Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Manuel Montes Cleries
Manuel Montes Cleries
Las noticias del mundo político, laboral, económico o comercial, parece que están reñidas con la honradez

Con cierta frecuencia se suele leer en los periódicos la noticia que recoge el rasgo de honradez de alguna persona, casi siempre de extracción humilde, que al encontrarse un bolso o una cartera con una sustanciosa cantidad de dinero, lo devuelve a su propietario.


Esta circunstancia no debía de ser noticia por su rareza. Se supone que dentro de las cualidades innatas del ser humano se encuentra la de la honradez. Lo que es mucho suponer.


Dice la RAE que honradez es: “rectitud de ánimo, integridad en el obrar”, pero si buscamos un poco más, nos encontramos otra definición más amplia; honradez: “modo de comportarse que cumple con el deber respetando la ley, sin beneficiarse ni beneficiar a otros irregularmente”.


¿A qué me suena esto? Las noticias del mundo político, laboral, económico o comercial, parece que están reñidas con la honradez. El común de los mortales, un día tras otro, pasamos vergüenza ajena de lo que pasa a nuestro alrededor. Nos movemos en un mundo manipulado por los mangantes que deshonran a nuestro país. Dimiten ante lo evidente y siguen poniendo las manos en el fuego los unos por otros. Seguro que llevan guantes ignífugos; si no hace mucho tiempo que las habrían perdido.


La buena noticia de hoy la tomo del diario LA OPINIÓN DE Málaga: Un ciudadano holandés de 46 años ha recuperado un bolso de mano de una marca de lujo con 5.575 euros que dejó olvidado en el carro de la compra de un supermercado de Estepona, gracias a que lo encontró un trabajador del establecimiento. La encargada del supermercado acudió a la Policía Nacional para entregar el bolso, que además del dinero contenía un pasaporte holandés, documentación que permitió identificar a su dueño, un vecino de Estepona de 46 años, según ha informado la Policía en un comunicado.

El hombre, que hasta el momento no había denunciado la pérdida del bolso, fue localizado en Holanda, y hace unos días acudió a la Comisaría de la Policía Nacional en Estepona, donde le fue devuelto. La Policía ha destacado la actitud del trabajador que encontró la billetera que contenía 5.575,30 euros, al que ha definido como "vecino ejemplar", y le entregará un reconocimiento”.


Nada que añadir, taxistas, empleados, camareros, gente corriente a la que no hemos votado, están dando sopas con honda a otros que debíamos de haber botado hace mucho tiempo. Esta gente corriente es mi buena noticia de hoy.

Artículos del autor

​Hoy habla todo el mundo de ese bendito barco que surca el Mediterráneo para librar del hambre o de la muerte a ese grupo de hermanos nuestros que solo han cometido el delito de nacer en un sitio lleno de pobreza.
​Me he sentido agradablemente sorprendido por la noticia, publicada en diversos medios, que recoge el apreciable ascenso del número de trasplantes realizados en Málaga, lo que me ha permitido considerarla como la buena noticia de hoy.
Necesitamos que alguien fallezca, sufra una desgracia o caiga defenestrado de su empleo para que hablemos de él (o de ella) de una forma positiva.
​Cuando algún familiar amigo o conocido utiliza para saludarme la frase retórica “como estás”, siempre respondo de la misma manera, totalmente consciente de lo que digo: “vivo… que ya es mucho”.
​Con esa decisión hemos puesto una pica en Flandes y nos consideramos en posesión de la verdad absoluta que amenazamos dejar caer sobre la cabeza del otro.
Cada día nos desayunamos con alguna circunstancia que nos pone al borde del precipicio político o económico y llega el momento en el que nos deja de ocupar y, mucho menos, de preocupar. Vivimos en una jungla urbana en la que se suceden las escaramuzas.
​Personalmente las paso canutas. Mis interlocutores sonríen con suficiencia al notar mi incapacidad de transmitir mis deseos de gozar de esa fe que poseen algunos de mis amigos e intuyo yo mismo. Finalmente, les hago ver la diferencia entre la fe y la certeza. La fe es un salto al vacío que hay que dar.
Como fácilmente podrán deducir, no se trata de una buena noticia. Parecía que se estaba consiguiendo la desaparición de estos brotes, mientras tienen detectados de momento más de medio centenar de casos en evolución por ahora.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris