Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Manuel Montes Cleries
Manuel Montes Cleries
No se trata de vender un millar de localidades para un espectáculo; hoy quiero reseñar mi publicación número mil en mi blog

Hace la friolera de 12 años iniciaba la publicación de mis “buenas noticias” en el blog titulado “Periodista a los sesenta”. Ya había tenido una experiencia anterior como columnista en el, desgraciadamente desaparecido “Diario de Málaga-Costa del Sol”. Allí inicié una colaboración semanal que acabo con su cierre en Octubre del 2006. En el 2007 inicié mi colaboración -en la que continúo- con el “Diario de la Torre”, que hoy lleva como cabecera “El faro de Málaga”. Finalmente, el 8 de junio de 2007 y sin encomendarme a Dios ni al diablo, me lancé a la aventura de redactar el blog “Periodista a los sesenta”, cuya nómina alcanza hoy las mil publicaciones. Aquél día escribía un servidor:


“Con amor y temblor doy comienzo a mi experiencia como "blogger". Me ha costado Dios y ayuda. Me gusta escribir. Me gusta el periodismo. Me gusta vivir. Cuando por un desgraciado accidente tuve que abandonar mi profesión, decidí que la palabra jubilación viene de júbilo. Tenía dos opciones: dominó y bolsa de la compra o cultura. El "embarque" me ha salido bien. El periodismo apasiona. Cuando asomas las narices por los medios es difícil que puedas prescindir de ellos. Yo "he tocado pelo". Voy a ser un maletilla de la comunicación, pero voy a torear en muchas plazas... aunque sean de pueblo. Me da lo mismo. Pero al mismo tiempo quiero hacer algo por mis coetáneos. Los mayores tenemos mucho que decir y que aprender, y la sociedad nos quiere conformar con viajes del IMSERSO y visitas a la Tele como público. Hasta nos buscan novia en Canal Sur.

Por todo esto me he propuesto redactar una tesis en la facultad de periodismo de la UMA sobre los mayores y la comunicación. Mi hipótesis se basa en que los miembros del “segmento de plata” somos poco tenidos en cuenta por la radio y la TV. En demostrar esto me voy a "fajar" durante los próximos tres años. Necesito ayuda, pero se que la voy a encontrar. En esa estamos. Seguiré informando”.

Doce años después y la publicación de 1000 artículos bajo los títulos generales de “La buena noticia” y “el segmento de plata”, puedo afirmar que mis deseos se han cumplido, Leí mi tesis en el 2012 y me he hinchado de hacer programas en radio y televisión. Seguiré defendiendo “la buena leche” y “los puretas”. Seguiré luchando por los marginados y hablando de mi Iglesia, a la que defiendo y critico porque la quiero.

Pero sobre todo… seguiré siendo periodista novato. Como cualquier otro. Gratis et amore. Libre e ilusionado. Hasta la entrada 2000. Si estoy vivo. 1000 contactos con ustedes son mi buena noticia de hoy. 




Artículos del autor

He tenido la suerte de criarme entre mujeres. En primer lugar, mi madre y mi hermana; después al fallecer mi padre prematuramente y casarse mi hermana, viví varios años solo con mi madre. Después me casé; mi esposa, mis hijos –cuatro de ellos mujeres-, mis nueras. Finalmente, ocho nietas… por el momento. Mujeres… muchas mujeres.

Amén de ser viajante, a lo largo de mi vida he sido un viajero impenitente. Mis deseos de conocer mundo no han tenido fronteras. He utilizado trenes de tercera, rápidos, correos, intercity y Aves; autobuses-tartana y grandes autopullmans de lujo; barcos de carga y de pasajeros; aviones de hélice, turbo y gigantescos; todo tipo de vehículos así como mis cansadas piernas, que han recorrido el camino de Santiago.

En la primavera de aquel año estuve una temporada en Roma. Mi trabajo como voluntario en los actos del Jubileo del 2000, me obligaba a moverme constantemente a través de la Ciudad Eterna por medio del transporte público. Me sorprendió la forma de comportarse de los romanos en los autobuses y trenes de superficie que unen las siete colinas de la capital de Italia.

Aceptar las circunstancias de la vida y adaptarse a ellas es una manera de envejecer con talento. Ahí está el equilibrio.

En esta semana he tenido la oportunidad de enfrentarme a la realidad inherente al paso de los años. Lo he podido comprobar en mi visita a dos amigos entrañables. El primero, mayor que yo, ha sufrido la acumulación de diversas enfermedades propias de los que han pasado de los ochenta. 

A lo largo del mes de marzo nuestras calles y nuestras emisoras de radio y de televisión se van a ver invadidas por diversas actividades de las comparsas, chirigotas y cachondos mentales en general, que se van a “preparar” para las “duras” jornadas de penitencia de la cuaresma, a base de decir o hacer, escondidos detrás de máscaras y disfraces, lo que no se atreven a decir o hacer a diario.

Desde pequeño yo estaba tan enamorado de la radio que estaba deseando jubilarme para dar rienda suelta a mis deseos de comunicarme a través de las ondas. Por eso llevo ya un montón de años en los que la radiofonía da sentido a mi vida.

​Como he manifestado en anteriores ocasiones, mantengo una relación de amor-odio con la televisión. A través de sus pantallas podemos recibir pura bazofia y extraordinarios programas.
​Por sus pasas, por su canal y por sus habitantes de la Edad Antigua, aquellos famosos Corintios a los que San Pablo escribió una de las más bellas páginas del Nuevo Testamento: el capítulo XIII de su primera carta.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris