que algunos sociólogos han denominado “ Valores sociales” .De esta forma, vivimos en un tiempo marcado por a mi juicio una gran sobredosis de información generada desde diferentes medios , dicha información en muchas ocasiones adulterada es ofrecida a esa generación de jóvenes que bajo las siglas JASP la consumen sin deparar en muchas ocasiones en el análisis crítico necesario cuando uno asume determinados datos. Pero este sólo es un síntoma de una sociedad enferma de indiferencia , una sociedad que en su mayoría vive el día a día con la preocupación única de alcanzar quienes anónimamente habitan en ella, una casa, un coche, un empleo y un mes de vacaciones al año, elementos legítimos que el ser humano puede querer tener en su vida pero que antaño eran compartidos por el deseo de transformación social, el valor en el esfuerzo, la participación social y política , la ilusión por el cambio, la aparición de liderazgos políticos, sociales y económicos en multitud de países del entorno europeo . Estos valores tejidos en la sociedad civil europea como consecuencia directa de los movimientos obreros del Siglo XIX y XX o a través del poso ideológico de autores como Weimar en Alemania , Saint-Simon, Charles Fourier y Augusto Blanqui, en Francia, y Robert Owen, en Inglaterra entre otros cohabitaban de esta forma en el seno de esa generación que hizo posible que el siglo XX viera el nacimiento de la sociedad de bienestar, el reconocimiento del estatuto de los trabajadores , La Declaración de Derechos Humanos o el asentamiento de las Democracias Modernas y los estados sociales de derecho que basados en el Constitucionalismo hicieron posible el desarrollo de los pueblos y la creación del período de paz más largo que en la historia europea ha conocido.

Son muchos los que determinan en sus análisis sociológicos que son las circunstancias las que determinan el tipo de sociedad que en cada momento se configura, hoy esta sociedad no se forja en las aulas sino que los docentes son falsos dioses que disfrazados de Speakers o Princesas del Pueblo en programas sensacionalistas de color rosa propagan doctrinas que contradicen de manera directa los valores sociales que forjan una sociedad , y lo hacen además sin ningún tipo de control a través de televisiones, redes sociales o móviles. Falsos dioses que incentivan el alienamiento de una sociedad preocupada por su día a día , el “todo vale” “la incontigencia verbal” ,“la sociedad de consumismo “ y “El Salvase quien pueda” han suplantado los valores de igualdad, libertad, fraternidad y transformación social que fueron antaño motor de esas otras generaciones JASP que soñaron con otro mundo posible.

En definitiva, toca replantearse si el esfuerzo en educación que día a día se realiza desde las instituciones puede por si sólo y ante una sociedad de la información y la comunicación masiva como la actual alcanzar con garantías la formación en valores de una generación que esta condenada a liderar el mundo en los próximos tiempos, o si bien es necesario un mix formativo que haga posible que esos medios de comunicación e información sean aliados formativos en valores en vez de elementos adversos.

Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris