Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

España

Etiquetas:   Caso Gürtel   Justicia   -   Sección:   España

Caso Gürtel, el Nobel y "la correa de Rajoy"

«No habléis demasiado pronto, porque la ruleta todavía está girando. Y nadie puede decir quién es el designado»
José Luis Heras Celemín
lunes, 17 de octubre de 2016, 00:33 h (CET)
El texto es de la canción The Times They Are A-Changin (Los tiempos están cambiando), de Bob Dylan, un judío norteamericano, al que acaban de conceder el Premio Nobel de Literatura, que de joven estuvo con Joan Baez haciendo “Canción protesta” y reivindicando derechos civiles. Un cantante que ha matizado su postura juvenil con una declaración humilde «En realidad nunca fui más que un músico de folk».

Bob Dylan y su premio aparecieron mientras buscaba la que iba a ser “noticia del día”: La esperada cantata de Francisco Correa en la vista de El Caso Gürtel, que iba a televisarse en directo. Con el Gobierno en Funciones. Ante la posible investidura de Rajoy. Y con el interés que los grupos de folk (y políticos) despiertan entre el público, aunque no se conozca la identidad de todos los músicos (y políticos), ni la letra de sus canciones-declaraciones.

Junto a Dylan, Correa y lo que hay alrededor, aparecieron: Rumores sobre el futuro de los acusados con entradas y salidas de cárcel. La actualidad de una justicia nebulosa, con abogados y estrategias de defensa sopesando pactos y condenas. Chismes sobre magistrados, fiscales y políticos. Y algo sospechoso, sobre informaciones, que olía a raro: Para disipar dudas sobre intenciones, la televisión pública, RTVE, transmitiría en directo el acto judicial.

Con el, más que olor, tufo que desprendía la forma de dar la información, afloraron como noticias: Una duda, sobre si la declaración de Correa tiene más interés informativo que la explosión del PSOE de hace unos días. La extrañeza profesional de quien comparó los hechos noticiosos Altercado socialista y Caso Gürtel sin encontrar motivo a la no presencia en la Calle de Ferraz del autobús con set y plató de RTVE. Y una sospecha, surgida tras una afirmación que aseguraba que las decisiones de mitigar la jarana de Ferraz y airear las cantatas del Caso Gürtel fueron de la dirección de la televisión pública y no del Director de Informativos.

«¿Hurtar información sobre el Caso Gürtel y declaraciones de acusados?. Al contrario, información para hartar» - se preguntaba y contestaba un digital.

Pero hay algo, que no percibió el digital y apareció en las declaraciones de Correa, que está en conexión con dos conceptos y consecuencias que hay en el caso enlazados: Corrupción-Corrupto. Y Perversión-Perverso. Llenando contenidos el primero y difuso el segundo. Ambos son tan fundamentales y distintos que merecen atención, para ver sus diferencias a la luz de lo que de ellos dice el diccionario: “Corrupción” «En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de funciones y medios de aquéllas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores». “Perverso” es lo «Sumamente malo, que causa daño intencionadamente, que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas»

En ese contexto se desenvolvieron las declaraciones de Correa, primando las confesiones sobre corrupción, que llenaron todo, adrede y con el fin de ocupar mentes y espacios informativos, frente a una perversidad doble que quedó en segundo plano: La de una situación en la que, valga la redundancia conceptual, se relega lo muy malo, que causa daño intencionadamente, que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas. Y, tan importante o más, por peligroso, la ocultación de la identidad de los perversos.

Cabe añadir que las declaraciones de Correa no son algo simple, porque no ocurren aisladas. Ni han sido difundidas por la televisión pública como fruto de la casualidad, porque su publicación se ha ordenado así. Y que no pueden tomarse como simples conjeturas en un ámbito público en el que todo, incluido lo que corresponde al Caso Gürtel, responde a un fin previsto.

Desde esa realidad, de previsión inteligente de futuro, los hechos que hay alrededor del Caso Gürtel, incluido el mismo caso Gürtel, tienen otra trascendencia que la atisbada hasta ahora:

- El Golpe de mano dado en Ferraz, contra Pedro Sánchez, se convierte así en algo útil, que merece ser tratado con esmero, suavizando y vaciando de contenido lo que algunos han llamado “golpe de Estado”, sin saber hasta dónde llegaban, o sabiéndolo.

- El tándem Anti-Sánchez, en virtud de la alianza Al Andalux-Asturias, que aglutina a los alarmados por Sánchez, se convierte en un pilar básico, en el que apoyar un sistema en crisis, que conviene robustecer con programas fruto de ideologías renovadas; y preservar haciendo viables las sustituciones y renovaciones necesarias.

- El juicio del Caso Gürtel, debidamente usado, y televisado, se convierte también en un elemento regenerador, imprescindible para aclarar y renovar las ideas y programas del PP. Y para hacer lo que un simpatizante popular llama «limpieza de personas, vicios y corrales», que se lleve por delante lo que fue útil en su momento y que ahora resulta un lastre. Éste citaba con respeto una lista con nombres que daba por amortizados. Muchos más que la media docena del comienzo: José María Aznar, Javier Arenas, Esperanza Aguirre, Pío García Escudero, Rita Barberá, María Dolores de Cospedal...

- Las posturas de los independentistas, con los recién llegados o sin ellos, componen un todo que conviene tratar con vistas a asentar una organización del Estado en la que la posible Reforma de la Constitución puede ser una cuestión pendiente. Y para dar cauce, otorgando, denegando o escuchando, las peticiones, exigencias y lamentos de los que toman al Estado como un ente ajeno al que exprimir.

También, y es primordial, los hechos anteriores, con otros que no es necesario citar, juntos y entrelazados, producen un entramado consistente, no corrupto ni perverso (acaso), capaz de componer una especie de correa política nacional, ajena al Caso Gürtel y resistente a él y a lo que lo rodea.

El que se televise el juicio, mientras suena música folk y aparece la voz de barítono bajo del nobel Bob Dylan, es cuestión menor. Lo que importa es que La Correa (Gürtel en alemán) exista, y resulte útil. También que sea resistente. Y que quien la lleve pueda y sepa manejarla.

Por ahora, todo apunta a que la correa existe: La Correa de Rajoy.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Zoido equiparará salarios de Policía y Guardia Civil

A partir de los PGE de 2018

Los 'comuns' piden al independentismo incluir el "referéndum pactado" en el programa

Les ofrecen acordar este punto del programa y abogan por sumar al PSC a la misma causa

ERC cierra sus listas con nuevos independientes como Ruben Wagensberg

Incorpora a todos sus consellers encarcelados y a miembros de Demòcrates, MES y Avancem

Puigdemont admite que hizo un "análisis equivocado" porque pensó que Rajoy dialogaría

Afirma que el 155 no es legal y luchará para volver "con normalidad" de Bélgica

Artur Mas: "Mi responsabilidad en el proceso acaba en enero de 2016"

Se desmarca de la declaración de independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris