Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Viaje al planeta enano

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 14 de julio de 2007, 04:56 h (CET)
El lunes 9 de julio la sonda Amanecer (Dawn) partió para Ceres, a cuya órbita llegará en Noviembre 2007. Ceres puede tener mucha importancia por varias razones. Una de ellas es que recientes estudios científicos estiman que allí podría haber cinco veces más agua dulce que en la Tierra.

Hasta el momento se pensaba que el único planeta que podría tener agua dulce era la Tierra (o algunas partes de Marte, quien habría tenido antes grandes cantidades de ésta). En algunas lunas (como Europa) se estima que podría haber agua líquida (e incluso vida en ésta) debajo de su helada superficie.

La superficie de la Tierra está compuesta en un 70% por agua. El volumen total de agua en nuestro globo es de unos 1,400 millones de kilómetros cúbicos, pero de los cuales solo unos 41,000 millones son de agua dulce.

Ceres apenas tiene una superficie de 1,800,000 kilómetros cuadrados (más chico que Argentina), un diámetro de 980 kilómetros (menos de la mitad de la frontera que separa a EEUU de México) y una masa inferior al 0.1% de la Tierra. Pese a ello, según un estudio del Space Telescope Science Institute, se calcula que Ceres tendría una corteza, un manto sólido y en medio de ambos un manto donde podría haber unos 200,000 millones de kilómetros cúbicos de agua en forma de hielo. Es decir cinco veces más agua dulce que en todos nuestros ríos, lagos, glaciares y témpanos de hielo.

El referido estudio se basó en 267 fotos que el telescopio de Hubble tomó de Ceres. Utilizando la informática se demostró que un objeto claramente esférico como Ceres debería tener un interior diferenciado, con material más denso en el núcleo y elementos más livianos en la superficie. Esto le asemeja a uno de los 4 planetas terrestres (Mercurio, Venus, Tierra y Marte) y le diferencia de la casi totalidad de los 10,000 asteroides conocidos que son fundamentalmente grandes rocas sin núcleo y con formas caprichosas.

Los científicos sugieren que Ceres podría estar compuesto en un 25% por agua, la misma que estaría concentrada en su manto en forma de hielo, aunque con brotes en la superficie. Incluso podría darse el caso que Ceres tuviese una leve atmósfera donde hubiesen elementos de vapor de agua. Se especula que Ceres puede tener mucho hielo en su interior debido a que la densidad de la superficie de Ceres es menor que la de la Tierra y porque ésta muestra oxidación y minerales acuíferos.

Una ‘Antártica espacial’
Otra razón importante para el estudio de Ceres es que los asteroides muestran muchos de los materiales que tenían los primeros cuerpos que al ir chocando fueron creando la Tierra. Ceres, quien tiene entre un cuarto y un tercio de toda la masa de los asteroides, bien puede ejemplificar como fue la Tierra en sus inicios. Con el tiempo un mini-planeta tipo Ceres habría ido absorbiendo a los asteroides que estaban en su órbita. La luna, por ejemplo, pudo haber sido creada con el desecho del choque de la Tierra con otro mini-planeta tipo Ceres.

Para Lucy McFadden, una de las autoras de este estudio, Ceres es un “planeta embrionario” en el cual las “perturbaciones gravitatorias” del cercano gigante Júpiter le “impidieron adquirir más material para convertirse en un planeta completo”.

La temperatura de Ceres no es muy baja. Puede llegar a los –34 grados. Por ello y por la presencia de grandes hielos podría ser una especie de Antártida espacial. Esta no está poblada por pingüinos pero, si se descubre mucha agua, podría ofrecer mejores condiciones para ser colonizada por los humanos.

Revalorizando al protoplaneta
A partir del congreso astronómico del 2006 Ceres ha empezado a ser conocido por la media mundial. Sin embargo, la mayoría de los textos escolares y los maestros de escuela aún le desconocen. Mientras se han enviado diversas expediciones a explorar y fotografiar los ocho planetas, nunca nave alguna se ha acercado a Ceres, pese a que ésta está en el medio entre los 4 planetas rocosos y los 4 planetas de gas.

El 9 de julio del 2007 debe salir la nave Dawn (amanecer) para explorar a Ceres y Vesta (el tercer asteroide en tamaño que también puede tener un núcleo y agua, y se presagia que haya tenido o tenga volcanes). Dentro de 9 a 10 años Ceres será visitado casi al mismo tiempo que otra nave investigue a Plutón.

Los asteroides no han sido muy estudiados, pese a su cercanía (y a que se cree que uno de ellos pudo haber sido el responsable de la extinción masiva de los dinosaurios hace 65 millones de años).

A partir del último congreso astronómico Ceres va a empezar a ser expuesto en museos y textos. Tras 205 años de haber sido descubierto Ceres ha pasado por innumerables categorizaciones. Este fue descubierto en 1801 (45 años antes que Neptuno y 129 años antes que Plutón). Durante medio siglo fue considerado el quinto planeta, pero luego pasó a ser considerado parte del cinturón de asteroides. De acuerdo al astrónomo James L. Hilton el Observatorio Naval de EEUU tras usar el término ‘asteroides’ para designar a todos los cuerpos que se iban descubriendo entre Marte y Júpiter, en 1868 designaría a Ceres como ‘pequeño planeta’. En 1892 nuevamente cambió para tildarle de ‘asteroide’, luego en 1900 para calificarle de ‘planeta menor’ y finalmente ‘asteroide’ desde 1929.

Desde 1930 hasta el 2006 la astronomía designaba a Plutón como ‘planeta’ y a Ceres como ‘asteroide’. Hoy ha decidido degradar a uno y elevar el rango del otro para crear el nuevo club de ‘planetas pequeños’.

Si las fotos del Voyager sobre las lunas de los gigantes de gas generaron nuevos descubrimientos, es de esperar que cuando Ceres y Vesta sean visitados se logre una mejor comprensión del origen de la Tierra. También podría abrirse la posibilidad de contemplarlos como las primeras ‘Antillas’ que usen los nuevos exploradores del espacio en su camino hacia colonizar otros mundos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris