Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Comunicación positiva   -   Sección:   Opinión

¡Qué te pego leche!

Requiem cantim pace
Francisco J. Caparrós
martes, 30 de septiembre de 2014, 07:53 h (CET)
Miguel Boyer Salvador, el que fuera diputado socialista menos socialista que ha pisado el Congreso, ha fallecido ayer a causa de una embolia a los setenta y cinco años de edad. Durante aproximadamente tres años, ocupó una cartera ministerial tan difícil de gestionar como la de Economía, pero de aquel complicado reto no salió tan mal parado como Ruíz Mateos, empresario a quien expropió el holding de la abeja, entramado de empresas cuyas irregularidades en la gestión hizo necesario tomar una medida tan drástica como arriesgada. Y es que de ese traumático hecho, el expropietario de Rumasa no ha llegado nunca a recuperarse del todo. Gloriosas resultaron sus intervenciones públicas, en las que amenazaba a su némesis con arrearle un sopapo delante de las cámaras. De ahí que la imagen del jerezano, embozado en un disfraz del hombre de acero, haya pasado a formar parte, por méritos propios, del imaginario colectivo de este bendito país.

Tras la desaparición del exministro, ahora todo son alabanzas y parabienes, pero las hemerotecas están plagadas de comentarios ásperos, más o menos malintencionados, acerca de su matrimonio con la diva del savoir vivre patrio, Isabel Preysler. De hecho, nadie daba un duro por aquella unión entre un tío aparentemente tan sieso y una atractiva cortesana acostumbrada a exhibirse y airear su glamurosa vida en las revistas de papel couché, como la que ahora ya es su viuda. Es más, el hito más sorprendente en la vida del economista no fue que un gentleman como él militase durante más de cuarenta años en el Partido Socialista Obrero Español, sino que lograse conservar un matrimonio que sorprendió a tantos. Ciertamente, ignoro qué podrían ofrecerse el uno al otro para conseguir mantener viva aquella llama, pues los mundos de los que ambos procedían eran, con toda probabilidad, tan dispares el uno del otro, pero es evidente que lo consiguió.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris