Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La buena noticia   integración   Juventud   Intolerancia  

Los diferentes

Seguimos cayendo en el error de, bajo una falsa actitud defensiva, impedir la integración de aquellos niños, jóvenes y mayores “diferentes”
Manuel Montes Cleries
lunes, 8 de julio de 2019, 13:36 h (CET)

No se que pensarán de nosotros aquellos que, por no responder a los cánones establecidos, consideramos como “distintos”. Para ellos, nosotros somos “diferentes”.

Menos mal que, gracias a las reivindicaciones de sus familiares, sus terapeutas y la sociedad en general, se ha abandonado casi completamente el lenguaje agresivo e injusto con el que se les denominaba. En boca de todos aparecían los adjetivos descalificativos que comenzaban por “a” o por “sub”.

Sin embargo seguimos cayendo en el error de, bajo una falsa actitud defensiva, impedir la integración de aquellos niños, jóvenes y mayores “diferentes”, por considerar su presencia lesiva para los “normales”. Hemos leído en la prensa un caso reciente.

Hasta hace unos días hemos estado visionando una serie de televisión protagonizada por “El Langui” y el malagueño Pablo Pineda en el que han demostrado suficientemente su capacidad de integración, e incluso su ejemplo, para todos nosotros. Por cierto ellos dejaban una plaza en su “Donde comen dos…” para alguna persona que no tenía que estar incapacitado forzosamente. Ellos le aceptaban inmediatamente.

Durante los últimos años he participado activamente en un proyecto de la Obra Social Marista bajo el nombre de Suman 2 mas. Mi labor ha sido muy sencilla; ayudarles a preparar las oposiciones a subalternos de Administraciones Públicas bajo el apartado de discapacitados –pero capacitados para muchas cosas- de diverso tipo. En mis largos años de contacto con la docencia jamás he encontrado unos jóvenes más interesados en su formación y más constantes en su asistencia. He aprendido de ellos mucho más que ellos lo han hecho de mí. Me aceptaron como uno más desde el primer momento.

La buena noticia de hoy es que, a día de hoy, dos de ellos ya han adquirido sus plazas de funcionarios subalternos de la administración. Su vida ha dado un vuelco total y sirven de ejemplo como tantos otros que, como el Langui y Pineda han esbozado un corte de mangas a la intolerancia abriendo de par en par las puertas a la integración total.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Altsasu significa dignidad

“La libertad es un bien común y cuando no participen todos de ella, no serán libres los que se crean tales” (Unamuno)

Trump debe dejar de atacar a la prensa

​“Todo en orden. Nadie fue herido. No hay nadie desaparecido. Está todo muy bien”. Recep Tayyip Erdogan

Lo correcto, la indiferencia

​¿El enemigo número uno del pueblo? Pues mire, el enemigo número uno del pueblo, “políticamente correcto”, es el escarabajo de la patata.

La pobreza extrema es un contradios

En el aniversario del Día Internacional contra la Pobreza

Mochilas de odio y violencia

Sabe que debe mucho al separatismo, al independentismo, al perverso nacionalismo y al grupo proetarra de Bildu; tal vez por eso se siente con las manos atadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris