Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La buena noticia   Black Friday   Lenguaje  

Viernes negro

Para los que no estamos muy “al loro”, el “black friday” nos suena a título de una película de terror
Manuel Montes Cleries
domingo, 25 de noviembre de 2018, 13:11 h (CET)

Entre las muchas costumbres que nos están invadiendo desde los Estados Unidos de Norteamérica, destacan los puñeteros “Halloween” y ahora el “Black Friday”. El primero de ellos no tiene ni pies ni cabeza, el segundo, que es el más americano de todos, se celebra el viernes siguiente al “Día de acción de gracias”, con el pavo y la reunión familiar preceptiva, que nos han metido de calzo en todas las películas yanquis. Con este día se inician las rebajas.


Cuando éramos jóvenes, la generación de la posguerra, fuimos aleccionados del miedo a la invasión del comunismo, al que nos hacían temer como a una rama verde o una alpargata maternal. Mientras, nos metieron de rondón el consumismo, que ha sentado plaza entre nosotros para siempre. Este es verdaderamente peligroso. Compramos muchas cosas sin necesitarlas, tan solo con el aliciente de que son ¿baratas?


Las rebajas, en tiempos pasados, se realizaban para liquidar aquellos productos que iban a quedar antiguos, descatalogados o con pequeños defectos. Aunque en mis tiempos de vendedor ya había una serie de artículos que se confeccionaban expresamente para las rebajas. En fin, sistemas comerciales de venta.


Lo del “viernes negro” tiene sentido, sobre todo en nuestras carteras. Son unas fechas en las que las cuentas corrientes pasan del negro al rojo y las tarjetas en vez de echar dinero de los cajeros… te insultan directamente. Las ventas por Internet se disparan y a ver como podemos cambiar unas zapatillas deportivas que te han mandado de otro color y tres tallas más pequeñas compradas por la red en la China continental.


Lo de este año es demasiado. He visto ofrecimientos de rebajas en un conocido “polvero” malacitano. Los ladrillos y el cemento a precio de saldo. En una entidad bancaria me han ofrecido “condiciones especiales para un “plazo fijo”. Casas y pisos de oferta. Coches a precio de bicicleta. Centollos a precio de sardina. Jamón a precio de mortadela. Me ha faltado una oferta de tiritas y aspirina en la farmacia.


Y lo peor se trata de que a partir de ahora ya viene todo seguido. Tendremos que empeñar la paga extraordinaria de junio -porque la de ahora ya está machacada- para pagar los regalos que se avecinan, las comidas extraordinarias de Navidad, los amigos invisibles, los reyes magos, la cena de fin de año, la excursión a esquiar, los ropones de fiesta, etc.

Mi buena noticia de hoy es que aun nos quedan los menús a 8.50, los ahorrillos de los abuelos y los “apúntamelo que ya te lo pagaré” de las tiendas de barrio.


Maldito consumismo. A muchos de nosotros nos va a coger “con-su-mismo” coche, “con-su-mismo” traje y “con-su-mismo” estado de “tiesura”. Mi buena Noticia es que vamos a sobrevivir a esta costumbre. A ver que se les ocurre para llenar el hueco entre Semana Santa y el verano. Seguro que se inventan algo para terminar de estrujarnos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Feliz Día del Padre

Reflexiones sobre las características y distintas fechas y modalidades de estas celebraciones

¿Elecciones para llegar a esto? ¿Por qué votamos los españoles?

El gran timo del sistema electoral español

¿Quiénes son los culpables?

“Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo.... y por los mismos motivos” Bernard Shaw

La temible cruzada del gobierno estadounidense contra Julian Assange y Chelsea Manning

Lavarse las manos

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris