Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   Navidad   -   Sección:   Opinión

Buena, buena, Nochebuena

Siempre se presta la buena Nochebuena a jugar con nuestros sentimientos
Nieves Fernández
sábado, 24 de diciembre de 2016, 12:47 h (CET)
Un poema traído hasta mis ojos por un amigo filólogo sobre la Nochebuena del poeta valdepeñero Juan Alcaide, me recuerda una actividad de animación lectora de hace tiempo, el poeta comenzaba hablando de un pueblo que soñaba en plenilunio, un valle en fiesta con olor de romero y sonido de pandero incluido en la obra “Trillos y Vilanos”.

Pero hay muchos más poetas que tratan el tema navideño. El poeta peruano César Vallejo escribe también sobre la Nochebuena y la luna: “… quimeras de luna, / pálidos celajes”. Pareciera que la luna se baja del belén junto con las estrellas en cada casa, en cada belén montado.

Ramón de Campoamor nos expresa el dolor de una madre y una hija muy desgraciadas en Nochebuena en un poema triste y de pobreza alimenticia de pan bendito.

San Juan de la Cruz cita a los animales del portal: “… entre unos animales / que a la sazón allí había, / los hombres decían cantares, / los ángeles melodía, “

Un poema de Gloria Fuertes nos habla sobre lo que pensamos todos: el Niño con los Reyes Magos no quiere el incienso, ni el oro, ni la mirra, sino un camellito para jugar: “¡No quiero oro ni incienso / ni esos tesoros tan fríos, / quiero al camello, le quiero./ Le quiero, -repitió el Niño.”

Fernando Pessoa nos recuerda que desgraciadamente en Navidad y siempre, al mismo tiempo que los niños nacen, otros niños mueren: “Un Dios ha nacido. Otros mueren. La realidad / que no ha venido ni se ha ido…”

Carlos Murciano alude también a los vegetales olorosos de diciembre en su poema navideño: “Y ahora tan lejos, temblando / sobre el heno y la retama. / Malhaya mi blanda cama.” Eso ahora se llama intentar salir de nuestra zona de confort.

Gerardo Diego, opta por su “Villancico rifador” al decir: “¿Cuánto me dan por la estrella y la luna? / ¿Cuánto me dan por el Niño y la cuna?”

Siempre se presta la buena Nochebuena a jugar con nuestros sentimientos, en la actividad citada de animación lectora le proponemos a los jóvenes lectores que expresen un listado de palabras, sobre todo adjetivos relacionados con la Nochebuena, Juan Alcaide, a menudo pesimista por los tiempos que le tocan vivir, la califica de mala Nochebuena, pero a los lectores se les ofrece la posibilidad de calificarla como buenamente la sientan. Después pondrán calificativos a las vacaciones navideñas, por muchos sitios llamadas vacaciones de invierno, y hacer un gran mural lleno de adjetivos, para calificar unas fiestas sensibles y nostálgicas que se van perdiendo, a cambio del consumismo y el ocio de las nuevas catedrales del comprar, del gastar y del tener. Y es que el adjetivo bueno de la Nochebuena no siempre importa.

Esta noche la queremos calificar de buena aunque no haya razones para serlo, porque alguna Nochebuena debe haber o ser buena para vivirla en común. Seamos más optimistas que el poeta. Y las vacaciones, para quien las tenga, también las calificaremos como buenas, por supuesto.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris