Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Josu Gómez Barrutia
La fuerza de la palabra
Josu Gómez Barrutia
Así, podemos afirmar que los efectos del cambio climático y el calentamiento global son una realidad

Este viernes las calles y plazas de ciudades de toda España se cubrirán de reivindicación, de lucha y compromiso intergeneracional en la defensa de nuestro planeta, ese en el que vivimos y que hoy se enfrenta a la amenaza de un cambio climático y un brutal calentamiento global que amenaza con poner fin a la vida en la tierra como la conocemos. No caben así ya dudas sobre la realidad o no de un fenómeno confirmado por la comunidad científica internacional y contrastado por organismos internacionales como la Organización de Naciones Unidas frente al negacionismo interesado o de pánfilos atolondrados de quienes niegan la que es la mayor batalla a la que la humanidad se ha enfrentado.

Así, podemos afirmar que los efectos del cambio climático y el calentamiento global son una realidad. Un hecho que, de ir a más, aumentado la temperatura en torno a los cuatro grados, podría producir en los próximos años (2050-2100) efectos negativos en la población humana, la economía, los océanos y mares, y la biodiversidad del planeta. Por ello, no queda tiempo ya, ni para discursos floridos, ni para posturas de perfil por parte de los gobiernos, las empresas y la propia ciudadanía, responsable esta última desde el poder de decisión en el consumo frente a este proceso y del voto frente a los gobernantes de exigir los cambios necesarios para dejar un mundo mejor a quienes nos precedan, víctimas si cabe de la irresponsabilidad de un desarrollismo y progreso que en las últimas décadas a impulso el crecimiento del PIB de los países desarrollados y en vías de desarrollo a costa de la destrucción del medioambiente . De lo contrario, de no hacer nada, la realidad superara a la ficción alguna vez imaginada y las consecuencias de la inacción no tardaran en aparecer de manera dramática a partir del 2030 , siendo solo algunas las del aumento de la mortalidad en la población vulnerable al calentamiento global, la desertificación y aumento de las sequías extremas en diferentes partes del planeta -entre ellas España que verá cómo el 20% de su territorio será un Sahara permanente-, aumento de incendios, el aumento del hambre ante la esquilmación de los recursos hídricos y agrícolas, la acidificación de los mares como consecuencia de los deshielos en los casquetes polares con el impacto en la fauna, la pesca y las corrientes, el aumento de los fenómenos de lluvias torrenciales y huracanes en zonas del planeta como EEUU, Asia y Norte de Europa ,el Impacto en la agricultura y la ganadería, con una reducción de cultivos y el empobrecimiento de zonas vulnerables o la desaparición de zonas costeras y ciudades por el aumento del nivel del mar serán así algunas de las señas de identidad de un planeta en donde millones de personas emigraran o morirían por falta de los recursos básicos para su subsistencia.

Y frente a esta cruel realidad, la de las soluciones , la de la apuesta por la economía circular, por el consumo responsable en la sostenibilidad, por la lucha y la prohibición en relación a productos o servicios nacidos de la industria contaminante, el fin de la utilización de los combustibles fósiles en toda actividad humana, el impulso por la economía circular y la racionalización de los recursos , la creación de programas de recuperación de zonas degradadas por el calentamiento global, la protección internacional a través de la batería de medidas que sean necesarias por parte de los organismos internacionales de los espacios como el Amazonas, La Antártida y todos aquellos que se enmarcan en pilares fundamentales para una humanidad hoy en crisis. El definitiva, medidas fundamentales por las que mañana yo seré uno más, junto con mi familia en las calles para clamar que otro mundo es posible.

Artículos del autor

Y junto a este fenómeno finiquitador del modelo laboral de plusvalías del siglo XX aparece otro al que no se le puede dar la espalda , el cambio climático , esa realidad que hoy hace que miles de personas en todo el mundo tomen las calles en la reivindicación de un cambio de modelo de economía lineal a circular, de contaminación a reutilización, de infravaloración de los recursos a recuperación y reutilización de los mismos , de abandono de la insostenibilidad de la producción de riqueza a costa del planeta por la apuesta en definitiva de la sostenibilidad y el respeto al planeta en una conjugación necesaria entre progreso y bienestar.Y en todo este cambio, lo complejo es la capacidad de encontrar el camino para dar respuesta a los problemas y desafíos que tenemos como sociedad generando al mismo tiempo progreso, bienestar y tejido productivo.

Sin lugar a dudas, España ha avanzado mucho en el impulso a los ecosistemas de emprendimiento y startup. Así, la colaboración público-privada en este campo entre instituciones públicas, empresas, inversores/as y la propia comunidad emprendedora ha permitido que nuestro país avance.

Parece, que en este verano de política activa estamos enfrentados a la versión más atribulada del trampantojo valle-inclaniano, ese que nos enfrenta a la realidad absurda de la presentación de personajes en una trampa de escenografía que alejada de la realidad oculta la verdadera trama de la novela negra de la política española.

Actualmente el reto pasa por conseguir adaptar todas las posibilidades que nos da la tecnología para conseguir una mejor experiencia por parte del alumno al mismo tiempo que se mantiene un alto estándar de calidad educativa. Aquí es importante que las administraciones publicas también sean ágiles a la hora de admitir estos cambios tecnológicos para que puedan ser implementados por las instituciones que, como nosotros, imparten formación oficial.

Sin lugar a dudas, vivimos en un tiempo de retos y desafíos. Profundas transformaciones que en el modelo económico y social afectan hoy a nuestros hábitos de relación, consumo y productividad. Aspectos estos en los que la lucha contra el cambio climático y la apuesta por la sostenibilidad ambiental toman forma para presentarnos una realidad obvia, la de un mundo, nuestro planeta que ya no tolera un modelo económico de consumo lineal y contaminación permanente. Es aquí, donde el concepto de la economía circular y espiral se presenta como única alternativa en la vinculación de un tridente de oportunidad conformado por la generación de empleo, progreso empresarial y respeto al medioambiente.

Parece ser que el mes de Julio nos traerá debate de investidura parlamentario en el hemiciclo del congreso, así el estival calor veraniego nos deparará otro juego táctico de partidos en torno a una votación fundamental en torno a la posibilidad de la elección de nuevo gobierno en nuestro país o por el contra la apertura de una senda que podría llevarnos a elecciones en el mes de Noviembre, todo ello tras la falta de apoyo de Unidas Podemos al candidato socialista y la falta de abstención de Ciudadanos y Partido Popular para favorecer la llegada del segundo mando presidencial de Pedro Sánchez. 

El pasado sábado tuvo lugar el juramento al cargo de miles de concejales y concejalas, alcaldes y alcaldesas, personas de a pie que en un momento determinado de su vida decidieron dar un paso a la arena, a veces movedizas, de la política local, esa que encuentra en la proximidad con la ciudadanía la mayor de las alegrías pero también la dureza de la incomprensión de quienes desde las calles y plazas públicas en muchas ocasiones no entienden de la colisión entre el querer y el deber, entre el ánimo de ayudar a todas las personas que tocan las puertas de los consistorios y las obligaciones que en muchas ocasiones en forma de marco legislativo marcan el quehacer diario de las personas servidoras de lo público desde el acta capitular.

Pero más allá de este hecho, doloroso para las arcas norteamericanas, la verdadera razón del paso adelante dado por la administración norteamericana se entiende en clave lucha de poder por algo tan fundamental como la supremacía tecnológica en un mundo en el que la innovación, la digitalización y la industria 4.0 están llamados a configurar las nuevas realidades sociales, económicas y geopolíticas de este siglo , aún cuando parece ello tengan que luchas de manera directa con su máximo competidor : China.De esta forma, parece que la línea marcada por el histriónico presidente Trump esta clara en lo que a la política económica de los EEUU se refiere, aún a costa como señala el Fondo Monetario Internacional de generar una guerra sin cuartel en lo que a la política arancelaria se refiere y a un contagio de la economía global como “daño necesario” en esta lucha de titanes por el control de la innovación.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris