Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Mercenarios en política

Xabier López de Armentia
Opinión
martes, 30 de diciembre de 2008, 13:05 h (CET)
En un mundo donde el poder está repartido entre cuatro grandes que controlan a su gusto tanto el “cómo” como el “porqué” de las acciones que se llevan a cabo a lo largo y ancho del planeta, pocas opciones nos quedan a los que estamos bajo su control, pocas opciones nos quedan a los habitantes del planeta.

Si a este fenómeno, ayudado en todo momento por el sistema económico actual, un capitalismo galopante que no entiende de culturas, costumbres y seres humanos, le sumamos una de las mayores lacras que tiene el actual sistema político de cualquier país, la presencia de mercenarios en política, el futuro se atisba muy poco esclarecedor.

Los políticos se preguntan por qué la ciudadanía no confía en ellos y en la política. Y aquí tenemos una de las razones principales. En la actualidad existen dentro del denominado mundo de la política, muchas personas que están simplemente para ganar dinero, para llenarse más rápido los bolsillos, y contemplar el futuro desde una residencia en unos de los miles de sitios paradisíacos del mundo, sin tener mayor complicación. Este fin puede llegar a ser loable, pero el problema reside en que durante su mandato público ha dispuesto de una serie de tomas de decisiones que han afectado y afectan a toda la ciudadanía. Esas decisiones son tomadas en cuenta por intereses propios y nunca por intereses generales, como deberían ser.

El político de hoy en día, y hablo en general, porque no puedo hablar de todos y cada uno de los casos, ya que existen políticos honrados y honestos, busca su propio interés, busca enriquecerse y no le importa lo más mínimo la realidad de su sociedad.

Evidentemente existen otro tipo de fenómenos dentro de este marco, que son los denominados mercenarios políticos de ideologías, los cuales hoy defienden a ultranza una serie de postulados políticos, cuando cuatro años antes defendían completamente lo contrario. Estas personas, llamadas vulgarmente “trásfugas”, abundan en la clase política de hoy en día. No hace falta que recordemos casos concretos, todo el mundo sabemos de quiénes hablamos.

Mi objetivo no es otro que denunciar a esas personas que se encuentran en política para servirse de ella, y no para servir a la ciudadanía. La política tiene que ser el mecanismo por el cual busquemos y creemos una sociedad más justa, más igualitaria, un reflejo de las inquietudes, de las necesidades de nuestros ciudadanos y ciudadanas. Un reflejo del ciudadano de a pie.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris