Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Salud

Etiquetas:   Alimentación   Sociedad   -   Sección:   Salud

Determinada la distribución de macronutrientes y fuentes alimentarias de la población española

Los profundos cambios sociales y económicos que se han producido en nuestro país en las últimas décadas han hecho que también se hayan provocado ciertas variaciones en los patrones de alimentación y en los estilos de vida
Francisco Acedo
@Acedotor
jueves, 12 de mayo de 2016, 08:32 h (CET)
La revista científica Nutrients ha publicado recientemente la investigación ‘Distribución de macronutrientes y fuentes alimentarias en la población española: resultados obtenidos del estudio científico ANIBES’. Se trata de un paso más de esta encuesta sobre datos antropométricos, ingesta de macronutrientes y micronutrientes y sus fuentes, así como el nivel de actividad física y datos socioeconómicos de la población, y que ha sido coordinada por la Fundación Española de Nutrición(FEN).

Esta nueva investigación, incluida dentro del estudio científico ANIBES, ha tenido como objetivo principal conocer la distribución de los diferentes macronutrientes, así como de las principales fuentes de alimentos y bebidas que contribuyen al consumo de hidratos de carbono (entre los que se incluyen los azúcares libres), lípidos (entre los que se engloban los ácidos grasos saturados, los ácidos grasos poliinsaturados, los ácidos grasos monoinsaturados y el colesterol), proteínas, fibra y colesterol según sexo y edad.

“De esta forma, tendremos un mayor conocimiento y una información más detallada y precisa sobre los diferentes grupos y subgrupos de alimentos y bebidas que están incluidos en la alimentación de los españoles”, comenta el Prof. Dr. Gregorio Varela-Moreiras, Presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), Director del Grupo de Investigación en Nutrición y Ciencias de la Alimentación (CEUNUT) y Catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo de Madrid.

Según se recoge en el estudio, “los profundos cambios sociales y económicos que se han producido en nuestro país en las últimas décadas han hecho que también se hayan provocado ciertas variaciones en los patrones de alimentación y en los estilos de vida”. Como indica el Prof. Gregorio Varela-Moreiras, “algunos de estos cambios han tenido un impacto que se puede considerar positivo, como la disponibilidad de una mayor variedad de los alimentos, que estos sean más accesibles, así como un incremento en la seguridad alimentaria. En cualquier caso, de forma global, estos cambios no garantizan una selección adecuada de alimentos o que se produzca unaadherencia a un patrón de alimentación mediterráneo”.

Recomendaciones y macronutrientes
Tal y como continúa explicando el presidente de la FEN, “en la investigación hemos observado que la ingesta de proteínas se encuentra muy por encima de los límites recomendados, que están fijados en el 15% de la energía total”. El grupo de alimentos carnes y derivados, con un 33,14%, es la principal fuente alimentaria de este macronutriente entre la población participante en el estudio, seguido del grupo de cereales y derivados (17,38%) y el de la leche y productos lácteos (17,17%).

Por su parte, y en relación a los hidratos de carbono, “el mayor consumo total de hidratos de carbono se ha podido ver en los grupos de edad más jóvenes, en comparación con los más mayores, y más en hombres que en mujeres” explica el Prof. Varela-Moreiras. En este caso, el grupo de cereales y derivados, con un 48,97% constituye la principal fuente alimentaria de la muestra, seguido de la leche y productos lácteos (9,90%) y las bebidas sin alcohol (8,36%).

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organizaciónde las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indican que el total de hidratos de carbono en la alimentación debería estar entre el 50% y el 75% del total de la energía. Por su parte, la EFSA en 2010 propuso una horquilla de entre el 45% y el 60% de la energía total para el consumo de hidratosde carbono.

En relación a los azúcares, el profesor señala que “aunque la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) no establece un límite máximo de consumo, la OMS recomienda que tanto adultos como jóvenes deberían realizar una ingesta de azúcares libres de menos del 10% del total de la ingesta diaria de energía. Este mismo organismo ha propuesto posteriormente una reducción de la ingesta de azúcares hasta el 5%, ya que podría tener potenciales beneficios para la salud”.

La leche y los productos lácteos, que incluye los subgrupos de leches, quesos, yogur y leches fermentadas y otros productos lácteos, son el grupo de alimentos y bebidas que más contribuye a la ingesta de azúcares, seguido de grupo de bebidas sin alcohol ( que incluye los subgrupos de zumos y néctares, refrescos con azúcar, café y otras infusiones, bebidas para deportistas, bebidas energéticas, refrescos sin azúcar, agua y otras bebidas sin alcohol), el de frutas, el de azúcares y dulces y el de cereales y derivados. Es importante que cada grupo se analice por subgrupos de forma diferenciada, por el distinto tipo de azúcares que aportan.

En lo que se refiere a la fibra como macronutriente, el grupo de cereales y derivados ha sido la principal fuente alimentaria, seguido del grupo de verduras y hortalizas y el de frutas. “Los valores fueron más altos en los adultos de mayor edad que en las poblaciones más jóvenes. En cualquier caso, no se alcanzan las recomendaciones y objetivos nutricionales establecidos para la población española en lo que se refiere a la ingesta de este componente de la dieta”, comenta el Prof. Varela-Moreiras.

En lo que respecta a los lípidos, la situación es a la inversa y “los más jóvenes consumen una mayor cantidad que los adultos más mayores, y los hombres más que las mujeres. El grupo de aceites y grasas es la principal fuente de este macronutriente”, continúa comentando el Prof. Varela-Moreiras. A este grupo de alimentos le siguen las carnes y derivados y la leche y los productos lácteos.

Tanto la OMS y la FAO a nivel mundial, como la EFSA a nivel europeo, han propuesto como referencia en lo que se refiere a lípidos un límite inferior del 20% de la ingesta total y unlímite superior del 35%.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Unas 500.000 personas se quedan sin acceso a servicios sanitarios en el este de Afganistán desde junio

La dieta mediterránea es la mejor opción para las enfermedades de curso inflamatorio

Los malos hábitos dietéticos conducen a la falta de nutrientes, que juegan un papel muy importante en músculos y articulaciones

Embarazo y calor: cómo sobrevivir a las altas temperaturas durante el verano

Expertos en gestación repasan las diferentes medidas a tener en cuenta para que las futuras mamás y el feto no sufran ningún sobresalto durante el verano

El interés por la medicina hiperbárica se dispara tras el caso de la niña tratada por ahogamiento

Los especialistas advierten sobre cámaras hiperbáricas de baja presión sin apenas propiedades terapéuticas

Reclamar una negligencia médica: los pasos a seguir y la importancia de contar con un especialista

Trabajar con un abogado especialista en la reclamación de una negligencia médica es importante para conseguir la indemnización económica y la compensación moral debida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris