Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntiva   -   Sección:   Opinión

Jinetes presuntuoso

En cada sector proliferan los embaucadores a través de pensamientos indiscutibles
Rafael Pérez Ortolá
viernes, 7 de octubre de 2016, 00:32 h (CET)
Constituyen un gremio inquieto en los ambientes modernos, quizá originales en las formas, aunque el fondo de su estilo estuvo presente en cada civilización de la cual hayamos tenido conocimiento. Jinetes, por cuanto una de sus cualidades principales es el acceso al vehículo de mayor potencia disponible, sea este de locomoción, negocios, cibernético o de estructuras con otras complejidades. Presuntuosos, debido a la ausencia de cualquier escrúpulo que les hiciera medir sus errores o las malas secuelas ocasionadas al resto de la gente. Auténticas PERLAS con algunos aspectos favorables, quién no los tiene; y notables relaciones abusivas.

La osadía de los ignorantes, la prepotencia de los orgullosos, el engallamiento del que ostenta algún grado de poder; son firmes pilares de los agentes presuntuosos. Qué nos van a decir en la actualidad; allá por donde miramos los vemos agarrados a múltiples asideros, aplicados a las conductas parasitarias de la política, subidos a los pedestales o tronos de lo más variado, deportivos, periodísticos o adheridos a movidas curiosas. EVIDENCIAN una serie de disfraces chocantes, meras tapaderas para el encubrimiento de sus correrías.

Asistimos a una suerte de sustitución de las denominadas creencias antiguas por las SUPERCHERÍAS etiquetadas como de nuevo cuño, pero no siempre tan novedosas. Lo que pudiera ser un Dios o un Más Allá, con sus exigencias de responsabilidad, con demasiados misterios, acaban dejándose de lado como simples supersticiones. Ahora son las ambiciones inmediatas las que ocupan los principales rangos, sin argumentos convincentes, pero con mucho ruido. Abundan los voluntarios para la ocupación de esas plazas de nuevos dioses, aparecen con muchas pretensiones e inusitada potencia. Casi todos con el fondo dinerario detrás de sus orientaciones; en el fondo, dioses del poder y del dinero.

Miremos sino los descubrimientos debajo de las alfombras, tarjetas y nombramientos en el entorno de los partidos políticos. Concesiones empresariales de alambicadas estructuras, siempre enfrentadas al grueso de las personas afectadas. Pluralismos nominados a la ligera, en los cuales ejerce el control un núcleo de pocos gestores; quedando como única verdad el auténtico pluralismo de los perjudicados por la trama pergeñada. La vieja táctica del EMBUDO renueva sus ejemplos detrás de los endiosados promotores del momento. Siempre contrasta todo ello con la asombrosa pasividad de muchos afectados.

En cada sector proliferan los embaucadores a través de pensamientos indiscutibles, elaborados por esos jinetes fatuos. Surgen esos pensamientos únicos en torno a teorías económicas, memoria histórica, nacionalismos de estado o autonómicos, códigos religiosos, educación dirigista; acogedores de la mayor RUTINA posible por parte de quienes les vienen tolerando. Desde esa rutina quedan anulados los discursos particulares, queda allanado el camino para los manipuladores. Es una situación ideal para la implantación de los seguidismos necios; con mucha gente anulada por su propia actitud conformista, en un terreno deonde las justificaciones bien argumentadas brillan por su ausencia.

Qué otra cosa pudiéramos entrever en los múltiples ejemplos del acontecimiento diario de la vida social. Con tantos intervinientes en los dispendios millonarios de los ERES andaluces, beneficiarios de las mordidas incesantes, desgravaciones importantes a los grandes capitales, aplicación desigual de las sentencias judiciales y la notoria falta de implicación general. Si algo queda claro, es la enorme extensión de las COMPLICIDADES hasta los rincones insospechados.

Con tantos desplazamientos de personas exigidos por un amplio espectro de motivaciones, suele aplicarse el concepto de xenofobia con una cierta ligereza, porque me parece que el desliz del razonamiento tiene raíces de mayor calado. Corren tiempos en los cuales la consideración de EXTRANJERO es muy amplia. En efecto, los venidos de fuera, cuando más exótica sea su procedencia. Aunque el trato desdeñoso también es aplicado frente a los discordantes en un sentido amplio. Incluso en referencia a las persona allegadas en ambientes muy próximos. Sean de aquí o de allá, con las más variadas actitudes, al fin y al cabo, el concepto de extranjería es aplicable a cualquier individuo.

Siendo complicada la comprensión de los factores ligados a nuestras existencias, enseguida detectamos la relevancia de las perspectivas; los enfoques huyen de la igualdad desde sus percepciones peculiares. Las versiones culturales no son ningún monopolio, ejercitan expresiones adaptadas a sus protagonistas. Aunque no pueden ser caprichosas, por estar ARRAIGADAS en el acontecer de sus gentes. De lo contrario entramos en las fases de enajenación, meras elucubraciones de los mencionados jinetes que pretenden un vuelo por encima de los demás. En esa mezcla del arraigo y la imaginación creativa está el enjundioso concepto para el deslinde entre gente normal comprometida y los orgullosos afanados en los dominios.

Desde los incrédulos acérrimos a los confiados creyentes en panoramas ilusionantes, si que causa enorme asombro la rotundidad expresada en los criterios de los dominadores que traigo hoy a colación. Esa rotundidad rayana en la estupidez o la burda ignorancia, me lleva a calificarla de PRETENCIOSA porque define mejor las intenciones de sus defensores. Si el juicio resulta complicado, su misma presentación como gente segura de sus decisiones les deja con el culo al aire. No nos engañemos con sus ínfulas propagandísticas, los claroscuros también afectan a los aprendices de genio. Los grandes genios bien intencionados hicieron posibles enormes catástrofes con sus aportaciones.

La labor del juez es difícil. ¡Son tantos los factores influyentes en las acciones humanas! Qué no diremos de los jueces aficcionados tan proclives a los pronunciamientos. Tertulianos o simples cotillas, desde cualquier poltrona emiten juicios aviesos. Las intenciones serpentean por la trama social imperante. Antiguamente había un dios para cada pasión de los humanos. Los avances actuales ya los tornaron innecesarios. La avidez actual endiosa a más de uno, en una actitud intrascendente, si no fuera por la AGRESIVIDAD desarrollada frente a todo lo ajeno, sean persona, animales, vegetales, el cosmos; en una esperpéntica exibición de locuras nefastas, porque también existen las locuras fascinantes.

De lo anterior abocamos a una deducción esclarecedora, la CALIDAD de la vida personal está plagada de retos. El de conocernos y aplicarnos en el estudio de las características de los entornos, es fundamental para la subsistencia. Son múltiples las facetas e interminables los argumentos, en un panorama abierto a los infinitos confines del universo. Si bien, hoy destaco el reto de poner de manifiesto la incoherencia de aquellos jinetes presuntuosos que nos acogotan, sometidos a las mismas carencias y dificultades del resto de los sufridos ciudadanos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris