Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Manuel Montes Cleries

Manuel Montes Cleries, 25-7-1945. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Doctor en Periodismo por la Universidad de Málaga, Casado, 8 hijos 16 nietos, columnista de buenas noticias. Jubilado, colaborador emérito de Onda Azul radio y televisión, en la que dirige y presenta dos programas semanales, uno de radio y otro de televisión bajo el título de 'La Málaga solidaria'.



Email: m.montescleries@telefonica.net
Manuel Montes Cleries
Últimos textos publicados
De vuelta al día a día
Decía Tagore. “Que el hastío de tu anochecer no reclame más que lo que pudo ganar el deseo de tu mañana”
Es difícil volver a la rutina. Cada vez cuesta más salir de verano de fiestas, celebraciones y eventos de todo tipo y adaptarse a la realidad cotidiana de los mayores, que ni queremos, ni podemos, ni sabemos adaptarnos a una vida cada vez menos intensa.

Esta mañana hablaba en la radio con un recién jubilado cuya vida está completamente llena con la coordinación de un voluntariado de gran actividad. Me decía que valoraba mucho en los futuros voluntarios a su cargo, que manifestaran que tenían poco tiempo libre. Malo el que no tiene una vida sin proyectos.

Efectivamente, cuando a uno se le acaba la motivación por la que enfrentarse a la vida cada día, es cuando realmente ha envejecido. Ha pasado de ser un miembro del “segmento de plata” a una especie de maceta instalada en una esquina de la casa.

Creo que el secreto consiste en apoyarse en los demás. El hombre es un ser social. No puede desarrollar todas sus capacidades solo. Cuando abandona la compañía de los demás se va convirtiendo en un ser taciturno y amargado.

Por eso he vuelto a la lucha activa. Al encuentro con los amigos, compañeros o familiares. A vivir una vida de relación en grupo. A tener el tiempo justo para llegar un poco tarde a todos lados.

El mundo nos necesita y nosotros necesitamos al mundo. Nos queda mucho que dar y por aquello del “ciento por uno”, recibir. Vivir con las botas puestas. No esperar a morirse para ponérselas.

Termino. Hoy tengo que reunirme con gente. Mañana también. El viernes, el sábado y el domingo… también. Que alegría. Vuelvo a necesitar mi agenda llena de fechas, teléfono y borrones. Estoy vivo.
viernes, 30 de septiembre de 2016.
 
Otros tiempos
He recibido un video de una duración de cincuenta minutos en el que se recogen fotos de la vida de los años sesenta. Ha despertado mis recuerdos
Aun a riesgo de convertirme en estatua de sal, he vuelto la vista hacia atrás para encontrarme con imágenes de mi infancia y adolescencia cuya revisión me han puesto “tierno”. Para más “INRI”, me senté días pasados tranquilamente ante la televisión para volver a ver la deliciosa película de Manolo Summers “Del rosa al amarillo”. Esta joya, rodada en 1963, plantea los primeros amores de unos niños de pantalón corto y su fracaso ante unas niñas que, con su misma edad, preferían a mozalbetes de pantalón bombacho y tres o cuatro años más. Nuestra vida.

Entre el video recibido y la película en cuestión he vuelto a mis partidos de futbol en medio de “la carretera” o en aquél patinillo de calle Pozos Dulces que nosotros veíamos como el estadio de la Rosaleda. He rememorado los juegos de mi infancia, sin ordenador ni tablet. Con un trompo, unas bolas de mármol o de catarro, unas piedras con los filos matados, una tarde jugando al poli-ladro o al salto de la “papa” o a entera y otra. Aquella bicicleta sin frenos ni guardabarros. Un membrillo compartido entre varios, bocadillos de mortadela de 2.50 o una sesión doble en el Capitol con la exhibición de una de “cowboys” y otra de amores. Obras de teatro de la “galería salesiana” (aun recuerdo “el burro corto” o “el caso del señor vestido de violeta”).

Poco más necesitábamos aquellos niños que compartíamos un carrito confeccionado con una tabla y tres cojinetes. Si la cosa se ponía tirante, una pedrea en el Guadalmedina y otro chichón que justificar. Niños que vivíamos en la calle desde después del almuerzo hasta la hora de cenar y cuyo mayor tesoro era un tirachinas bien hecho o una armónica “Honner”.

La buena noticia de hoy es que, pese a los avances de la sociedad, al enclaustramiento de los niños y la infinita cantidad de juguetes prefabricados, aun puedo conseguir hacer felices a mis nietos pequeños arrastrándolos dentro de una caja de cartón tirada con una cuerda. Sigo viendo niños haciendo agujeros en la la playa y consiguiendo que el agua entre por un lado del castillo de arena y salga por detrás sin que se derrumbe. Eligiendo los coches que pasan por la carretera o abrazando a un muñeco de trapo destrozado por el uso.

Sigo pensando que es un grave error darles los juguetes hechos a los niños; que no utilicen su imaginación; que vean las aventuras en la tele en vez de vivirlas; que no tengan pandillas como la nuestra. La de esos tipos cascados que nos seguimos reuniendo cada mes después de sesenta años. Para comer y para reír. Para intercambiarnos medicinas y experiencias médicas. Para recordar aquellos primeros bailes con las hermanas, las primas y las amigas. Sin comernos un rosco. Como ahora. Para recordar los que se fueron. Para seguir viviendo.
domingo, 25 de septiembre de 2016.
 
Una de teléfonos
Mi vida discurre en dos lugares geográficos distantes quince kilómetros. Pero hay veces que parecen encontrarse en las antípodas
Esta reflexión viene a cuenta de mi “guerra” con la más importante compañía de teléfonos hispana suscitada cada vez que me cambio de un domicilio a otro. A la hora de contratar casi nunca hay problema. Este se produce a la hora de volver a mi domicilio habitual.

El último incidente se ha generado cuando, pensando que no habría dificultad, llamo a dicha compañía para que me vuelvan a llevar el terminal a mi casa de siempre (siempre pagando las tasas correspondientes). Me indican que ya no dispongo de línea, que la mía se la han adjudicado a otro.

Después de rogar y rogar me dicen que me pondrán en una especie de lista de espera o de limbo telefónico. Pido hablar con algún coordinador o supervisor y me contesta que “en ella comienza y acaba la cadena informativa”. Inopinadamente se corta el teléfono.

Vuelvo a llamar y me atiende un ángel en forma de teleoperadora. Le vuelvo a contar el problema… ella mira por un sistema… mira por otro… y me dice que lo tiene que arreglar como sea. Consideraba que mi petición se movía dentro del campo de lo justo y lo lógico. Y lo arregla. Mi ángel (Elena creo que me dijo que se llamaba) me despide con el número del contrato y la satisfacción del deber cumplido.

Es totalmente incoherente que empresas creadas para facilitar la comunicación oral, intenten evitar la misma con ordenadores parlantes, páginas webs y cortafuegos dialécticos. De verdad que no lo entiendo. Mi buena noticia de hoy se basa en que sigue habiendo trabajadores que aman su oficio y lo dignifican con la labor bien hecha.

¡Ay Elena! Has salvado mi vida de humilde escritor.
domingo, 18 de septiembre de 2016.
 
 
La guasa del WhatsApp
En el transcurso de mi ya larga vida, he podido observar y utilizar un montón de medios de comunicación. No digo de difusión. La comunicación va y viene. La difusión tiene un solo sentido
lunes, 12 de septiembre de 2016.
 
Bar "El Malagueño"
En el otoño de 1993 fuimos enviados a Bélgica un grupo de malagueños con el fin de transmitir la Buena Noticia a los emigrantes españoles que vivían en Lieja
lunes, 5 de septiembre de 2016.
 
La torre
Desde el primer momento en que pude ver imágenes del terremoto del Lacio italiano me impacto la permanencia de la torre de la iglesia y sus relojes parados
lunes, 29 de agosto de 2016.
 
La bandera
Esta semana he compensado todos los cabreos que me ha producido la vergonzosa actitud de muchos ¿españoles?-¿deportistas? despreciando nuestra bandera que, queramos o no, nos representa a todos
domingo, 21 de agosto de 2016.
 
Dar trigo
La obra social de la Caixa y los empleados de la misma agrupados en sus asociaciones de voluntarios, lo tienen muy claro. Llevan años dando trigo
lunes, 15 de agosto de 2016.
 
Se puede
Uno de los sabios que he tenido la suerte de conocer respondía siempre que alguien le planteaba la dificultad para afrontar una situación aparentemente insoluble: se puede
lunes, 8 de agosto de 2016.
 
Ofú
He cometido la humorada de cronometrar el tiempo que las diversas cadenas dedican a dar malas noticias en cada uno de sus informativos
domingo, 31 de julio de 2016.
 
Fontanería fina
Tengo un pariente cercano que es cirujano cardiovascular. Con mucha gracia el compara su profesión con la “fontanería fina”. Ciertamente ellos reparan las “cañerías” que trasportan el “agua” de la vida
lunes, 25 de julio de 2016.
 
La sanidad; eterno problema
Cantaba en su día “La Lole”: “de lo que pasa en er mundo, de vera que no entiendo na. Er cardo siempre gritando y la flor siempre callá”
domingo, 17 de julio de 2016.
 
Diferir el éxito
Aquellos que consiguen el éxito, la popularidad y el dinero abundante, tienen dos opciones para el resto de su vida: digerir el éxito o ser aplastado por el mismo
domingo, 10 de julio de 2016.
 
Burros contrastados (presuntamente)
Allá por la primavera de 1977 me embarqué en la aventura política de la transición. Como siempre en plan kamikaze y sin otra pretensión que la de participar
lunes, 4 de julio de 2016.
 
Europa "aliquindoy"
A la vieja Europa se le caen lágrimas como puños. Las banderas que se encuentran en la biblioteca municipal de al lado de mi casa ya lo intuían
domingo, 26 de junio de 2016.
 
El gazpachuelo
Después de seguir tanto concurso de cocina en televisión, en el que se nos presenta unos platos minimalistas y complicados que nos dejan la cabeza caliente y la tripa fría, mi parienta y yo nos hemos enfrentado con un gazpachuelo que ha vuelto a poner las cosas en su sitio
lunes, 20 de junio de 2016.
 
El paraíso
Me gusta mucho viajar. Más que a Willy Fog y Marco Polo juntos. Lo he hecho en bicicleta, coche, autobús, barco, autocaravana, avión, carro de combate, a caballo, en camello, andando… menos en un crucero. Me parece una mariconada
lunes, 13 de junio de 2016.
 
Vaya tela de niño
Hay noticias que, dado lo lejano de su procedencia, leemos de pasada y no les damos más importancia. Pero la tienen
lunes, 6 de junio de 2016.
 
Había tres jueves...
Me van a permitir que me ponga nostálgico
domingo, 29 de mayo de 2016.
 
Tejeringos
Fácil de adquirir y compatible con cualquier pócima
domingo, 22 de mayo de 2016.
 
El “José Tomás” del Vaticano
Francisco ha dado un paso decisivo para propiciar la presencia de la mujer como testigo cualificado en la administración de los sacramentos
martes, 17 de mayo de 2016.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris