Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Marcha Dignidad   Los trabajos y los días   -   Sección:   Opinión

La marcha de la dignidad

Francisco Morales Lomas
sábado, 22 de marzo de 2014, 10:24 h (CET)
La dignidad siempre ha tenido un recorrido muy largo tras ser despojados de todo. Nos pueden quitar el trabajo, el seguro de desempleo o la casa pero nunca la dignidad, ese “algo” que nos merecemos y define como personas, ese valor especial que nos hace únicos. Es el último escalón que nos queda antes de llegar al estadio de primate.

La dignidad es un último estertor. El grito de Munch. Aquel grito postrero y necesario que lleva a las personas al límite. Y es que existe el criterio de hacernos pasar de pobres a esclavos, último eslabón del sometimiento a la violencia del hombre.

Cada persona es ese “pequeño dios del mundo” del que hablaba Goethe en su Fausto, y más químicamente ese conjunto de agua, calcio y moléculas casi idénticas, con una etiqueta colectiva diferente, que diría Sagan. Pero todas tenemos una dignidad a la que agarrarnos como a un clavo ardiendo.

Este fin de semana confluyen en Madrid 150 colectivos que al unísono han preparado desde este verano la marcha de la dignidad. Con esta marcha se quiere visualizar la protesta de una parte de la sociedad ante la situación de deterioro social y económico, la degradación política y la deriva de una sociedad que ha perdido en pocos años importantes conquistas históricas.

Frente a ello, la clase política ha inyectado en el sistema miles de millones de euros para salvar a los bancos y especuladores. Se pide que no se pague la deuda, un empleo digno, una renta básica y la recuperación de los derechos sociales… Muchos de estos derechos eran los que pedíamos durante los primeros años de la transición, además de la vuelta a un sistema democrático.

Habría que decir que también hoy día el sistema democrático está pervertido, desde el momento en que no existe responsabilidad por incumplimiento de los programas con los que los partidos se presentan a las elecciones.

Siempre les quedará la posibilidad de decir que “los mercados” son los culpables de los recortes en sanidad, educación, cultura y ayudas sociales a dependientes y necesitados. Los mercados son ese “gobierno de nadie” que no se identifica con persona alguna y que puede resultar, como dijo la filósofa Hannah Arendt, una de las versiones más crueles y tiránicas de la burocracia que nos gobierna.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La victoria de Maduro. ¿A dónde va Venezuela?

Maduro fue re-electo con 2/3 de los votos emitidos, en medio de un aumento del ausentismo y de llamados de la derecha para anular los comicios

¿Cómo será mi vida en el Más allá?

Deberíamos querer averiguar qué hemos causado en nuestros tiempos pasados

Puerta a la esperanza

La incredulidad es la llave que cierra la puerta a la esperanza

La libertad, una ilusión necesaria

La posibilidad del libre albedrío supone la posibilidad de escogerse a sí mismo

Zapatero, un polichinela de la política peligroso

En cuanto a conseguir sacar a nuestra nación de la sima, nada se puede decir en contra del PP
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris