Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Religión   Cristianismo   Reflexión  

Manual para políticos

Los políticos están desorientados, ¿existe un manual que les enseñe a ser buenos administradores públicos?
Octavi Pereña
martes, 1 de octubre de 2019, 10:44 h (CET)

El periodista Eusebio Val le pregunta al filósofo Robert Maggiori: Los líderes políticos ¿tendrían que leer más filosofía? ¿Más poesía y más literatura? La respuesta no debe extrañarnos ya que algunos de ellos poseen un bagaje cultural muy bajo. El entrevistado responde así: “Yo diría que tienen que leer, simplemente esto, leer. No quiero dar nombres, pero si vemos a los líderes actuales, no hay muchos que hayan leído. La tradición del gobernante que se alimenta de la filosofía es clásica. Había consejeros de príncipes. Pienso que hoy esta figura ha desaparecido”.

El consejo general de la Biblia es: Examinadlo todo, retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21).

La filosofía, la poesía la literatura que menciona periodista, todas las especialidades del pensamiento, se encuentran cosas buenas y malas. ¿Cómo separar el trigo de la paja? La conciencia no regenerada no es buena consejera para este menester. A menudo no distingue lo blanco de lo negro. Existe mucha confusión. Existe un guía externo que distingue el trigo de la paja con toda claridad. Se pueden tomar decisiones correctas que eviten los arrecifes que se presentan a lo largo del camino. En concreto los políticos deberían ser lectores concienzudos si es que desean dignificar el oficio.

El apóstol Pablo escribiendo a la iglesia de Roma sobre las autoridades civiles lo hace en estos términos: “Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad si no de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas” (13:1). El apóstol sigue diciendo más cosas respecto a las autoridades que requiere discernimiento espiritual que otorga el Espíritu Santo: “Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella. Porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme, pues no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo” (vv.3, 4). Estos versículos son de mal digerir si se tiene en cuenta el contexto político en que se escribieron. Los emperadores romanos se caracterizaban por su crueldad y, los cristianos a pesar de ser buenos ciudadanos padecían en sus propias carnes los efectos de su crueldad. Este texto se encuentra en las páginas de la Biblia para que reflexionemos en las situaciones más críticas del quehacer político.

Los ciudadanos, a pesar de las fechorías de los gobiernos deben comportarse así: “Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto” (v.7).

A los gobernantes Dios los ha colocado en el lugar que Él ha dispuesto con el propósito de que administren justicia. Por el hecho de ser pecadores, a sabiendas o por ignorancia, se equivocan a la hora de administrar los asuntos públicos. Pueden decantarse hacia del nepotismo, el favoritismo, pueden darse a las corruptelas…Robert Maggiori no es lo suficiente claro cuando dice que los políticos “tendrían que leer, simplemente leer”. ¿Únicamente filosofía, poesía, literatura cómo le sugiere su entrevistador?

El profeta Oseas escribe: “Mi pueblo se ha destruido por falta de conocimiento” (4: 6). ¿Qué conocimiento le falta al pueblo cuya presencia aporta prosperidad?

El pueblo de Israel llevaba cuarenta años vagando por el desierto. Se acerca la hora de entrar en la Tierra Prometida. Moisés, como buen líder que era tiene visión de futuro. Escribió: “Cuando hayas entrado en la tierra que el Señor tu Dios te da, y tomes posesión de ella, y digas: Pondré un rey sobre mí, como todas las naciones que están a mi alrededor” (Deuteronomio 17:14). En nuestra cultura laica que nos hace prescindir totalmente de la dirección de Dios nos hará pensar que está fuera de lugar lo siguiente: “Pondrás por rey sobre ti al que el Señor tu Dios escoja” (v. 15). ¿Quién conoce el corazón de las personas? Nosotros nos fijamos en lo externo de ellas. Por experiencia ya conocemos cómo responden aquellos a quienes hemos dado nuestro voto. Sus promesas electorales se convierten en papel mojado. Si te he visto no me acuerdo. No tenemos derecho a quejarnos por el resultado de nuestra elección precipitada. No hemos consultado a Dios que es quien conoce perfectamente lo que hay en el hombre y pagamos las consecuencias.

El político ideal es aquel que “cuando se siente” (en la butaca de la autoridad), “entonces escribirá para sí un libro, una copia de esta ley, del original que está al cuidado de sacerdotes y levitas” (hoy los políticos tienen la Biblia al alcance de su mano a precio asequible),” y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer al Señor su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estatutos para ponerlos por obra, para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento ni a derecha ni izquierda” (vv.18-20). En nuestra sociedad hacen falta políticos de esta especie y que se hagan suyas las palabras de Josiah Holland: ¡Dios, danos hombres! /Un tiempo como este pide/ Mentes fuertes, corazones grandes,/Fe auténtica y manos dispuestas,/ Hombres a los que la codicia del cargo no los mate,/Hombres a quienes el botín del cargo no los compre, /Hombres que piensen y tengan voluntad, /Hombres de honra, hombres que no mientan”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

No están solos

Valentín Abelenda Carrillo, Girona

Suprime el criterio de “demanda social”

Jaume Catalán Díaz, Girona

A la muerte de Al Bagdadi

Juan García, Barcelona

Elecciones antes del Brexit

Pedro García, Girona

La psicología de las masas

Gerardo Seisdedos, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris