Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Nieves Fernández
Cesta de Dulcinea
Nieves Fernández
En la contraportada, vuelvo a sorprenderme, es Jaime Gil de Biedma en plena Generación del 50, hablando sobre poesía y comunicación
Salíamos de viaje, íbamos a un homenaje de poetas Cántiga, un acto bien organizado por profesionales cercanos al autor de Calzada de Calatrava, un homenaje al poeta del pueblo, como llaman al escritor local Pedro Antonio González Moreno. La Iglesia en cuestión se llenaría de amigos, no le dejarían solo. Primero fuimos a otra Iglesia más céntrica, donde otro de los poetas, el sacerdote Valentín Arteaga, daría misa, después todos nosotros nos iríamos a la segunda Iglesia, a la del Salvador del Mundo. Allí muchos más poetas esperaban, junto con el Coro de cámara “Laminium”, coral reunida para dar realce musical al acto.

Antes nos subimos al coche con el poeta José María González Ortega, tras los saludos por el largo tiempo sin ellos por motivos de salud, sorprendentemente nos entregó un librito ya de color sepia por los años, se llamaba Cántiga. Un cuaderno de Cántiga del poeta gallego Alfredo Buxán y del escritor madrileño Antonio Fernández Lera.

Tengo costumbre antes de titular trabajo alguno y es la de utilizar un buscador en la red para evitar duplicidades y repeticiones. A veces nos ha pasado que un mismo título ha aparecido después de que nos fuera publicada alguna obra, o nosotros mismos hemos adoptado otro título, sin habernos percatado de que ya existía un vocablo parecido. Supongo que es inevitable, las palabras son las que son y los autores las combinamos lo mejor que podemos, lo mismo hago con los títulos originales de las obras publicadas. Sin embargo, me alegró enormemente coincidir esta vez, y sin saberlo, con el título.

La obra Cántiga que me regaló José María cuando se iba a presentar Cántiga, está fechada en junio de 1982, tiene un dibujo de un juglar con violín, un bohemio escribiendo, es la portada de Fernández Pera, y el mismo ilustrador aporta una lámina como separata, o litografía de un paisaje medio rural o urbano. Es el ejemplar numerado 106 de una publicación madrileña. En la contraportada, vuelvo a sorprenderme, es Jaime Gil de Biedma en plena Generación del 50, hablando sobre poesía y comunicación, en la sección El fondo del vaso, en realidad es un extracto del prólogo Función de la poesía, función de la crítica de 1955, publicado casi una treintena de años más tarde en este cuaderno. Nos dice que “el poeta trabaja la mayor parte de las veces sobre experiencias y emociones posibles, y las suyas propias sólo entran en el poeta (…) en tanto que contempladas, no en tanto que vividas”.

Adentro, los poetas atemporales Francisco Álvarez Velasco, (leonés afincado en Gijón), José María Bermejo, (del Jerte), el poeta romántico italiano, Giacomo Leopardi y el poeta argentino, Horacio Salas. Un buen descubrimiento la otra Cántiga.

Artículos del autor

Si fue la estrella del sol, con ayuda de Saturno, quien nos acompañó durante quince años en el viaje inicial de esta columna de prensa, el 17 de diciembre de 2002 hasta el pasado 22 de octubre, con sus tres eses ideadas y aseadas por un refrán.
De vez en cuando vale la pena pararse en el papel, hojearlo, disfrutarlo, salir de las pantallas que nos rodean y aprisionan a golpe de pitidos, volver al papel que se ha quedado en cierta reivindicación ecologista...
Famosos son los patios de los cuadros de pintores como Sorolla, el pintor valenciano tuvo verdadera admiración por los patios sevillanos y andaluces, de ahí su variada obra sobre patios y luces.
¿Cómo está el patio?, mejor no preguntar a veces por las tensiones resultantes, ni en el país, ni en Europa, ni en casa, mejor irte de verdad a un patio para recobrar paz, tranquilidad o actividad social, creativa y turística, historia.

De momento, y según las estadísticas un pueblo de Huesca llamado Sallent de Gállego y la ciudad de León son los lugares donde más locales para este uso se presentan, en el caso del pueblo oscense más de 15 bares para sus poco más de mil habitantes, y en el caso de la ciudad leonesa, cinco bares por cada mil habitantes.

Siglo XXI. Cuatro siglos hay de diferencia entre lo que vivimos y la ficción de un teatro en la calle.

Un sombrero que el mismo Sacristán descubrió en la cámara alta y secreta de Chinchón donde su familia guardaba el maíz y los ajos, un sombrero que le guio en la infancia como un muñeco o un libro puede guiar a otros niños, con todo el misterio de lo desconocido o diferente, buscando la magia personal que te hace llevar un itinerario de vida como para él lo fue el cine y el teatro.

No suelo hablar casi nada de política ni de prensa rosa en este espacio, pero llegó el verano y por esta vez me ha parecido llamativo el tema de una pareja no precisamente al uso, si es que se puede llamar así a una pareja y a su relación.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris