Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Jesús Salamanca
La tronera
Jesús  Salamanca
En Valladolid, y en Castilla y León, ya se tiene a todo el equipo de Pablo Casado como traidor, gaznápiro, salteador, transgresor y maleante

Es difícil entender lo que viene sucediendo en el Partido Popular de Valladolid. Se mantienen los sospechosos en sus cargos, pero a los honrados los 'aniquilan', siguiendo la política de humillación que está extendiendo la formación de Alberto Rivera, “veleta mayor del reino de las Españas”. Esa actitud de Igea y de Ciudadanos es más que retrógrada, sospechosa y torticera: empeñados en que no permanezca un político en su cargo más de dos legislaturas; es decir, un político honrado tiene que abandonar su puesto como si fuera un corrupto. Mismo tratamiento. ¿Es eso lo que llaman política de Igualdad? ¿O hay que decir: Igual da? Ni siquiera el que fuera caudillo de España retiraba la confianza a sus gobernadores civiles mientras demostraran honradez, trabajo y capacidad resolutiva.

Entenderán con facilidad que estoy pensando en Jesús Julio Carnero, quien ha sido presidente de la Diputación Provincial de Valladolid durante dos legislaturas y ahora, por empeño torticero de Ciudadanos y de Igea, el PP de Génova le obliga a desistir. ¡Se está cubriendo de gloria el tal Casado! No me extrañaría que dejara el Partido Popular como un erial. En Valladolid, y en Castilla y León, ya se tiene a todo el equipo de Pablo Casado como traidor, gaznápiro, salteador, transgresor y maleante.

Lo que no sabe Casado, y tampoco la plana mayor del partido conservador, es que la semana pasada contamos lo que sucede en Valladolid a varios altos cargos de Vox y de otras formaciones (PSOE, UPL, Podemos-CyL...) En el caso de Vox han declarado que no apoyarán a Isabel Ayuso en Madrid mientras no se clarifique el tema de Jesús Julio Carnero en la Diputación de Valladolid, de Lacalle en el ayuntamiento de Burgos y de Silvia Clemente en el ambiente de corrupción de la formación “veleta”.

El Partido Popular empieza a recibir de su propia medicina, de la misma forma que lo recibirá Cs no tardando porque planteamientos así empiezan siendo cañas y terminan convirtiéndose en lanzas. Cada vez son más las voces contra el hecho de que Ayuso sea presidenta de la comunidad de Madrid. ¿Culpable? Sin duda, la posición de muchos contra las humillaciones de Cs.

Recuerden aquello de "¡Arrieros somos y en el camino nos encontraremos!". Pues eso. Nadie debe descartar que, llegado el momento, Vox dé una lección al PP y a Cs en la comunidad de Madrid. No se puede tener dos yernos con una hija, al menos a la vez.

Artículos del autor

Han reaccionado cuando han comprobado que la sociedad no aguantaba más el sectarismo y cuando los medios han difundido que en las aulas --desde la educación infantil-- se presiona al infante para que "beba" fascismo catalanista desde los primeros niveles educativos.La misma cobardía que ha esgrimido y aventado la Alta Inspección se ha puesto de manifiesto en el Ministerio de Educación y Formación Profesional que preside la mediocre ministra, Isabel Celaá, quien tras recibir informes objetivos de la situación se ha limitado a decir que "no es para tanto" y que esos informes son antiguos: Yo me pregunto: ¿Si son tan antiguos por qué no se actuó antes?

No olvide que es el líder de Ciudadanos en Castilla y León y tampoco que su jefe “veleta” es muy cambiante; además, usted destapó el pucherazo que pretendía eliminarlo en beneficio de la segoviana y “patatera mayor”, Silvia Clemente.

Cuando de un granero se sacan granos y no entran otros nuevos, al granero le pasa lo que a las huchas: si sacas y no metes…mal asunto. Pues eso mismo le ha sucedido al Gobierno de Castilla y León; no se ha renovado, se han tirado años a la bartola, veían imposible que el PSOE tocara poder y ya lo ven. ¿Se acuerdan de Pedro y el lobo? Pues también sirve el ejemplo.

Era suficientemente sabido que la anterior presidenta del Congreso había dejado el listón muy alto; hasta los propios diputados díscolos y dislocados, como Rufián, han hablado maravillas de ella. “Es rigurosa, se hace respetar y demuestra que sabe ser justa”, decía el diputado republicano catalán. Apenas han pasado cuarenta y ocho horas y la nueva presidenta ya se ha autoridiculizado, demostrando una ineficacia que da miedo y una formación jurídica nula.

No deja de ser esperpéntico el saludo de Oriol Junqueras a Pedro ‘Plagio’ Sánchez en el Congreso de los Diputados. Lo es por el hecho en sí mismo, por la circunstancia de que unos golpistas estén presentes en la casa de la ciudadanía y de la convivencia y lo es por la cara que ponían quienes rodeaban en ese momento la escena. “Grotesco, absurdo y alejado de lo convencional, el orden o la realidad”, por eso es esperpéntico.

Aún no han empezado a hacer chascarrillos en el Congreso de los Diputados y ya hay fuertes críticas contra algunas medidas, además de contradicciones. No hay más que echar un vistazo a los comentarios empresariales y al caos que ha generado la nueva ley de registros de horarios que ha puesto en marcha el Gobierno.

Esta España nuestra es cada vez más sorprendente. Hace poco leía en un medio de comunicación que ni la Fiscalía ni los jueces responden a las expectativas de la ciudadanía ni van en la línea del sentido común; de ello no parece haber duda porque, incluso, dentro de esos mismos Cuerpos hay serias discrepancias y la misma ley no se interpreta igual por todas las partes ni para todas las partes. Va a ser verdad que quien hizo la ley, hizo la trampa, como va a ser verdad que “todos somos iguales ante la ley, pero unos más iguales que otros”. Todo esto viene a cuento por la situación del poco o nada honorable, Carlos Puigdemont, expresidente de la Generalidad catalana.

Apenas faltan un par de días para que vuelvan a atormentarnos los partidos con sus cosas. Como las compañías de demoscopia no han iniciado su trabajo para las elecciones autonómicas y municipales, los partidos hacen sus pinitos y, en algunos casos, se llevan grandes sorpresas.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris