Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Reinos de Taifa

Amenazados por el ostracismo administrativo
Francisco J. Caparrós
martes, 2 de febrero de 2016, 00:40 h (CET)
En tiempos de Herman Melville, a los administrativos se les llamaba escribientes, pero a mí, que soy del gremio, me gusta mucho más amanuense, que como explica la RAE era la persona que tenía por oficio copiar escritos, pasarlos a limpio o escribir al dictado. Eso es, grosso modo, lo que hace hoy día un burócrata, y es que trabajar para la función pública tiene muy pocos alicientes. Aun así, el que más seduce de ellos es la estabilidad en el sueldo, que no es muy alto por otra parte, pero es seguro. Y tal como está el país, con una tasa de paro superior al veinte por ciento sobre la población activa, cualquiera con trabajo es visto como todo un privilegiado.

Miles de candidatos dispuestos a dejarse la piel en el intento de obtener una plaza fija en la administración se dan cita en academias, sindicatos u otros espacios al uso, donde se les forma con ciertas garantías, en fondo y forma, para superar un determinado examen que les abra las puertas del empleo público. Por eso mismo no es de recibo lo que sucede en algunos entes de titularidad municipal, provincial o autonómica, verdaderos reinos de taifa que son acaudillados por una suerte de patronos que hacen y deshacen a su antojo.

Será muy complicado para el que decida tomar cartas en el asunto, atajar de plano el compadreo reinante. Y digo que será porque todavía no he visto a nadie, además de con la potestad que le otorgan las urnas, con la determinación necesaria para poner fin a eso. Palabras son amores y no buenas razones, diría el acervo, y por ahora no hemos sido testigos de nada que me hiciese albergar verdaderas esperanzas de cambio en las estructuras de la administración.

La administración pública es como una enorme ballena blanca muy difícil de dominar, un sueño imposible que a la menor oportunidad te destroza. Sólo aquellos que conocen y aceptan la ley del mar tienen una oportunidad de poder salir indemne. Quienes no, ya saben lo que les espera: el destierro más obstinado e hiriente.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris