Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Nieves Fernández
Cesta de Dulcinea
Nieves Fernández
Al sol y a solas
¿Cómo está el patio?, mejor no preguntar a veces por las tensiones resultantes, ni en el país, ni en Europa, ni en casa, mejor irte de verdad a un patio para recobrar paz, tranquilidad o actividad social, creativa y turística, historia. Mejor disfrutar de la arquitectura popular y milenaria heredada de los romanos como hemos hecho este verano. En la domus romana aparece primero el atrio, atrium, como patio cubierto pero posteriormente hacia el siglo II a. de C. se edifica el peristilo, peristylium, como patio grecorromano, es decir ya como patios ajardinados y con columnas.

Y de ahí hasta el siglo XXI en el que se recuerdan, se disfrutan y se celebran los mejores patios que nos rodean como lugar céntrico de vida: patios cordobeses, patios romanos en ruinas, patios castellanos, patios madrileños, patios manchegos, patios rústicos, patios privados, patios hosteleros y turísticos, patios siempre auténticos...

En los últimos años los patios cordobeses se visitan de forma multitudinaria, se celebran en ellos grandes concursos simbólicos y monetarios que continúan la tradición. Hemos podido comprobar cómo riegan las macetas de sus geranios con regaderas extra-largas, cómo montan belenes en Navidad y les cantan villancicos las asociaciones locales, y es que en mayo se hace obligada una visita a Córdoba para respirar primavera en cada patio florido y decorado como si de un gran monumento se tratara.

Una domus ilicitana hemos visitado también este verano, allí en plena excavación, las piedras nos hablan de lo doméstico a través de los arqueólogos, de las tinajas que van a otros puertos cargadas de aceites, vinos, cereales y salazones. Y los patios allí son también protagonistas, al final de la visita, jóvenes vestidos de romanos nos ofrecen una bebida refrescante y antigua y frutas de la época. Traslado total a un tiempo milenario de cara al turista y a saber vender lo autóctono de cada zona.

Los patios como muestras de la arquitectura popular se extienden por la cuenca del Mediterráneo y se hacen propios de cada zona con unas características peculiares, sus galerías se rodean de columnas de madera o de piedra, de escudos, de fuentes, de empedrados, de vergeles y de galerías al descubierto o de paredes o cristales.

En Villanueva de los Infantes me consta que los miman y hacen poesía con recitales de poetas, fragmentos teatrales y música, para octubre de este año ya tienen preparada la que será la V Edición de la Ruta de los Patios, patios civiles y religiosos que muestran al turista y a los habitantes del Campo de Montiel lo mejor de la tierra. Nos dicen que hasta por miles acuden y nos lo creemos, cuando el pueblo se cree y da valor real a lo que tiene como un valor propio.

Un precioso patio abulense de los numerosos palacios que en Ávila existen, no se los pierdan, pertenece al Hotel Palacio de los Velada, esto es o viene a ser como una especie de desamortización comercial y hotelera, así pudimos visitar este verano un gran patio invitados por una buena amiga, gran y doble privilegio, y por supuesto gran patio que acoge actos culturales y hosteleros varios.

Artículos del autor

De momento, y según las estadísticas un pueblo de Huesca llamado Sallent de Gállego y la ciudad de León son los lugares donde más locales para este uso se presentan, en el caso del pueblo oscense más de 15 bares para sus poco más de mil habitantes, y en el caso de la ciudad leonesa, cinco bares por cada mil habitantes.

Siglo XXI. Cuatro siglos hay de diferencia entre lo que vivimos y la ficción de un teatro en la calle.

Un sombrero que el mismo Sacristán descubrió en la cámara alta y secreta de Chinchón donde su familia guardaba el maíz y los ajos, un sombrero que le guio en la infancia como un muñeco o un libro puede guiar a otros niños, con todo el misterio de lo desconocido o diferente, buscando la magia personal que te hace llevar un itinerario de vida como para él lo fue el cine y el teatro.

No suelo hablar casi nada de política ni de prensa rosa en este espacio, pero llegó el verano y por esta vez me ha parecido llamativo el tema de una pareja no precisamente al uso, si es que se puede llamar así a una pareja y a su relación.
En este verano caliente, aún no empezado, se adivinan conflictos de intereses familiares y filiares con mucho lío.
Los lugares dedicados a las musas y al estudio, más conocidos por la conservación de los objetos de arte, celebran su día, su gran día, en el fin de semana más próximo al 18 de mayo, abren a deshoras, muestran su cara más generosa y lúdica para todas las edades, exponen novedades…
Quiero empezar por el final, no por la ida sino por la vuelta, por los versos finales del libro de un poeta muy nuevo que lleva guardando la sorpresa de sus versos durante los últimos treinta años.
Un poeta albaceteño, Constantino Molina Monteagudo, premiado con el Adonáis, ofrece su libro “Las ramas del azar” en Facebook.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris