Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Josu Gómez Barrutia
La fuerza de la palabra
Josu Gómez Barrutia
Seguimos teniendo trabajo por delante como país, pero los datos nos llevan a un optimismo que lejos de relajarnos debe fijarnos con fuerza en esa colaboración público privada que avance en los retos y desafíos del presente y futur

Sin lugar a dudas, España ha avanzado mucho en el impulso a los ecosistemas de emprendimiento y startup. Así, la colaboración público-privada en este campo entre instituciones públicas, empresas, inversores/as y la propia comunidad emprendedora ha permitido que nuestro país avance. Algo, que hoy, nos posiciona en el escenario internacional en lo que a las condiciones óptimas para emprender se refiere, por delante de países como Alemania, Reino Unido o Japón, naciones consideradas potencias mundiales y que en cambio hoy se sitúan por detrás de una España que a juicio del panel de expertos del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) merece ocupar la decimosexta posición entre cincuenta y cuatro países analizados en este campo. Así, lo ha venido a reflejar el informe mundial 2018/2019 recientemente presentado en Chile, un trabajo en donde las acciones en cuanto al sistema de apoyos públicos al emprendimiento y la creación de infraestructuras para su desarrollo obtienen una importante valoración que hace que nuestro país escale en sus posiciones en este prestigioso escalafón mundial. Pero, aún con todo, España tiene grandes retos y desafíos sobre los que continuar trabajando su acción, aspectos como el del impulso a la educación emprendedora en las etapas educativas y universitarias que sirvan de elementos dinamizadores de la cultura del emprendimiento en nuestro país se muestran como fundamental para combatir con la tardía edad con la que en muchos territorios se inicia la acción emprendedora, en algunas ocasiones más por necesidad que por vocación. Un elemento este, que, vinculado a otros dos, el del exceso de burocracia para el impulso de proyectos de emprendimiento, innovación y de startups o la fiscalidad, alejada en su la visión estatal de esa necesidad de apoyo al ecosistema de emprendimiento con una política de exoneración inicial fiscal e impositiva en virtud tal vez de ese concepto de generación de riqueza y empleo que el ámbito de las startups y la comunidad emprendedora viene a aportar a un país como el nuestro.

Y junto a estos retos, otro sobre el que trabajar, la brecha de género en el emprendimiento, grieta que si bien se esta reduciendo año tras año, aún presenta un panorama a nivel nacional en donde en donde la actividad emprendedora masculina aporta datos del 53% frente al 46% de la femenina, con excepciones en territorios como Euskadi, en donde el perfil de mujer emprendedora destaca de manera clara. Si bien, aquí Europa aparece por detrás de nuestro país, con cifras de media en la zona euro ciertamente preocupantes donde sólo 6 mujeres emprenden por cada diez hombres.

No obstante, y aún con todos estos desafíos por abordar, lo que está claro es que seguimos avanzando como país, así lo vienen a reflejar indicadores como la Tasa de Actividad Emprendedora (TAE) -que viene a medir las iniciativas con menos de tres años y medio de vida en el mercado- que continua en aumento pasando del 5,2% en 2016 al 6,4 % en 2019, acercándose a cifras anteriores a la crisis económica donde el 7% era el umbral . Un dato este,que viene de nuevo a posicionarnos por encima de países de la zona euro como Alemania (5%) o Italia (4%) pero aún nos alejan de la media Europa de actividad emprendedora fijada en el 8,7%.

En definitiva, seguimos teniendo trabajo por delante como país, pero los datos nos llevan a un optimismo que lejos de relajarnos debe fijarnos con fuerza en esa colaboración público privada que avance en los retos y desafíos del presente y futuro. Aspectos que nos permitan seguir mejorando en la Tasa de Actividad Emprendedora, pero también en campos como el de la calidad de la actividad emprendedora, hoy en nuestro país las nuevas empresas orientadas a la industria y la transformación siguen crecimiento junto con una orientación exportadora y un grado de innovación que hace que podamos avanzar en algo tan fundamental como la creación de un tejido productivo y empresarial preparado por un siglo XXI, de revoluciones tecnológicas , industriales e innovadoras. Esas que permiten como señala el GEM que las expectativas para generar empleo en la comunidad emprendedora hoy sean cada día mayores. Esto a mi juicio, es hacer país, hacer proyecto y construir el futuro, ese que se borda con los sueños de los hombres y las mujeres de nuestro país y que enarbola las banderas del progreso y el bienestar para el presente y el futuro. Las otras, creo que poco importan y menos aportan. Centrémonos por ello en lo importante, en hacer de España, un proyecto común útil para las generaciones que vendrán y competitivo en un mundo como el actual.

Artículos del autor

Parece, que en este verano de política activa estamos enfrentados a la versión más atribulada del trampantojo valle-inclaniano, ese que nos enfrenta a la realidad absurda de la presentación de personajes en una trampa de escenografía que alejada de la realidad oculta la verdadera trama de la novela negra de la política española.

Actualmente el reto pasa por conseguir adaptar todas las posibilidades que nos da la tecnología para conseguir una mejor experiencia por parte del alumno al mismo tiempo que se mantiene un alto estándar de calidad educativa. Aquí es importante que las administraciones publicas también sean ágiles a la hora de admitir estos cambios tecnológicos para que puedan ser implementados por las instituciones que, como nosotros, imparten formación oficial.

Sin lugar a dudas, vivimos en un tiempo de retos y desafíos. Profundas transformaciones que en el modelo económico y social afectan hoy a nuestros hábitos de relación, consumo y productividad. Aspectos estos en los que la lucha contra el cambio climático y la apuesta por la sostenibilidad ambiental toman forma para presentarnos una realidad obvia, la de un mundo, nuestro planeta que ya no tolera un modelo económico de consumo lineal y contaminación permanente. Es aquí, donde el concepto de la economía circular y espiral se presenta como única alternativa en la vinculación de un tridente de oportunidad conformado por la generación de empleo, progreso empresarial y respeto al medioambiente.

Parece ser que el mes de Julio nos traerá debate de investidura parlamentario en el hemiciclo del congreso, así el estival calor veraniego nos deparará otro juego táctico de partidos en torno a una votación fundamental en torno a la posibilidad de la elección de nuevo gobierno en nuestro país o por el contra la apertura de una senda que podría llevarnos a elecciones en el mes de Noviembre, todo ello tras la falta de apoyo de Unidas Podemos al candidato socialista y la falta de abstención de Ciudadanos y Partido Popular para favorecer la llegada del segundo mando presidencial de Pedro Sánchez. 

El pasado sábado tuvo lugar el juramento al cargo de miles de concejales y concejalas, alcaldes y alcaldesas, personas de a pie que en un momento determinado de su vida decidieron dar un paso a la arena, a veces movedizas, de la política local, esa que encuentra en la proximidad con la ciudadanía la mayor de las alegrías pero también la dureza de la incomprensión de quienes desde las calles y plazas públicas en muchas ocasiones no entienden de la colisión entre el querer y el deber, entre el ánimo de ayudar a todas las personas que tocan las puertas de los consistorios y las obligaciones que en muchas ocasiones en forma de marco legislativo marcan el quehacer diario de las personas servidoras de lo público desde el acta capitular.

Pero más allá de este hecho, doloroso para las arcas norteamericanas, la verdadera razón del paso adelante dado por la administración norteamericana se entiende en clave lucha de poder por algo tan fundamental como la supremacía tecnológica en un mundo en el que la innovación, la digitalización y la industria 4.0 están llamados a configurar las nuevas realidades sociales, económicas y geopolíticas de este siglo , aún cuando parece ello tengan que luchas de manera directa con su máximo competidor : China.De esta forma, parece que la línea marcada por el histriónico presidente Trump esta clara en lo que a la política económica de los EEUU se refiere, aún a costa como señala el Fondo Monetario Internacional de generar una guerra sin cuartel en lo que a la política arancelaria se refiere y a un contagio de la economía global como “daño necesario” en esta lucha de titanes por el control de la innovación.

Ciertamente, las pasadas elecciones del 28 de abril han venido a dibujar un nuevo escenario político, multilateral y de geometría imperfecta que a golpe de distribución de escaños y votos viene a reflejar un tiempo de dialogo y encuentro.

El 28 de abril la ciudadanía de nuestro país está convocada a las urnas, una cita electoral múltiple en la que el voto será fundamental para la configuración del escenario político europeo, nacional y autonómico en aquellos lugares con triple convocatoria.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris