Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Jesús Salamanca
La tronera
Jesús  Salamanca
Me resulta imposible imaginar a Adolfo Suárez felicitando a Antonio Tejero por su intento de subvertir la democracia que nos dimos los españoles

No deja de ser esperpéntico el saludo de Oriol Junqueras a Pedro ‘Plagio’ Sánchez en el Congreso de los Diputados. Lo es por el hecho en sí mismo, por la circunstancia de que unos golpistas estén presentes en la casa de la ciudadanía y de la convivencia y lo es por la cara que ponían quienes rodeaban en ese momento la escena. “Grotesco, absurdo y alejado de lo convencional, el orden o la realidad”, por eso es esperpéntico.

A ello habría que añadir las opiniones generadas a partir del encuentro y los momentos aprovechados por los golpistas-terroristas para subir a las redes sociales sus apreciaciones sobre el acto, los presentes y las intenciones futuras del independentismo catalán. Si de ahí no sale una sanción ejemplarizante para el golpismo catalán, tanto el propio Parlamento español como el TSJ habrán hecho el ridículo porque demuestran que los golpistas se les han subido a las barbas y les han meado la puntera. ¡Ya pueden reaccionar pronto la nueva presidenta y Marchena, cada uno en su ámbito!

También ha sido una afrenta la presencia del terrorismo golpista para recoger las actas y para la constitución parlamentaria. Por muy benévolas que sean las leyes en este caso –que lo son en exceso—no deja de ser un insulto al Estado de Derecho, una mofa a la ciudadanía que se ampara en las leyes y un atentado al sentido común. Y si a ello añadimos cómo presumen de haber volteado al Estado de Derecho, entonces sí que ha de ampliarse su responsabilidad delictiva. Sinceramente, no me imagino a Adolfo Suárez felicitando a Antonio Tejero por su intento de subvertir la democracia que nos dimos los españoles o por su entrada “a lo elefante en cacharrería” en aquel 23F.

Es necesario adoptar medidas urgentes para que los cinco terroristas-golpistas pasen a un tercer plano y sean suspendidos de inmediato. Los servicios jurídicos no pueden aplazar la decisión y han de actuar sin dilación. No deben seguir ni un minuto más como parlamentarios; son cinco presos acusados de golpismo, prevaricación, corrupción, malversación de caudales públicos y más delitos que saldrán en los próximos días. Me sorprende que aún no haya salido a la luz el ferviente deseo de algunos golpistas respecto a la necesidad de un muerto para echárselo a la Guardia Civil y así cimentar el triunfo de su ansiada república catalana. “¡La república catalana no existe, imbécil!” ¿Por qué se esconde la expresidenta del parlamento catalán, autora reiterada del fúnebre y macabro deseo de que hubiera un muerto a toda costa?

Me gustaría equivocarme, pero sospecho que a Meritxell Batet le va a quedar grande la presidencia del Congreso. Como ministra y como responsable socialista en diversas áreas ha demostrado su falta de carisma y su poca capacidad de trabajo. Mal estaremos si su cargo es solo el pago a servicios de traición tras la dimisión de Pedro ‘Plagio’ Sánchez. Vamos a ver cómo actúa con los terroristas golpistas presos y si es capaz de suspender en sus funciones a los cinco delincuentes contra la convivencia catalana, contra la Constitución española y contra el sentido común de la ciudadanía. 

Ya hemos dicho que es una provocación y una ofensa la presencia de los cinco carcamales del golpismo catalán. La pena es que hayan tenido el apoyo de los suyos, justamente los representantes del fascismo violento catalán que llevan meses queriendo tapar desde aquel uno de octubre.

A toda la maldad demostrada por el golpismo, cuya cabeza visible siguen siendo los CDR, debemos añadir muchas de las declaraciones de Roger Torrent, presidente actual de la cámara catalana, más propias de un fascismo represor y justiciero, y de un político trasnochado, que de alguien que debe ser imparcial en la cámara, sensato siempre y predicador de la convivencia en vez de frentista, progolpista, incendiario y aventador del odio.

Finalmente, he de indicar que no estamos ante un problema político --como dicen podemitas, golpistas y bilduetarras—y menos aún cuando hay delitos por medio. Es, sin duda, un problema jurídico y por eso se ha sometido a la Justicia. El golpe de Estado no es un juego ni un entretenimiento. En este sentido, el golpismo catalán me recuerda a “El Monjas” que fue a vendimiar y llevó de su casa uvas para el postre. En el golpe de Estado tienen mucha culpa el PSOE y el PP por mirar al tendido durante años; ahí tienen a la nueva diputada de VOX, Macarena Olona, jurídica del Estado que va a dar mucho juego político en el Congreso: “No han sido políticos sino cinco criminales que pretender reventar desde dentro la democracia”. Juzguen ustedes.

Artículos del autor

Aún no han empezado a hacer chascarrillos en el Congreso de los Diputados y ya hay fuertes críticas contra algunas medidas, además de contradicciones. No hay más que echar un vistazo a los comentarios empresariales y al caos que ha generado la nueva ley de registros de horarios que ha puesto en marcha el Gobierno.

Esta España nuestra es cada vez más sorprendente. Hace poco leía en un medio de comunicación que ni la Fiscalía ni los jueces responden a las expectativas de la ciudadanía ni van en la línea del sentido común; de ello no parece haber duda porque, incluso, dentro de esos mismos Cuerpos hay serias discrepancias y la misma ley no se interpreta igual por todas las partes ni para todas las partes. Va a ser verdad que quien hizo la ley, hizo la trampa, como va a ser verdad que “todos somos iguales ante la ley, pero unos más iguales que otros”. Todo esto viene a cuento por la situación del poco o nada honorable, Carlos Puigdemont, expresidente de la Generalidad catalana.

Apenas faltan un par de días para que vuelvan a atormentarnos los partidos con sus cosas. Como las compañías de demoscopia no han iniciado su trabajo para las elecciones autonómicas y municipales, los partidos hacen sus pinitos y, en algunos casos, se llevan grandes sorpresas.

Tiempos de crisis y de identidad en el Partido Popular de Castilla y León. Tres décadas viviendo con excesiva tranquilidad y, llegado el año 2019, el partido de la "derechita cobarde" no tiene líder, salvo que pretendan llamar líder al "incendiario" de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco.

No hay peor cosa en una democracia que mantener durante toda una legislatura los tintes de sospecha, por eso la JEC se la juega y puede quedar como Cagancho en Almagro, sobre todo si se empeña en mantenerla y no enmendarla; si ha admitido la denuncia a trámite es que ya ha detectado algún indicio, pues de otra forma estaríamos ante el hazmerreír de la máxima autoridad de un proceso electoral.Esa misma dejadez de la falta de precinto la han corroborado los presidentes de las mesas, no sin cabreo en muchos casos.

No sé qué dirían las familias de los guardias y policías asesinados por la banda terrorista ETA, sobre todo cuando vieron la foto amistosa que apareció en los medios de comunicación, durante la Navidad, y comprueben que PSOE y ETA están a partir un piñón, brindando por sus pactos y por un presunto futuro con prebendas y transferencias de competencias para el País Vasco.

Pero Puigdemont sabe que ya no puede seguir haciendo el ridículo porque bastante ha hecho en Europa y, sobre todo, tras la negación de su intervención en el Parlamento europeo, donde –dicho sea de paso—el nacionalismo catalán se está llevando una tremenda somanta de palos dialécticos, tanto por parte de eurodiputados españoles como por parte de otros parlamentarios no españoles.

¡Qué mala uva tienen algunos sastres! De todos es sabido que el chaleco del frac no debe sobresalir de la chaquetilla. Al menos, el sastre podía haber asesorado correctamente a Pedro 'Plagio' para que no hiciera el ridículo o, mejor, explicarle que iba a un acto de gala y no a una fiesta de carnaval. No sé si se lo explicaron o es que lo hicieron y no lo ha entendido, de ahí lo de “¡Alcalde tonto, sentencia pronto!”. Sea como fuere, el caso es que el todavía ‘okupa’, Pedro ‘Plagio’, era toda una imagen “cantinflesca”, muy a su estilo.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris