Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Nieves Fernández
Cesta de Dulcinea

Nieves Fernández Rodríguez, natural de Almagro (Ciudad Real), es escritora, poeta, maestra y animadora para la lectura. Ha publicado más de 50 libros y ha colaborado para Onda Cero, Radio Nacional, Cadena 100, Localia Televisión y La Tribuna de Cuidad Real, entre otros medios. Ha realizado más de trescientos talleres de lectura y encuentros de autor, y entre sus numerosos premios destacan el Certamen de Relatos 'Tablero Deportivo' de RNE y el Certamen Internacional Literatura Infantil Julio C. Coba de Quito (Ecuador). Además, ha sido jurado de premios y ha impartido conferencias, recitales poéticos, ponencias en cursos de formación, mesas redondas y pregones literarios. Sus columnas, con un marcado contenido social y cultural, pueden leerse todos los sábados.



Blog/Web: http://www.nievesfernandez.com
Nieves Fernández
Últimos textos publicados
El tiempo de otoño de Isabel Villalta
El otoño de Isabel Villalta nos habla de emociones con fecha, con sensaciones climatológicas
Más de un otoño ha pasado desde que la poeta de Membrilla, Isabel Villalta, me ofreciera su libro dedicado al tiempo transicional de la buenas temperaturas hacia los húmedos y dorados fríos, sus versos reposaban también en mi propio tiempo como un letargo personal que era necesario superar.

Su libro de poemas A través del otoño, publicado en Madrid por Ediciones Vitruvio, lo he disfrutado en todo tiempo, no me importó prolongar su lectura, y hacerlo de forma lánguida y sosegada, la obra lo merece, porque la autora juega con las estaciones y crea una preciosa alegoría entre la edad humana, la edad de la pareja y las partes del año con toda su climatología de fondo, con todos los matices que presta la vendimia y la nostalgia. La metáfora está ahí tras cada verso, tras cada idea de un melancólico recuerdo, y si es cierto que lo más representativo del tiempo otoñal aparece en algunos poemas, la poeta membrillata afincada en Manzanares, no evita otras fechas de primavera, invierno y verano para experimentar contrastes de los días.

La vida nos deja corretear y sentir el amor, la ternura, la pasión, el deber, la obligación, pero también nos deja sentir y sufrir la ausencia, la enfermedad, la soledad, la vejez, la ayuda en un momento determinado. Y así lo expresa Isabel en las cinco partes que forma el poemario.

El otoño de Isabel Villalta nos habla de emociones con fecha, con sensaciones climatológicas, porque no es posible dividir o separar lo que sentimos de cuándo lo sentimos; es como si el otoño, por decir cualquier tiempo o edad, que al invierno o al fin de la vida de una persona se aproxima, se hiciera decorado de nuestro propio fin, de las metas a las que a través del otoño llegamos.

Isabel no sólo se queda en ese tiempo, se pasea con su pareja amorosamente, familiarmente, incluso sensualmente en todos los meses del año, porque en ellos la pareja se ha ido dejando la vida. Cierto que los meses de septiembre, octubre y noviembre tienen más carga vital para la autora, pero ahí están los demás calendarios para demostrar que se ha vivido lo suficiente, si es que se vive suficiente o intensamente en algún momento, y a nadie le aterra llegar a la meta que muchos temen traspasar con miedo o tristeza en la estación más triste por siempre, como puede ser un otoño o llegada al final del caos del invierno que se presiente. “Nuestros hijos ahora / vienen todos los días. / Qué ternura… / Y te dan las pastillas / que en el vaho de paz y terror olvidaste.” Pero no hay sólo tristeza.

Su lectura me ha recordado versos otoñales de Ángel González (El otoño se acerca con muy poco ruido), de Manuel Machado (triste / como una tarde del otoño viejo), o de Benedetti (Aprovechemos el otoño / antes de que el invierno nos escombre / entremos a codazos en la franja del sol.) Porque ella dice: “Qué cándido y qué duro, / qué poema el otoño, / un poema poético y prosaico. / Cae aguanieve…”.
sábado, 17 de septiembre de 2016.
 
Geolocalizados
Miedo da comprobar cómo Google guarda los sitios visitados durante meses y años
Da miedo. Estamos geolocalizados, si así se entiende la capacidad para obtener la ubicación geográfica real de un radar, GPS, teléfono móvil u ordenador conectado a Internet o a la persona que los porta. Es un concepto nuevo sobre la ubicación geográfica y automática. Antes estos datos se capturaban y almacenaban para resolver problemas de gestión y planificación, ahora se utilizan alegre y gratuitamente para almacenar y analizar datos privados del usuario gracias a la comunicación.

Así es la tecnología, adelantada a leyes y a privacidades. En un mundo global, la técnica se puede retrasar por continentes, pero el consumo incesante la convierte en puntual en todos los rincones. Los aparatillos móviles nos hacen la vida sorprendente en cuanto a comunicación, ocio y entretenimiento, puede que también en lo social o en lo no social, pero nos quitan una pizca o un mucho de intimidad.

No es cosa de policías y ladrones, ni de detectives, como cuando la autoridad localiza llamadas y lugares visitados con el móvil del delincuente. Miedo da comprobar cómo Google guarda los sitios visitados durante meses y años, ¿así quién quiere agenda? Te los registra puntualmente en un mapa que puedes ver y comprobar los pasos, con lugares y fechas. Ahí aparece el control de actividad, siempre que tengas una cuenta Gmail. Es todo un informe de movimiento personal y privado, privado sí pero compartido con los gigantes de la información asegurándote que son datos a los que sólo tú puedes acceder, pero ellos los registran y conservan en función de la utilización del móvil, sea para hacer llamadas, para usar Wi-Fi o cualquier otro servicio de telefonía. No es que Facebook te pregunté cuál es tu ubicación y tú, si quieres, se lo digas; o preguntes ¿dónde estás?, como se hacía con los primeros móviles, ¿recuerdan?, era la respuesta más importante que esperábamos del otro lado. Ahora, se trata de que si alguien conoce nuestra contraseña de Google podría conocer nuestros locales comerciales preferidos, restaurantes, gasolineras, abogados, clínicas, hospitales, bancos, hoteles contratados, centros educativos, lugar de trabajo, horarios, espacios de ocio más o menos comprometidos, pequeños comercios visitados y toda una serie de datos de los que vamos dejando huella y rastro. Ya no necesitamos que un policía pida permiso a un juez para saber nuestros secretos, con una cuenta de correo electrónico cualquier avispado hacker podría llegar a todo un historial de ubicaciones de nuestro aparatillo, ése que no nos deja estar a gusto con los amigos, o cruzar un paso de peatones como se debe por la calle.

La ciberseguridad nos delata y se chiva cuanto quiere: si utilizas tarjeta de pago en la cafetería X, tomas el metro en tal esquina, o paseas por el boulevard nº 7, todo quedará grabado digitalmente. Ya hay empresas dedicadas a la seguridad digital que alertan que la nueva aplicación para jugar al Pokémon Go puede exponer información privada y hacerla pública, lástima que estos medios no se utilicen para investigar a quien lleva maletas a los paraísos fiscales. Perderíamos el miedo a la vía satélite.
sábado, 23 de julio de 2016.
 
Concha Velasco y el Corral de Comedias
Mejor si Concha Velasco hubiera lucido sus zapatos rojos pisando fuerte el empedrado
Pasé al teatro, me guiaron hasta un palco de prensa, me acomodé en una preciosa silla de terciopelo rojo como los zapatos que le gustan a ella, como el color de su lápiz de labios, el color que nunca dejará de utilizar.

Pero debíamos estar sentados en una silla de enea de ésas que dicen los eruditos que son incómodas y que yo siempre he defendido, incluyendo su incomodidad, en el Corral de Comedias; pues muy grande es la satisfacción de estar en un viejo teatro del Siglo de Oro, cuanto mayor es imaginar a los viejos espectadores repartidos por la cazuela, por el patio, por la alojería, por los reservados de las celosías…

Hubo lluvia y tormenta en Almagro y todos corrimos a refugiarnos en el también viejo teatro neo-grecorromano del siglo XIX, del arquitecto Cirilo Vara y Soria, restaurado por Miguel Fisac.

Mejor si Concha Velasco hubiera lucido sus zapatos rojos pisando fuerte el empedrado y los dibujos geométricos del Corral de Comedias, porque lo echaba de menos. De más joven, ya que ella siempre es joven y no pertenece ni pertenecerá nunca al “Cine del Otro Barrio” como recordó entre risas, sino al barrio de todos los actores y profesionales que la quieren y admiran; de más joven, decía, se daba una vuelta por Almagro, por el Corral, por la Plaza, por el Parador y escondía sus primeras relaciones amorosas con el padre de sus hijos. Así lo confesó a los dos, cuando habló al respetable con generosidad, gracia y simpatía. También para su nieto Samuel, sentado en la primera fila, tuvo un bonito mensaje al citarle el cuento de Pinocho, del Hada Azul y de las conciencias limpias.

La abuela guapa, la guayabera y el peligro de extinción, es en realidad como debería llamarse este escrito porque esas fueron las palabras y expresiones que utilizaron cariñosamente los intervinientes en el acto de entrega del premio más importante de teatro.

Pero hay tiempo para todo, hace años Concha venía a Almagro de turismo o como espectadora, y nunca se subió a las tablas del Corral de Comedias a trabajar, el mal tiempo ahora tiene la culpa de que no pueda recoger ahí su premio. Pero se desquita con su Reina Juana y se le hace justicia, de momento se rodea de las máximas autoridades de la cultura, de un ministro, Iñigo Méndez de Vigo, que viste de blanco y guayabera no protocolaria; de un consejero, Felpeto, cuyo apellido rima con el nombre del padre de Pinocho; de una directora del Festival, Natalia Menéndez, hija del compañero de películas; de una compañera de camerino y plató graciosísima, Beatriz Carvajal, que habló sin chuletas; de un alcalde de ciudad cultural, Daniel Reina, quien le dio un beso no protocolario; de un escritor y crítico teatral, Ignacio García Garzón, que no siempre le hizo buena crítica; de un presidente de Diputación en peligro de extinción que nadie desea que se extinga y de Gerardo Vera, director del espectáculo Reina Juana. Todos de buen humor y en armonía, lo que no haga la cultura y el teatro…
sábado, 9 de julio de 2016.
 
 
¡Brrr, exit!
Reino Unido ha abandonado el grupo
sábado, 25 de junio de 2016.
 
Facebook: Ya no te lee, ya no te oye
Tenemos derecho a que ciertos datos no fluyan, no surquen los mares de navegaciones digitales
sábado, 11 de junio de 2016.
 
Jerónimo Calero puede decir ¡Gerónimo!
Jerónimo es valiente con su poesía, a pesar de que casi siempre va unida a la soledad
domingo, 29 de mayo de 2016.
 
La luz y la palabra de Manuel Cortijo
Manuel Cortijo con su obra 'Los dones de la luz', intenta crear y dar la luz en sus escritos
sábado, 14 de mayo de 2016.
 
La agenda de William Shakespeare
sábado, 16 de abril de 2016.
 
La Estación Azul de los Niños
Así es el programa infantil de Radio 5
sábado, 2 de abril de 2016.
 
Papá héroe y astronauta
Los niños necesitan las dos figuras como referentes y modelos para su vida emocional y afectiva.
sábado, 19 de marzo de 2016.
 
El “desprincesamiento"
Las circunstancias obligan a la mujer moderna del siglo XXI a estar bien preparadas para asumir la agenda familiar
sábado, 5 de marzo de 2016.
 
Chicas muy peligrosas
La mujer en la familia cada vez más está acostumbrada a dirigir su propia vida
sábado, 20 de febrero de 2016.
 
Espantadas y desbandadas
sábado, 6 de febrero de 2016.
 
Animalia y bromatología
viernes, 22 de enero de 2016.
 
Ch de Chaves y Mercachifles
sábado, 26 de diciembre de 2015.
 
Almagro: Turismo bonito y con encanto
sábado, 12 de diciembre de 2015.
 
Tercer apellido, vasco
sábado, 28 de noviembre de 2015.
 
Un cuarto de siglo y numerología
sábado, 14 de noviembre de 2015.
 
El miedo controlado
sábado, 31 de octubre de 2015.
 
Darío de Escitia en Piedrabuena
sábado, 17 de octubre de 2015.
 
Cuentas de luz inteligente
viernes, 2 de octubre de 2015.
 
Adaptación y, ¡comenzamos!
sábado, 12 de septiembre de 2015.
 
Suite para dos
viernes, 24 de julio de 2015.
 
El cartel de la Janini
sábado, 11 de julio de 2015.
 
Emigrantes de ayer y de ahora
Haciendo viajes parecidos, curiosamente tienen nombre diferente
viernes, 26 de junio de 2015.
 
Ayuntamientos emocionales
Llegan los nervios por haber ganado, o por haber perdido, o por haber pactado
sábado, 13 de junio de 2015.
 
Valentín Arteaga: Hablamos de La Mancha por el Campo dei Fiori
sábado, 30 de mayo de 2015.
 
Archivo
15/05/2015 Fenavin y las borracheras
01/05/2015 Abel
18/04/2015 Nuestro Congreso
23/03/2015 De cómo un epitafio de Cervantes pudo servir de algo
07/03/2015 Figurantes
21/02/2015 Caretas y máscaras
11/02/2015 Metamorfosis de Nicolás del Hierro
24/01/2015 Corrupto
14/01/2015 Miedos naturales por Drácula
07/01/2015 Perros e indigentes
31/12/2014 El mayor y la menor comparten Nobel
01/12/2014 Baños termales en el exido
20/11/2014 Niños y números
01/11/2014 Toponímicos y apellidos con corazón
18/10/2014 Todo limpio
04/10/2014 Cabinas y minibibliotecas rojas
20/09/2014 Miss España: De Emelina a Lourdes
06/09/2014 Maneco & Aytana
12/07/2014 El balón más grande del mundo
29/06/2014 Castas
13/06/2014 Ferias librescas
31/05/2014 ¡Felicidades!
26/04/2014 Felicidad y geografía
05/04/2014 Cuentan de un sabio que un día
22/03/2014 Poéticamente rodeados
08/03/2014 Lecturas entre líneas y en voz alta
22/02/2014 Plinio, la bailarina y un ángel de la guarda
25/01/2014 Al sol y sola
12/01/2014 Calendarios antiguos y grecos
28/12/2013 Vuelven Martes y Trece
14/12/2013 Encadenados a los libros
30/11/2013 'El don de María Luisa Mora'
16/11/2013 De igual nombre
02/11/2013 Noches de miedo
19/10/2013 ¡Llamada!
06/10/2013 Otoños y sonrisas
23/09/2013 Más allá de Calzada de Calatrava
06/09/2013 Aquellos que conspiran en Infantes
08/07/2013 Vicente de Toro y Almagro
24/06/2013 De otro tiempo y generación
10/06/2013 Pensiones y recursos
27/05/2013 Jueces, justicia
13/05/2013 Homenaje a Paco Creis en Fenavin
15/04/2013 Los libros
22/03/2013 Hermano Papa
11/03/2013 Eugenio Arce en México
27/08/2012 Ética y circo
13/08/2012 Sirenas sincronizadas y gelatina de pescado
29/07/2012 En el paro
14/07/2012 Nuestros vecinos los franceses
30/06/2012 Los títulos de Lola Cabezudo
16/06/2012 La maldición clásica de Babylas
02/06/2012 Mayo, también mes del teatro en Almagro
21/05/2012 Quincemayeando
05/05/2012 Palabras de moda
14/04/2012 Sueldos y jornales
24/03/2012 Un poema chino
10/03/2012 La hora de José M (de manchego)
25/02/2012 A la carrera loca
11/02/2012 Temas y temarios
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris