Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Nieves Fernández
Cesta de Dulcinea
Nieves Fernández
Transcurridos varios siglos de la novela aún existe el racismo y la esclavitud

Variadas y totalmente distintas son estas cabañas que os traigo, se están dando en un mundo que empieza a tomar las riendas de su propio futuro vital y sanitario.

La primera es la cabaña turística, la que se ofrece, la que se acaba como no te des prisa y te deja sin vacaciones. La que se quiere alquilar al turismo de interior y al internacional, y hasta se compara en su ambición de estío con el hotel de playa. Es una cabaña sencilla, a menudo como las de los campamentos infantiles, casi siempre de montaña, donde la madera tratada no deja para nada que se quede el coronavirus en la superficie durante días. Dentro, protegen y fuera, aportan la seguridad que buscamos del aire fresco, libre de enfermedad.

Bien por la cabaña turística al aire libre. Bien por el agroturismo y turismo rural. Bien por la economía de ocio y de madera. Bien por la llanura interior y la montaña.

La segunda cabaña es la asociada al síndrome, al síndrome de la cabaña, con o sin letras mayúsculas, a la falta de salud mental. Es decir, al temor a salir ahí afuera, a querer quedarnos en nuestra área de confort, la que antes, poco antes del confinamiento, se rechazaba caprichosamente para disfrutar nuevas experiencias, a hacernos fuertes, emocionalmente experimentados, capaces de darnos a nosotros mismos la mejor lección de defensa. El síndrome está ahora cerca, nos rodea, con sus miedos de dibujo de corona de colorines pintado por algún niño asustado para naturalizar su encierro; simplemente es un síndrome de aceras prohibidas, no queremos salir a la calle, ni a la compra, ni visitar a familiares. No importa que haga calor y tengamos buen tiempo para disfrutar de la naturaleza, porque ahí también nos espera el bicho invisible que hace estragos.

Mal por esas cabañas que se adhieren a las ventanas y habitaciones, se dejan asomar un poco a las terrazas, o se visibilizan algo en los patios, aunque quizá no sean tan malas si nos llevan a la precaución y si realmente afuera aún sigue el virus haciendo de las suyas para aterrarnos.

Y para finalizar, pero no menos preocupante, una cabaña que no acaba de desaparecer, la del tío Tom, la obra de la poeta estadounidense, escritora de literatura infantil y novelista Harriet Elisabeth Beecher, novela publicada en el siglo XIX que nos habla de lo ya no debería existir, mucho menos agravando las pandemias, algo que pensábamos que andaba abolido, es el racismo imperante de la cabaña, el que nos lleva a recordar al esclavo cristiano Tom pero también nos hace confirmar que transcurridos varios siglos aún existe el racismo y el esclavismo. Tres cabañas muy diferentes de protección o desprotección del siglo XXI.

Artículos del autor

Hace años, cuando los libros, comenzaban a salirse de madre, digo del papel, y se iban hacia las pantallas, nos preguntábamos quiénes serían los valientes que leerían ahí libros, perdiendo la vista en las pantallas, las que por aquel entonces eran doblemente protectoras, y eso que al parecer esas luces que hacían chiribitas y empezaban a enamorarnos y a convertirnos en humanos adictivos, ya hacían estragos en las dioptrías.


Un especialista, de los muchos especialistas que hay en pandemias de pantalla, dicho sin acritud, decía en ámbitos europeos, que lo importante ahora, al haber más tiempo, quizá más recursos, menos prisas, o más sanitarios en activo por la merma del contagio, es que ha llegado el tiempo de los rastreadores.

Qué difícil sobrellevar esta pandemia que lo mismo nos animamos pensando que acabará con sus rasgos más duros la próxima semana, como nos dicen unos, o que se suavizará un poco en los meses de mayo y junio para volver a julio y agosto con virulencia, o en el otoño. O incluso que continuará durante cuatro años, como nos dicen otros.


Se oyen esta tarde ruidos en la calle, es extraño como cuando se oyen las caceroladas, sonidos que parecen aplausos, pero no son aplausos. Es como si ya hubieran pasado de moda estas tendencias que duran un minuto y que dejan paso a otras más modernas y actuales, más polémicas, o virales, un poco acusadoras, tiernas, opinables…

En los momentos difíciles de pandemia hay mil y una iniciativas que se acercan a ocupar nuestro tiempo, y si el ánimo está listo es bueno para aprovechar lecturas, videos, conciertos, juegos, poemas, etc…

Necesitamos que vuelvan las sombras de la tranquilidad aunque no sepamos exactamente lo que hay detrás, lo que hay afuera.

Tenemos la sensación de que nada es real, y que aunque así fuera, mañana habrá mil detalles que nos harán ver que los días de encierro son distintos e irreales.

Desde hace dos o tres décadas recuerdo celebrar lo femenino y lo feminista con gusto. Al principio más lo femenino y últimamente más lo feminista, de tal forma que este cambio ha estado motivado porque el tiempo de celebración sobre el hecho de ser mujer ha evolucionado bastante.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris