Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Acoso merecido

No hay que permitir que se haga para hacerles cambiar de opinión ante una ley, pero sí para que sean conscientes de su culpabilidad, ineficacia, inoperancia, incompetencia, fraude y corruptela
Jesús  Salamanca
martes, 16 de abril de 2013, 08:29 h (CET)
Va a ser muy difícil devolver a la ciudadanía la confianza en la política y en las instituciones. Los recortes y la falsedad llevados a cabo por el Partido Popular han hecho emerger el acoso por sistema hacia los culpables de la situación. Bien es verdad que debería hacerse allí donde se encuentren con ellos, en vez de llevarlo a la puerta de casa. No hay que permitir que se haga para hacerles cambiar de opinión ante una ley, pero sí para que sean conscientes de su culpabilidad, ineficacia, inoperancia, incompetencia, fraude y corruptela.

Cuando se acosa a la ciudadanía con leyes y normas injustas no se sienten responsables los políticos, pero cuando les increpan a ellos enseguida intentan poner tapias para frenarlo y protegerse. Son así de hipócritas. Debe quedar claro que el acoso, la increpación verbal, los ataques dialécticos a los políticos, el hecho de apuntarles con el dedo para señalar el rechazo que la sociedad siente por ellos, así como el evidente desprecio, no refleja más que la impotencia de una clase trabajadora que está harta, envenenada, desprotegida, temerosa, desincentivada y sin objetivos a corto y medio plazo.

El escrache, tal y como se está llevando a cabo, en ningún momento es totalitarismo ni sectarismo. Simplemente es libertad de expresión en toda su extensión. Ese “nazismo” al que alude Cospedal es fruto del miedo ante lo que está por llegar. Precisamente en el miedo que tiene la ciudadanía se basa el poder de los políticos y de ello abusan sin límite, pero eso ya se acabó; ahí está el ejemplo del alfarero zamorano que en las próximas semanas (con algunos apoyos de la propia entidad) puede dar al traste con el CEISS, la Caja con más poderío económico de Castilla y León, hoy a punto de irse al garete, salvo que otra entidad bancaria la absorba inmediatamente.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris