Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Crítica literaria   Marian Torrejón  

Estreno con salvoconducto

La valenciana Marian Torrejón debuta en esto de la literatura y se queda en esa tierra media de los artesanos de la literatura, pero más cera del cielo que del infierno. “Limones dulces” se salva de las piscinas vacías y las hogueras. Y eso es mucho para un estreno. Para alguien que ha escrito su primer libro de relatos
Luis Borrás
viernes, 8 de junio de 2012, 09:42 h (CET)

limones dulces, marian, libros
En esto de la literatura hay un mucho de trastienda. Un mucho de tiempo libre para acudir a presentaciones y conferencias; para trasnochar en las post-presentaciones, saraos y besamanos; para las relaciones públicas, hacerse visible en foros, comentarios en blogs, forjarse un nombre. Groupie, amante, novia, mujer o hija de alguien. Padrinazgo, capilla, amiguismo y alumno de escuela de escritores. Aunque nunca la verdad es absoluta y universal y siempre tiene alguna o varias excepciones.

Y en esto de la literatura hay también un cielo y un infierno; pero sobre todo hay un mucho de tierra media; templada tierra de nadie entre dos puntos equidistantes.

Marian Torrejón debuta en esto de la literatura
y se queda en esa tierra media, pero más cera del cielo que del infierno. “Limones dulces” se salva de las piscinas vacías y las hogueras, del arrepentimiento y la sospecha. Y eso es mucho para un estreno. Para alguien que ha escrito su primer libro de relatos.

Hace poco escribí que la perfección es el más falso de todos los mitos. La perfección es una dirección obligatoria, un imperativo. Y una rareza, algo excepcional, pero posible. No hace falta que todo, absolutamente todo, resulte perfecto. Basta con que un par de veces, tres, cuatro si hay suerte, venga hasta nuestro rincón y nos cuente una historia. Es caprichosa, va y viene; y en el entreacto vendrá otra que hable un idioma que no entendemos, que no sea como ella, que nos haga echarla de menos. La hemos visto, la reconoceremos entre la multitud y el ruido. No aceptaremos sucedáneos ni copias; la lectura, acto solitario sin guardaespaldas; es el más inmisericorde de los tribunales 

Hoy en día comprar un libro es un deporte de riesgo; comprar una papeleta en una tómbola. Te puede tocar un premio gordo, pero también una pepona de trapo.

Quizás el valor del premio dependa de los gustos de cada uno. Hay muchos que adornan su casa con las filigranas que venden en los chinos. Yo busco en el relato el subidón, el asombro de lo brillante, la resaca dulce de la borrachera. La busco a ella. Y el estilo de Marian es más de seducción tranquila. Aunque eso no quiere decir que sea insustancial. Marian es la técnica, el perfeccionismo y el esfuerzo de una alumna aplicada. Marian escribe y cumple las normas, respeta el método y el procedimiento, deja al lector las claves para resolverlo, la teoría bien aprendida sobre cómo debe hacerse y qué debe contener un relato. No arriesga, no hay intensidad, es correcta, geométrica, fría; pero tiene capacidad, destreza y habilidad y eso le ha permitido escribir unos cuantos relatos sobresalientes, círculos perfectos trazados desde las palabras: “Fancy?”, “El cuaderno esmeralda” y, sobre todos, “Eso no es nada”. Los mejores relatos de este libro porque son los más sentimentales, los que más duelen, porque resultan los más profundos, los más auténticos. Y junto a ellos unos cuantos realmente notables: “Limones dulces”, “Kaputt”, “Dos salas” y “Sesión de terapia”. Y eso para un primer libro de relatos es un salvoconducto.

Marian forma parte de los artesanos de la literatura, los sastres de corte sobrio y académico. Buenas ideas correctamente narradas y expuestas, pero a veces pálidas, inocuas, anémicas y otras fallidas, insuficientes o malogradas. Pero cuando acierta lo hace de pleno, con total contundencia. Describe la emoción sin estridencias, con contención y sencillez, pero con una verdad que nos hace la historia reconocible, humana, cercana, próxima, posible, hiriente, auténtica. Un lugar, un gesto, un objeto, lo que no se ha dicho. El dolor se transmite y hace real, físico, venenoso. Nos alcanza de lleno, nos quema, se nos clava dentro.

Marian Torrejón. “Limones dulces”. 90 páginas. Editorial Certeza. Zaragoza, 2012

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Pohema: Alarido llevándose una (s) historia

Mi Bitácora de Futuro

La poesía hermética de Jorge A. Rodríguez y Morgado

Su asiduidad como investigador y su disciplina para escribir son cualidades que le hacen sobresalir

Transitando lo oscuro

Relato breve

Laura Chica nos presenta su última novedad literaria

"Confía" desembarca en Madrid

¡Las artes y su verdad relativa!

Mi bitácora de futuro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris