Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Jesús Salamanca
La tronera
Jesús  Salamanca
Se ha evidenciado durante mucho tiempo que le pierde el egoísmo, su egocentrismo, una vulgar paranoia y una mediocridad supina
La semana pasada estábamos convencidos de que Pedro Sánchez no tocaría bola. Estaba todo atado y bien atado; claro que, sé de uno que en su discurso –leído a título póstumo— también lo dejo todo atado y se lo desataron inmediatamente.

La mala fama que arrastra Pedro Sánchez, las insensateces que le han acompañado en todo momento, las meteduras de pata de su compañera, los insultos a diestro y siniestro… no parecen haberle perjudicado tanto. Algo ha fallado y parece ser que la militancia piensa de forma muy distinta a la ciudadanía cuando vota. Va a resultar que de cadáver político pasará a comparsa de ‘Podemos’ aunque pretenda hacernos ver que es él quien lleva la delantera y la iniciativa.

El otro día decíamos que “en el PSOE saben que es la perdición y que solo le mueve la ambición personal, el egoísmo, su odio hacia Rajoy y la inquina que acumula (…)”, incluso recordábamos la chulesca despedida con que su compañera lo hacía, cuando alguien le saludaba: “¡Nos vemos en Moncloa!”. Pues bien, muchos nos hemos equivocado. Como diría aquel personaje reflexivo de pueblo: “¡Te has pasado tres pueblos!”. Y así ha sido, por lo que no se me caen los anillos por entonar el ‘mea culpa’.

También decíamos que Sánchez no saldría vivo el domingo; máxime cuando en el debate a tres le dieron por todas partes. Una vez más, la militancia socialista nos ha engañado. Y lo ha hecho como si fueran expertos en ello, al igual que lo fueron en cientos de ocasiones. La estrategia de Patxi y de ‘la sultana’ ha fallado por los cuatro costados. Ahora tendrán que refugiarse en sus cuarteles de invierno, observar y esperar. A ello hay que unir la disidencia de varios barones de peso. ¿Está servido el caos? ¿Se agudizará la división en el seno del PSOE? Tal vez lo que más me sorprende es que no le haya afectado la gran cantidad de avales falsificados; algo en lo que los otros dos candidatos no han querido profundizar para evitar más ridículo dentro del partido socialista.

A pesar de lo sucedido en la votación del PSOE, sí estoy convencido de que la integración no será posible con él. Se ha evidenciado durante mucho tiempo que le pierde el egoísmo, su egocentrismo, una vulgar paranoia y una mediocridad supina. No puede dejar de ir a piñón fijo. Sin duda, puede ser el mejor candidato para el PP y para Ciudadanos porque, en caso de elecciones, seguirá perdiendo diputados. También ganará la formación proetarra, prochavista y proterrorista que conforma el populismo de Iglesias y su barragana.

Hoy es el primer día del futuro de Pedro Sánchez. Ha comenzado la purga. Se marchó con muchas cuentas pendientes y vuelve con las escopetas cargadas de odio y venganza. Incluso, en el propio Congreso de los Diputados, van a saltar chispas, empezando por el actual portavoz y acabando por el propio Patxi López.

No me sorprendería que se iniciara un periodo de fuerte crispación social. Si en el PP se han alegrado del triunfo de este engreído, al igual que lo han hecho en ‘Podemos’, no es menos cierto que en la Casa Real ha sentado a ‘cuerno quemado’: no olvidan que el país estuvo paralizado por la actitud vengativa del mediocre y desaprensivo, Pedro Sánchez. Por cierto, nadie le va a conceder los famosos noventa días de sosiego y tranquilidad. Y mucho menos los suyos, los que han perdido y a quienes pretende pisotear.

Artículos del autor

La fama de Pedro Sánchez cada vez es peor, tanto en lo personal como en lo político.
El Real decreto que prepara el Ministerio de Educación se va a convertir en el hazmerreír de la Europa moderna y ya lo es entre gran parte del profesorado español.
Hace unos treinta años aproximadamente, recuerdo a una madre de etnia gitana que acudió a un colegio de un barrio de Valladolid para decir al director que iba a sacar a su hija de estudiar porque “¡Para lo que vale esto, verdad usted, y yo necesito a la niña para que me ayude en el mercadillo!”.
Ya sé que despatarrarse es abrir las piernas excesivamente, pero también tiene otras acepciones este verbo como es “caerse una persona al suelo con las piernas abiertas”. Recuerdo que de niño, cuando algo nos hacía excesiva gracia, solíamos decir que nos despatarrábamos o espatarrábamos.
Al Stalin podemita del siglo XXI se le empiezan a complicar las cosas en todos los sentidos y en casi todos los aspectos, particularmente en cuanto se refiere a los medios de comunicación.
¿Y tenía este 'trans' el proyecto de ser docente? ¿Pero se ha vuelto loco o loca? ¿Tan miserable se va a haber convertido nuestra sociedad con la llegada a las instituciones de la izquierda radical, insultona y desnortada?
Muchas veces me acuerdo de ese ínclito alcalde que ha tenido Valladolid durante veinte años: Francisco Javier León de la Riva.
Ya sabía yo que eso de la manifestación era una más contra el Gobierno de Mariano Rajoy. Ni recobrar lo perdido ni reclamar calidad en el sistema educativo ni defender la excelencia,.... Ni..., ni...
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris