Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Nieves Fernández
Cesta de Dulcinea
Nieves Fernández
“Fe, Solidaridad, Amor, Ternura…” La primavera está en la retina y ya no le importa al poeta marcharse del lugar.

Era sonrisa todo y buen hacer en la poesía, por eso ha publicado infinitud de libros de poemas. Por eso ha tenido infinitud de amigos y compañeros de letras. Era poeta de raigambre en la tierra, no podía olvidar ni negar que era hijo de agricultor, esa profesión que su madre no quería para él como nos dejó escrito en uno de sus relatos, porque no le gustaba que “el golpe de la tierra” le marcara los pulsos, y así lo recuerda como recuerda su infancia en Piedrabuena. “Somos lo que quedó del niño que fuimos” nos dirá el psicoanálisis, la psicología más cercana a un poema, al cobijo de la memoria, y allí se queda Nicolás a veces en su infancia manchega.


Después Nicolás del Hierro crece y se sitúa al borde de la luz, “al borde casi”, se siente menos protegido que en el primer poema de su primera infancia, es un joven de pueblo en busca de la luz y del sol y a veces lo encuentra. Luego llegarán los ecos de la guerra y el color plomo lo cubrirá todo, “Color plomo”.


Se echa de menos el agua en sus poemas, se desea que llueva para que desaparezca la soledad y el polvo y renazca el amor. “Si lloviera…” Esa lluvia fina de primavera acompaña de nuevo a los sembrados y Nicolás crece con ellos al tiempo que las flores y los valores se escriben con mayúscula: “Fe, Solidaridad, Amor, Ternura…” La primavera está en la retina y ya no le importa al poeta marcharse del lugar.


El poeta se entristece rodeado de vida, de gente en “Hoy estoy triste”, rodeado de vida, observando la calle, con la pluma en la mano, escribiendo su tristeza pasajera. Viendo cómo la vida no siempre es alegre a ojos del poeta. El poeta se señala el lado izquierdo de su cuerpo y es el punto importante para construir todo un futuro, continúa con la metáfora del andamio y el cimiento seguro, que es en realidad el bien, el futuro y la esperanza. En ese punto se puede sembrar todo.


El poeta tiene la esperanza de amar, cosa que siempre hizo, pero tiene deseos de libertad, amor y libertad en “Este caer de rotos pájaros”, otro libro más de Nicolás. La mitología se le acerca al poeta en “Muchacha del sur”, en un Olimpo nuevo dulce y de fantasía. “Venías, tras el reencuentro con los peces / limpia, oliendo a sal y agua marina,”

La música y el tiempo se mezclan en el mundo y el poeta lo observa con su mirada envolvente en “Oyendo a Strauss” de “El color de la tinta”. Y de nuevo la luz cegadora de la infancia se le hace presente en “Esta luz que me habita”, es como si firmara su despedida, luz y poesía, vida y sueño, vuelta al origen de la luz.

No he hecho sino rememorar los poemas de Nicolás del Hierro seleccionados por su amigo y paisano el poeta Francisco Caro.

Artículos del autor

​La simpatía es rubia y se llama Ana Belén Chacón Madrid, es también tranquilizadora, animosa, es paciente y alegre y te cuenta las cosas como si todo fuera un cuento mágico y de fantasía. Entonces, ¿aceptas?
​Locos andan los estudiantes en estas fechas, loco el profesorado para llegar a todo, y ese todo es la evaluación de tanto, la preparación de mucho más que tanto, poder llegar a lo que se acumula y hay que sacar a flote porque las fechas finales mandan.
​Si me perdonan hoy no salgo del terruño, algo habrá que escribir para levantar nuestra forma de vivir, cuando unos terruños parece que valen más que otros, unas comarcas se olvidan más que otras, y unos lugares reciben más subvenciones y recursos financieros que otros.
​Es argamasillero del lugar de La Mancha, la del Alba, y manchego por los cuatro costados, pero un día se enamoró de la ciudad de Almagro y ahí se quedó en ese ambiente bohemio que caracteriza a ambos, al pintor y a la ciudad con toda la belleza y adicción de los sentidos, de lo que debe ser la vida en creación.
​Sorprende, pero no debería sorprender porque es lo más natural, que un director de un Festival de Teatro importante a nivel internacional, presente dos veces la programación del mismo, al ser de una institución que tiene su sede también doble, en Madrid y Almagro.
El lunes se celebraba el Día Internacional del Libro Infantil, aquel que nos da la vida de pequeños, y a algunos de mayores, que nos hace jugar, y nos lleva siempre a mundos maravillosos para transmitirnos sus mejores mensajes.
En Mercuralia se unen poetas para reflexionar en voz alta y lanzar palabras poéticas con las que adornar un mundo que, por serias circunstancias, necesita su belleza.
​Decían días atrás muy orgullosos los responsables del telediario que en ese menú, que les hace tener más audiencia televisiva, siempre incluían una noticia específica sobre mujeres, me pregunto si el resto de noticias se referían a los hombres.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris