Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Vida Universal
El cristianismo originario
Vida Universal
Los animales no son objetos que están a nuestra disposición

Hace unos días pude ver a través de los medios de comunicación una manifestación de cazadores muy molestos con la existencia de un sector de la población, cada vez más grande, que opina que la caza es un asesinato, que los animales son seres vivos que sienten, que hay que respetarlos y no matarlos, y que la actividad cinegética debería prohibirse. A groso modo se podría decir que estaban molestos con aquellas personas que tienen una forma de pensar muy diferente a las suyas.


Yo me hago cargo de que las tradiciones en muchísimas ocasiones nos impiden reflexionar con libertad sobre esto o lo otro, también sobre la costumbre de cazar, pescar y divertirnos con los animales. Sin embargo permítanme expresarles mi opinión al respecto suponiendo que con toda seguridad la mayoría de cazadores de España son católicos, lo que significa que conocen el quinto Mandamiento dado a través de Moisés, que dice: “No Matarás”. Sé que la opinión de la mayoría de católicos, incluso la de las iglesias, es que este Mandamiento se refiere a no matar a personas, incluso es posible que afirmen que su significado es que no se debe asesinar a nadie, lo que da un matiz muy interesante a su interpretación. Sin embargo para mí que soy cristiano, pero ya no católico desde hace muchos años, el Mandamiento “No Matarás” significa sencillamente que no se debe matar, sin buscar interpretaciones que nos convengan más o menos. Es decir en mi opinión no se debe matar ni asesinar a personas, tampoco a animales en los bosques y campos, ni a peces en los mares y ríos, ni toros en las corridas, ni cerdos, vacas, borregos, cabras, conejos para ser devorados por nuestro paladar insaciable. Pues hoy que he aprendido que Dios es la vida en todo el universo, he llegado a la conclusión que lo es tambien en cada animal, lo que significa que tambien debo respetar la vida en cada ser vivo.


Sé que muchos no lo ven como yo, sin embargo me gustaría decirles que los animales no son objetos que están a nuestra disposición, los animales son criaturas de Dios, nuestros hermanos menores. Para los que se consideran cristianos seguro que no les será difícil recordar las siguientes palabras de Jesús de Nazaret: “Aquello que hagáis a la más pequeña de mis criaturas, eso me hacéis a Mí”, frase que tampoco se presta a interpretación alguna.


A lo largo de la historia de la humanidad muchos grandes pensadores, sabios y personas ilustradas entendieron que la evolución del ser humano pasa ineludiblemente por el respeto a la vida de los animales. Lo que significa que el futuro será vegetariano. Para ilustrar lo dicho me gustaría que me permitieran reproducir algunas citas celebres del famoso novelista ruso León Tolstoy, y que luego cada uno libremente saque sus propias conclusiones: “El hombre puede vivir y estar sano sin que tenga que matar animales para alimentarse. Quien come carne se hace culpable del asesinato de los animales sólo para dar gusto a su propio paladar. Alimentarse de carne es un vestigio del primitivismo más grande. El paso al vegetarianismo es la primera consecuencia natural de la ilustración. Mientras nuestros cuerpos sean las tumbas vivientes de animales asesinados, ¿cómo podemos esperar alguna condición ideal en la Tierra?. Si no estás en condición de matar a un hombre, está bien; si no eres capaz de matar a ningún ganado ni a ningún ave, aún mejor; y sí tampoco a ningún pez ni a ningún insecto, todavía mucho mejor. De matar animales a matar hombres hay sólo un paso, y con ello también de torturar animales a torturar hombres. Mientras haya mataderos habrá campos de batalla. El movimiento vegetariano debe llenar de alegría las almas de aquellos que tienen en el corazón la realización del Reino de Dios en la Tierra”.

Artículos del autor

Tras una separación matrimonial, en la mayoría de los casos uno ya no se contenta con estar solo por mucho tiempo, puesto que aquí y allá ya nos está haciendo señas una nueva propuesta.
​Las personas sin sentimientos por la vida y sin conciencia piensan y actúan como robots. Con esas formas de comportamiento destruyen de múltiples maneras todo lo que no les resulta de utilidad ni les sirve
Si decimos: “Me dirijo a los animales con amor”, entonces nos tenemos que preguntar si está nuestra aura como para que el animal pueda percibir la denominada “imagen de olfateo” correspondiente.
La presencia sencilla y humilde de este gran hombre impidió, y todavía sucede en la actualidad, valorar qué elevadísimo ser estuvo entre los hombres en la Tierra qué elevada tarea llevó a cabo en beneficio de la creación.
Jesús de Nazaret dijo: “Aún tengo muchas cosas tengo que deciros, pero ahora no podríais entenderlas. Cuando venga aquel, el Espíritu de la Verdad, Él os guiará a toda la verdad”. Esta promesa se está cumpliendo desde hace más de 40 años.
​Las instituciones que se denominan Iglesias y sus creyentes han conmemorado durante 2000 años la pasión y muerte de Jesús y también celebran la resurrección del Cristo de Dios, pero se han preguntado por qué año tras año simbólicamente vuelven a subir a Jesús a la cruz para crucificarle de nuevo.
​A través del acto redentor de Jesús de Nazaret en la cruz, se evitó una disolución ulterior de todas las formas. Cristo no murió como un cordero de sacrificio para un Dios iracundo, como lo exponen las Iglesias, sino que Él murió en la fidelidad de Su tarea ante el Padre, porque los hombres no aceptaron Su mensaje.
Si afirmamos esto en nosotros, porque en lo más interno de nosotros está el Yo Soy, porque nosotros somos el templo del Espíritu Santo, alcanzamos paulatinamente el sosiego y obtenemos seguridad interna, que paso a paso nos permite reconocer los problemas, las cosas y los acontecimientos a la luz de la verdad.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris