Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Josu Gómez Barrutia
La fuerza de la palabra
Josu Gómez Barrutia
Las cifras no invitan a la tranquilidad para quienes vemos como el mundo se degrada a un ritmo acelerado

Sin lugar a dudas, uno de los retos que la sociedad del siglo XXI tiene ante sí, es aquel que tiene que ver con el cambio de su modelo productivo, con la transformación del sistema de consumo cotidiano en favor de ese otro mundo posible que se construye en torno a la economía circular y espiral. Un planeta en donde el desarrollo y la sostenibilidad sean elementos unidos e indisolubles, máxime cuando hasta ahora el ser humano ha sido capaz de generar 8.300 millones de toneladas métricas de desperdicios plásticos desde los años 50, de las que solo ha sido capaz de reciclar el 9%.


Así, es en este ámbito en donde la lucha contra el plástico se presenta como una de las batallas a dar por una ciudadanía que desde la responsabilidad deberá cambiar el eje de contaminación que hoy en nuestro planeta se estructura en torno al uso incontrolado de este elemento. Y es que, las cifras no invitan a la tranquilidad para quienes vemos como el mundo se degrada a un ritmo acelerado. Una tierra en donde el consumo de las botellas de plástico se fija en un millón por minuto, una sociedad de consumo que sólo es capaz de reciclar él 50% de dicho material y en donde el 79% del plástico sigue acumulándose en vertederos como en entornos naturales, entrando posteriormente en las cadenas alimentarias de los animales para posteriormente volver al ser humano en forma de un veneno mortal.


Por todo ello, la lucha contra el plástico, la apuesta por la economía circular y el consumo responsable se muestran como elementos básicos en una acción de cambio de modelo productivo que deberá partir de la exigencia de la propia ciudadanía, esa reclamación en la que la negación del consumo del plástico o su sustitución por otros modelos de polímeros biodegradables deberá ser una constante. Una presión social, que sirva de manera directa al cambio del marco legislativo en lo que al uso de estos materiales se refiere como de igual forma en cuando a la responsabilidad de quienes desde las cadenas agroalimentarias ofrecen el plástico como elemento permanente de sus alimentos o productos. Sólo así a través de la conexión de los ejes político-legislativo, social y económico seremos capaces de enfrentar el reto de terminar con la plaga del plástico y la muerte que a su paso propaga por los mares y la tierra. La responsabilidad esta en nuestro mano, la capacidad a nuestro alcance, el tiempo dirá si fuimos capaces de enfrentar este desafío con el éxito de haber cambiado el mundo para mejor.

Artículos del autor

​La semana pasada el olor de la pólvora en las calles y plazas de nuestro país paso a la historia, la disolución de ETA marcaba así un hecho histórico en la crónica política, social y ciudadana de un país que durante años vivió en primera persona un conflicto que dejo más de 7000 víctimas.
​Condena por abuso sexual y no violación, ese será el delito que los integrantes de la “manada” tendrán que cumplir con pena de 9 años de cárcel por aquellos hechos ocurridos hace dos años en San Fermines.
La educación en nuestro país ha vivido en los últimos días un nuevo episodio en lo que a la vuelta al nacionalcatolicismo se refiere.
​El pasado 22 de Febrero miles de pensionistas tomaron las calles y plazas de nuestro país para defender el mantenimiento de un derecho conquistado antaño y hoy puesto en riesgo como es el del sistema de pensiones.
El pasado 1 de Octubre fue un día triste en la que los demócratas tuvimos esa pesadumbre y tristeza lógica al ver como el desgarro emocional del relato histórico de la construcción democrática de España tomaba forma ante el choque de dos nacionalismos.
Sin lugar a dudas, el proceso de rescisión vivido en nuestro país desde el inicio de la crisis económica ha traído consigo cambios profundos en la estructura territorial, transformaciones que han venido así a potenciar las diferencias entre clases y a impulsar la diferenciación entre regiones del norte y del sur generando una realidad desigual con la que hoy convivimos.
Dos meses después de las elecciones del pluripartidismo España sigue en el dique seco de la política del nuevo tiempo , esa que poco tiene de nueva y mucho de juego de posicionamientos en el sube y baja constante en la estrategia partidista en la que nuestro país se encuentra hoy.
Sin lugar las elecciones generales del 20 de Diciembre han venido a traer al escenario político un nuevo tiempo en lo que a la configuración de las mayorías de gobierno se refieren.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris