Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Rafael Pérez Ortolá
Disyuntivas
Rafael Pérez Ortolá nació en Pego (Alicante), en 1945. Es Doctor en Medicina por la Universidad de Navarra y profesor en la Unidad Docente de Vitoria de la Universidad del País Vasco. Es autor de 'Álava. Geometria sentimental itinerante' y 'Bizitzamendi: El monte de la vida', así como de numerosos artículos publicados en diversos medios de comunicación. Las sucesivas y variadas disyuntivas a las que nos vemos abocados en la vida cotidiana, los esfuerzos por hacerlas agradables y la aproximación a las creaciones artísticas que nos abran camino, son las lineas que caracterizan su columna semanal que se publica todos los domingos.
Rafael Pérez Ortolá
Últimos textos publicados
Magma enriquecedor
Nos desenvolvemos en terrenos resbaladizos, con soportes inestables propicios para la confusión y las torpezas; formamos parte de un mundo con esas características. El olvido de estos CONDICIONANTES constitutivos nos origina inquietudes incesantes, inseguridad, angustia y errores mayúsculos. Pretendemos unas fijaciones de rasgos, sencillamente, imposibles. El resultado es un lamento continuado por la frustración asomada en cada esquina. En contraposición flagrante con la permanente invitación subyacente hacia una creatividad personal y comunitaria de mejores perspectivas.

Si de fijaciones hablamos, en torno a los mercados, en las empresas, en las campañas electorales o en los estudios sociológicos; brotan algunas de ellas con significados controvertidos. Las ESTADÍSTICAS. Plasman en unos nùmeros, en esquemas coloreados, la complejidad de ciertos asuntos sometidos a sus análisis. Desdibujan la verdadera entidad del objeto valorado. Mientras, los agentes involucrados están entreverados de conexiones dinámicas y de su evolución permanente; la detención orquestada de ese movimiento es un paso atrás. Nos saca de las casillas reales en activo, para sus etiquetados correspondientes. Para quién sabe qué utilizaciones posteriores, siempre con unos maniobreros al frente.

Como en todas las elaboraciones humanas, el sistema de trabajo en sí, adolece de ventajas e inconvenientes; pero las actitudes de las personas son decisivas para la orientación ponzoñosa o benefactora de los resultados finales. Tenemos recientes las versiones de las ENCUESTAS preelectorales. ¿Buenas? ¿Malas? ¿Ütiles? Aunque apenas se hace referencia al como fueron efectuadas, configuración de las preguntas, empresas y nombres de los promotores, intereses ladinos subyacentes; junto a otras muchas influencias. El método tiene sus características, pero las intenciones están en otro lugar. Las cifras escuetas con pretensiones de objetividad, están influenciadas por un conglomerado de circunstancias de accesibilidad variable.

Los sistemas e instrumentos acumulan unos calificativos u otros diferentes, según las interpretaciones que de los mismos desarrollen los protagonistas humanos. Las estadísticas o las encuestas no son las responsables, sino el cómo, quién, para qué. las elaboran determinados agentes. Estos serían, en todo caso, los mejor colocados para las modificaciones oportunas de dichas estructuras funcionantes. Veanse las sacudidas derivadas de los PARTIDOS políticos y el mismo resultado de las elecciones, de los candidatos elegidos. Si bien el panorama oscilante no es propenso a los puntos fijos, por su misma esencia; el movimiento perpetuo promovido por el conjunto de personas, exige una adaptación equilibrada y persistente.

La expresión de este magma humano, de su vitalidad exuberante; es tan evidente , como desdeñada estúpidamente en el desempeño de las variadas actividades sociales. El pluralismo rebosa desde cualquier escaparate; a nada que miremos con atención, las uniformidades desaparecen. En cambio, asistimos a una DESVIRTUACIÓN asociativa de hondas repercusiones. Las asociaciones repudian los componentes participativos; salvo el de la ampliación del número, claro está. Parece que la única definición posible de semejantes asociaciones, vendría delimitada por las sevidumbres impuestas a sus afiliados, requeridos por esos afanes controladores; quedando arrumbados los aires de la viveza existencial ineludible.

Como en todo conglomerado indeterminado, las versiones son múltiples. Las sorpresas injustificadas compiten con los procesos lentos bien trenzados. Destaca el fenómeno de las DESMESURAS, a las que conviene afrontar de manera adecuada. Los participantes en unas elecciones democráticas, votantes y candidatos, el público y los poderes, las experimentamos a fondo en cada convocatoria. Aparecen auténticos caballos desbocados de peligrosos efectos disgregadores, ceñidos a ciertas actitudes individuales o fraguados en las componendas ensimismadas; parecen los protagonistas exclusivos. Aún así, el pluralismo implícito del conglomerado dispone de una vitalidad propia reconfortante. ¿Dónde nos ubicamos?

Los diversos factores influyentes en las manifestaciones sociales adoptarán los formatos afines a cada sector de las actividades involucradas. Mezclan sus ondas energéticas mientras están todavía todos juntos. Son los condicionantes subyacentes, impulsores de cuantos fenómenos surgirán en los espacios del futuro inmediato. Proceden de áreas tecnológicas, de la física ambiental, de la biología, de las esferas mentales, los afectos y las disensiones. Hasta que punto tendremos capaciad modeladora sobre sus CONEXIONES, nos adentra en la disyuntiva del determinismo impuesto o bien permitirá el ejercicio de nuestras voluntades.

Contemplamos a diario el asombro de sus apariciones concretas, en una ERUPCIÓN continuada con distintos extremos de violencia y con dimensiones variables en cuanto a su potencia y extensión de sus efectos. El muestrario es inagotable, en lo individual y en lo colectivo, aplicado a intereses siempre diferentes y de gran parecido. Acentuan su efecto en momentos de tensión, electoral o de imperiosa necesidad, con fanatismo de talante agresivo. En los sectores económicos surcan la macroeconomía invasora, el gasto familiar de los eternos sufridores o las corrupciones embrutecedoras. Sin explicaciones argumentadas del porqué el grado de estupidez eleva sus cotas entre gente con gran capacidad de raciocinio.

Cada brote humano, cada persona, genera su propio ámbito creativo insustituible, eso es evidente. La consideración del colectivo como parte integradora de la suma de individuos, también lo es. Sin olvidar que en ambos conceptos no tiene cabida la SUPLANTACIÓN de unos por otros; ni por parte del mandamás abusón, ni por el colectivo como pantalla encubridora de unos pocos gestores apoltronados. La irregularidad de las múltiples presencias representa la versión salutífera de la existencia, con cabida para los sucesivos brotes vitalistas. Las tentativas equilibrantes han de contar con la inestabilidad constitutiva, alejados de los intentos uniformistas controlados por agentes injustificados.

Del copioso magma en el que estamos metidos, surgen también brotes esperpénticos, por lo enajenados. No cuentan con la existencia de los demás con sus mismos derechos. Los podemitas, ciudadanos de 32 escaños y en general la gente encumbrada, contempla al resto de personas como títeres que debieran moverse al antojo de los manipuladores. Olvidan lo esencial, la VINCULACIÓN de cada persona a la causa general ha de ser participativa; de lo contrario, no sobrepasarán el carácter estúpido de un seguidismo absurdo. También pretenden establecer las vinculaciones desde arriba, con el aplauso de sus acólitos. El enriquecimiento de la vida en sociedad requiere la auténtica vinculación de las bases en el proceso.

De donde deducimos la grandeza del conjunto de personas diversas. No como masa domeñada por individuos sin escrúpulos; sino como fuente de gente inteligente dispuesta a vivir su vida con aportaciones valiosas a la sociedad, con buen juicio crítico, sana rebeldía a las tramoyas caprichosas y ansiosos de mejorar su bienestar. El manantial es inmenso y quienes lo ciegan, unos pocos sedientos de poder.
viernes, 23 de septiembre de 2016.
 
Imperativo informativo personal
La comodidad placentera implantada sobre la ligereza elude cualquier tipo de compromiso
Los cambios nos abocan a la inestabilidad. ¿Equivalente a inseguridad? Aunque estabilidad y seguridad difieren en demasiados enfoques. Sus efectos son agravados por la invasión pertinaz de datos e informaciones. El conjunto excede la capacidad individual de asimilación. La DISYUNTIVA es notoria. Atendemos a los logros del esfuerzo personal, pese a sus limitaciones; o vamos a remolque de los pronunciamientos ajenos, pese a los abusos. Si añadimos el ritmo acelerado, las dificultades devienen en un vértigo angustioso. La ubicación personal en tales aventuras delimita las propias experiencias, pero también las responsabilidades de los actuantes.

No hay una equivalencia entre las voces altisonantes que ocupan gran parte de las esferas informativas y la entidad razonada de sus argumentaciones. Abundan estos ORÁCULOS en las diferentes agrupaciones de la sociedad actual, difieren poco de los antiguos, sus contenidos son igual de fantasiosos; apenas en las figuras, en la antigüedad ocultos en ciertos lugares monumentales; en la actualidad ocupando los medios informativos. Resultan increibles las facilidades otorgadas a unos elementos de poco fuste. El discernimiento de sus presencias es un primer paso para no perdernos en los territorios de la confusión. Será una tarea compleja, nunca concluida, decisiva de cara a las experiencias personales.

Como elementos aislados, vistos como meras peculiaridades expresivas, su malicia no pasaría de lo pintoresco, una curiosidad más a tener en cuenta. Sin embargo, adoptan los comportamientos de CHAMANES demagógicos, con afanes de reconducir a la sociedad a través de sus maquinaciones. Y eso suele manifestarse con el beneplácito general, quizá por la diversion ocasionada y la frivolidad imperante en los ambientes. Son patentes sus opiniones caprichosas, con frecuencia serviles hacia otras perversiones. Lo cual no obstaculiza lo más mínimo su proliferación. Digamos que los simples oráculos han dado un paso adelante con el objeto de manipular al resto de la gente que pueda permanecer desprevenida, aunque fueran mayorías.

La comodidad placentera implantada sobre la ligereza elude cualquier tipo de compromiso. Establecidas así las relaciones sociales, con ese fondo dicharachero, facilón, de aparente intrascendencia; la supuesta coherencia de la gente mejor predispuesta, se ve dificultada por el tono general desmadejado. La intención aclaratoria precisará de un ATREVIMIENTO y coraje fuera de lo común. Trás la querencia de mejores proyectos, sobreviene el enfrentamiento con la masa acomodaticia. Aunque no queda otra si la intención fuera auténtica. El revulsivo apoyado en ese coraje nos mantiene en alerta para no caer en la molicie de las informaciones tendenciosas.

Está demostrado con suficiencia, la información administrada con cápsulas no existe; presupone todo un proceso, nutrido por aportaciones incesantes, silencios interesados, errores o malversaciones. No basta la difusión de datos, pueden perderse sin ninguna utilidad. La recepción y asimilación son imprescindibles para la culminación del proceso. Para esta segunda parte receptiva, el NÚCLEO de cada persona resulta crucial. O es que valdrá la afirmación de comunicaciones sin contar con la parte receptiva ni con sus valoraciones. Los grandes textos o proclamas, las campañas organizadas, quedan amputados de raíz si no cuentan con el referido núcleo de los individuos.

Y eso sucede porque las FACETAS de cada uno de esos núcleos humanos vienen a ser infinitas. No cabe el trasplante directo de lo que se pronuncia, para incorporarlo dentro de otras personas. No obstante, la presión desde fuera llega a ser agobiante. No podemos eludir el carácter evolutivo de la vida personal, aquello de que no siempre coincido con mis opiniones anteriores. Y no sólo eso, las valoraciones personales variarán según el sector de su vida que se vea afectado. Su familia, dedicación profesional, educación previa, aficciones, creencias...; marcarán el carácter de la información asimilada por cada protagonista. La suplantación de estas características por gente de fuera es imposible, aunque se pretenda lo contrario.

Lejos de ser minuciosos para el análisis detallado de lo que queremos decir, de lo que escuchamos; abundamos en la táctica del PIM-PAM-PUM. El diálogo comienza, si lo hay, con una expresión escueta de una opinión poco meditada. La respuesta suele ser inmediata, siempre a la contra del primer interviniente; importan poco los contenidos. Siendo la conclusión un efecto lógico de aquel automatismo; otro disparo poco fundamentado. Sirven de ejemplo los denominados debates en la esferas políticas, pero los apreciamos en otras relaciones sociales. Hasta estadísticas con pretensiones de bien elaboradas, surgen sin fundamento real. Nadamos entre ese fuego cruzado, con la consiguiente dificultad para el entendimiento.

Las supuestas coherencias individuales aparecen escindidas en una doble versión. Con uno mismo, porque ya perdemos la posible hilación de los razonamientos, pendiente somo estamos del automatismo respondón. Con el resto de la gente, por el descuido del verdadero sentido de cuanto expresan. Por lo tanto, la INCOHERENCIA es manifiesta. Por esta vía acabamos en el tobogán de una incongruencia trás otra y la dispersión de las mentalidades. No basta con estar presentes, es conveniente y necesaria la perspicacia para no perder el rumbo.

También dependemos de los enigmas, aunque somos propensos a dejar de lado aquello que desconocemos. Tenemos un misterio delante, pues hacemos como que no lo vemos, como si así esquiváramos la realidad de su existencia. Y, sobre todo, nos cuesta una enormidad el reconocimiento de lo que desconocemos. Supone otra tarea añadida cuando pretendemos informarnos, ese descubrimiento de las IGNORANCIAS patentes en cuantas expresiones nos endilgan; no siempre por error, con excesiva frecuencia delatan maliciosas intervenciones.

Los rituales de cada grupo tratan de fijar las posiciones, pero siempre a base de la supresión de facetas personales insustituibles. Son como estandartes globales, debajo de los cuales quedan diluidos los elementos individuales. Por detrás de dichas PARAFERNALIAS son obvias las dificultades para conocer realmente el discurso de cada participante. Embobados con las aparentes presencias, dejamos de comunicarnos con las personas.

Quizá olvidamos con demasiada facilidad el carácter incompleto de las informaciones, empeñados en datos objetivos (que no lo son tanto), desdeñamos los matices interminables de cada persona y no digamos de las interminables agrupaciones. La adecuada COMPRENSIÓN individual establece sus condiciones de selección, pesquisa y relación con sus propias condiciones individuales. Representa un punto de partida crucial para la ciudadanía. Cabe renunciar a él, en efecto; en una escapatoria necia hacia lo insustancial.
viernes, 16 de septiembre de 2016.
 
El quinto ídolo
Hacemos mención de los ídolos como figuras del pasado, de inciertos significados, sometidas a la utilización por parte de los variados sectores sociales. El rango de cada ídolo ha oscilado de la ridiculez de los menos favorecidos, a la posición entronizada de los que alcanzaron la proximidad del poder o las grandes jerarquías. Bien entendido, que sus PRESENCIAS no han desaparecido en las sociedades de la vertiginosa actualidad. Sus nuevas formas, aplicadas a las prácticas más sofisticadas, continuan sorprendiendo. Las servidumbres provocadas, los engaños sutiles o los beneficios abusivos, acechan por doquier.

Subyacen entre los afanes dominadores con ese componente trucado que les caracteriza. Tres MECANISMOS son sus principales soportes. El poder de sugestión empleado con dotes demagógicas, alejado del oportuno convencimiento a base de buenos argumentos; sus influencias son aparentes, aunque eficaces. La increíble credulidad de grandes grupos de gente. Así como la abdicación personal, con renuncia explícita al esfuerzo dirigido por el raciocinio propio. La incidencia de intereses complejos e intenciones ladinas, contribuyen a la ampliación de los muñecos ofrecidos al vulgo; en un conjunto lioso inabarcable para la gente corriente. Dicha complicación favorece siempre a los manipuladores.

Por lo general, cada individuo es más propenso a la denuncia crítica de las idolatrías contempladas por los demás; somos benevolentes con las actitudes propias en estas direcciones. A través de las épocas históricas, aunque aparecen peculiaridades novedosas, algunas figuras son preponderantes; sea por la extensión de su aceptación, por las nefastas consecuencias derivadas de su seguimiento o por la comodidad de su implantación. El relato evolutivo de sus andanzas sociales expresa un panorama elocuente de la CARENCIAS humanas en cuanto a niveles de conocimiento fidedigno. Las deficiencias nos abocan al funcionamiento basado en recursos de escaso fuste.

El listado muestra ejemplos orientados a insospechadas tendencias. Francis Bacon resumió en cuatro figuras arquetípicas esas VARIABLES, tribales, cavernarios, mercantilizados y las escenificaciones ilustrativas. El enfoque asumido por cada grupo siempre aporta diferencias, aunque la sustancia de las idolatrías medran por las inquietudes del personal. ¿Cómo llegan a percibirse en la actualidad? ¿Qué utilidades pueden aportar? Quizá no sea exagerado hablar de víctimas y aprovechados, también en estos asuntos.

Vemos como siguen en pie y con acérrimos seguidores, los idólatras del sentimento de TRIBU. Esa cercanía con orejeras, ensimismada, despreciativa de cara a formas de pensar diferentes. Su principal defecto asienta en la consideración uniforme del conjunto de sus componentes. El mero barrunto de semejante igualitarismo desmerece en las mentalidades en ejercicio. La intolerancia dirigida a las realidades ajenas forma parte de la estupidez humana. Las ventajas de la versión tribal no compensan el acogotamiento de sus individuos. En las nuevas versiones, desde lo ideológico a los grupos con algún poder, la cerrazón de sus miembros ofrece un muestrario amplio de la insensatez en tiempos de conexiones reticuladas.

Las actitudes mejoran poco cuando adoptamos las posturas un tanto enajenadas del denominado ídolo de la CAVERNA. Aquí perdemos de inicio ese toque de humildad que siendo patente lo olvidamos a diario; el reconocimiento del fondo misterioso que nos envuelve. La profusión de expertos de pacotilla manifiesta a las claras la plena actualidad de la mítica adoración de cara a los pretenciosos oráculos intérpretes de cuanto acontece. En economía, en politología, en la educación juvenil, en la parafernalia de las religiones; continuamos con la acongojada información petulante de quienes están adornados por las mismas ignorancias que el resto de los mortales. Presentan conclusiones, donde apenas disponen de tentativas enclenques.

Mucho habría que añadir al tercero de sus ídolos centrado en la PLAZA, cualquiera que sea su sentido, mercado, zona de reunión o aglomeración. La facilidad de los intercambios amplió el lugar escueto de la plaza. La mayoría de los límites físicos fueron desapareciendo, los intercambios se producen incluso en la nube, en una virtualidad en la cual la presencia radica en señales analógicas o simples indicios. Los productos ofertados alcanzan sectores impensables donde virtudes y vicios, pasiones o meras elucubraciones pueden alcanzar cotas dinerarias elevadas. Todo es susceptible de ser vendido; más todavía, se comercia con entidades inexistentes para la gente corriente.

Francis Bacon citó también en estos predios a las elaboraciones culturales pergeñadas para ser idolatradas, dependiendo más de sus formatos de presentación que de sus verdaderos fundamentos. Encumbró al TEATRO como una de las figuras representativas, en el sentido de unas ornamentaciones dirigidas a la manipulación de la gente. Intuímos enseguida su progresión en el tiempo. Porque ya estamos hartos de las doctrinas adobadas para el forzamiento de las costumbres, cuando nacen paradójicamente menesterosas, carentes de las seguridades anheladas. Urden gran número de demostraciones y disfraces, metamorfosean el bien o el mal, sin la mención de las mentalidades promotoras de la función.

Al fin, el flujo de los señuelos equívocos adquiere unos caudales abundantes, no faltan las nuevas figuras, ni tampoco el nutrido grupo de sus adoradores. Desde las programaciones teledirigidas, juegos poquemitas, dioses deportivos, expertos de toda laya; la sinrazón sitúa en curiosos pedestales a PERSONAJILLOS adheridos a la oquedad mental manifiesta, cuando no lo están a la droga, la corrupción de tramas implantadas en ramas altas de la sociedad, comportamientos viciosos o voceríos que acallen cualquier pausa reflexiva.

En la historia de los humanos, una constante impera pujante, la fuerza dominadora de los poderosos sobre los menos dotados. Uno de los subterfugios modernos ha sido introducido bajo el beneplácito general, un comportamiento masoquista un tanto paradójico. Me refiero al que denomino 5º ídolo, el de un INDIVIDUALISMO acérrimo, incapaz de valorar a las demás personas, a los conocimientos generales, a la vida en común. Endiosado cada sujeto, sus reales caprichos, son la única regla de comportamiento. Sin caer en la cuenta, o hacerlo demasiado tarde, en la traducción de dicha actitud. Los potentados repartidos por los sectores sociales encuentran presas facilonas en los sujetos aislados en sus propias parcelas.

Este último ídolo cabe considerarlo también como un 5º jinete apocalíptico, situado fuera de las consideraciones antropológicas, en las cuales no tienen cabida los elementos aislados, engreídos de una sustancia de la que no disponen. Aplicado en las distintas esferas sociales, contemplamos a diario las rebosantes consecuencias nefastas de sus actuaciones. Estamos lanzados a través de su PREPOTENCIA a una escapada fogosa... hacia ninguna parte medianamente razonable.
viernes, 9 de septiembre de 2016.
 
 
Raíces profundas
viernes, 2 de septiembre de 2016.
 
Inabordables
viernes, 26 de agosto de 2016.
 
Apuestas trascendentes
viernes, 19 de agosto de 2016.
 
Piezas sutiles del superhombre
viernes, 12 de agosto de 2016.
 
Honorables insensatos
La insensatez no es privativa de los menos inteligentes
viernes, 5 de agosto de 2016.
 
Masa crítica
Como no espabilemos nos la darán siempre en el mismo carrillo
viernes, 29 de julio de 2016.
 
Oportunidad de diálogo
Si callamos, por hacerlo; si hablamos, por parlanchines
viernes, 22 de julio de 2016.
 
Zurgai
Las insinuaciones poéticas disponen de una carga preciosa de realidades previas, inmiscuyen sus raíces en los enigmáticos símbolos de todos los tiempos
viernes, 15 de julio de 2016.
 
Interpelados por las sensaciones
El instinto, acompañado de la necesidad, surge de manera espontánea
viernes, 8 de julio de 2016.
 
Qué decimos... cuando decimos
viernes, 1 de julio de 2016.
 
¿Quién... me habla?
“Lo peor que puede hacer una cultura es buscar su pureza, su esencia”. Juan Goytisolo
viernes, 24 de junio de 2016.
 
Flujos violentos
viernes, 17 de junio de 2016.
 
Registros preocupantes
La interpretación de cuanto sucede es difícil por naturaleza, cada evento recibe infinitas influencias; funcionamos con apreciaciones aproximada
viernes, 10 de junio de 2016.
 
Ilusionados..., pese a la realidad
Cualquier conato de entusiasmo nace viciado
viernes, 3 de junio de 2016.
 
Renovación sin cortapisas
Somos lo suficiente torpes para cubrirnos de pesados lastres
viernes, 27 de mayo de 2016.
 
Pego. Paradojas señeras
El horizonte se abre al infinito mirando al mar
viernes, 20 de mayo de 2016.
 
Hay locuras con diversos calados
¿Llamaremos a cada cosa por su nombre?
viernes, 13 de mayo de 2016.
 
Objetivos confusos
La manía de generalizar descoloca muchos de nuestros razonamientos
viernes, 6 de mayo de 2016.
 
Minerales equilibrados en el organismo
Algunos de estos pequeños elementos pueden cambiar mucho nuestra vida
viernes, 29 de abril de 2016.
 
Naturaleza disyuntiva
El arbolado enhiesto impregna los paisajes, entre los cuales compiten silencios majestuosos con sonidos de fondo
viernes, 22 de abril de 2016.
 
Un cuento de viajes
Tiene su miga viajera el contraste entre los desplazamientos físicos con respecto a las percepciones obtenidas
viernes, 15 de abril de 2016.
 
Barbarie inteligente
Las desviaciones de la inteligencia abarcan espectros inconmensurables
viernes, 8 de abril de 2016.
 
Querencias confusas
Estaremos obligados a mayores pesquisas si pretendemos el alcance de otros rasgos de la cultura, artes, ciencias, reflexiones...
viernes, 1 de abril de 2016.
 
Llamadas emocionantes
Nos asombra la cantidad de lastre acumulado, a través del tiempo, en torno al sentido religiosa nacido en cada persona
viernes, 25 de marzo de 2016.
 
Archivo
18/03/2016 Impertinencias
11/03/2016 Imperativos éticos emergentes
04/03/2016 Improntas de los servilismos
26/02/2016 Gotas de sabiduría
20/02/2016 Sublimes discordancias
12/02/2016 Banalidad peligrosa dela indiferencia
05/02/2016 Noosfera democrática
29/01/2016 Zoom-bados
21/01/2016 Jeroglífico vital
15/01/2016 No individuo
08/01/2016 Ya caigo
01/01/2016 A qué estrellas seguimos
24/12/2015 Rescate existencial
17/12/2015 Queremos osadías mejores
10/12/2015 Urnas traviesas
03/12/2015 Discordancia operativa
27/11/2015 Gente paradójica
20/11/2015 Culturalismos preocupantes
13/11/2015 Disyuntivas de la felicidad
06/11/2015 Aprendizajes interminables
30/10/2015 Rostros velados
23/10/2015 Sencillos, pero muy complejos
16/10/2015 Quietud observadora
08/10/2015 Alientos mágicos
02/10/2015 Colosales silenciamientos
25/09/2015 Hervidero de valores
17/09/2015 Y... las respuestas
11/09/2015 Fugas transgresoras entrañables
04/09/2015 Tramas virtuales
28/08/2015 Historietas neuróticas
20/08/2015 Cualidades aisladas
14/08/2015 Pasadizos chocantes
07/08/2015 Huestes dialécticas
31/07/2015 Ternura picassiana
24/07/2015 Horizontes sugestivos
17/07/2015 Huertos viciados
10/07/2015 Ficciones breves
02/07/2015 Opiniones anónimas
25/06/2015 Víctimas por elección
18/06/2015 Matar ideas vivas
11/06/2015 Religión limítrofe
04/06/2015 Observadores y observados
29/05/2015 Llantos entrañables
22/05/2015 Ojeadas surrealistas
15/05/2015 Pálpitos trascendendes
07/05/2015 Huidas imposibles
30/04/2015 Instantes totémicos
23/04/2015 Círculos degradantes
16/04/2015 Quién dijo sinceridad
10/04/2015 Quedamos al descubierto
03/04/2015 Intimidad asesina
27/03/2015 Controversias estimulantes
20/03/2015 Simplismos de variada índole
13/03/2015 Y llegan las votaciones
06/03/2015 Jinetes joviales
27/02/2015 Vértigo saludable
20/02/2015 Muchedumbre individual
13/02/2015 Utopía pacificadora
06/02/2015 Gurús siniestros
30/01/2015 ¿Pasado o memoria?
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris