Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Internacional
Etiquetas:   UCRANIA   Revolución   Euromaidan   Rusia   Aniversario  

​La Revolución Euromaidan, la rebelión popular que conmovió la geopolítica Europea

Ucrania marca el octavo aniversario de La Revolución de la Dignidad
Oleg Chupryna
martes, 21 de diciembre de 2021, 10:05 h (CET)

Estos dias Ukrania esta marcando el octavo aniversario de La Revolución Euromaidan, una rebelión dramática y sangrienta también conocida como la Revolución de la Dignidad. Podría decirse que fue uno de los eventos cruciales de la historia contemporánea que desencadenó muchos procesos en la política internacional actual. Las tensiones actuales entre Occidente y Rusia han sido uno de esos procesos.


En primer lugar, la revolución puso fin al régimen político del presidente pro-ruso Víctor Yanukovitch, un régimen que fue inmensamente corrupto y que rápidamente se deslizó hacia la autocracia. Euromaidan también le dio a Ucrania un impulso potente que permitió al país finalmente establecerse en el camino de la democracia y la europeización. 


La revolución seguramente marcó la separación final de Ucrania después de más de trescientos cincuenta años de dependencia de la autocrática vecina Rusia. Entonces, ¿cómo empezó la Revolución de la Dignidad? Comenzó como unas protestas masivas provocadas por la repentina e inesperada decisión anunciada por el gobierno del presidente Viktor Yanukovich el 21 de noviembre de 2013 de no firmar un Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea. El gobierno argumentó que la decisión de no firmar el Acuerdo con la UE era puramente económica y que el acuerdo necesitaba ser mejorado. Pero aquella explicación no había satisfecho a muchos ucranianos, ya que no parecía ser cierto. El hecho es que los equipos de negociación de la UE y de Ucrania habían trabajado intensamente y escrupulosamente en el Acuerdo durante varios años, durante los cuales tuvieron treinta y nueve rondas de negociaciones. Por lo tanto, muchos creían que la verdadera razón por la que el gobierno de Yanukovych se negó a firmar el Acuerdo parecía ser política.


Rusia, antiguo maestro imperial de Ucrania y todavía país de mentalidad imperial, había expresado constantemente su desaprobación de la aspiración ucraniana hacia su integración en Europa occidental. El Kremlin vio el Acuerdo entre Ucrania y La Unión Europea como una amenaza a sus intereses geopolíticos en su "patio trasero". Enseguida del anuncio del gobierno la noche del 21 de noviembre de 2013, cerca de mil quinientos activistas de la sociedad civil y políticos de la oposición se reunieron en Maidan Nezalezhnosti (Plaza de la Independencia) en Kiev para protestar por la decisión. Muchos ucranianos sintieron que el gobierno traicionó sus aspiraciones hacia la integración con Europa. Por lo tanto, el movimiento recibió el nombre de Euromaidan. Al día siguiente, miles de ucranianos ya protestaron en muchas ciudades por todo el país. Mientras en la capital, más de cien mil manifestantes ocuparon el Maidan y se instalaron las carpas. La gente exigía cambiar la decisión y firmar el acuerdo tan esperado en la próxima reunión de la UE en Vilnius el 29 de noviembre de 2013. Pero sus demandas cayeron en saco roto, y aunque el presidente Yanukovich fue a la reunión de la UE, no firmó el documento.


Profundamente decepcionados la mayoría de los manifestantes desmantelaron su campamento en el Maidan y se fueron a casa. Sin embargo, no todos abandonaron la plaza y algunos cientos de manifestantes, principalmente jóvenes estudiantes de las universidades de Kiev, decidieron continuar la protesta y permanecieron en el Maidan durante la noche. Luego, en las primeras horas del 30 de noviembre, a alrededor de 4 de la madrugada, la policía antidisturbios "Berkut" los atacó repentinamente y sin provocación, golpeando severamente a los estudiantes y dispersándolos por el centro de Kiev. Muchos jóvenes, ensangrentados y asustados resultaron gravemente heridos y tuvieron que ser tratados en hospitales. La noticia se difundió rápidamente, lo que hizo que la gente se enojara mucho. A primeras horas de la tarde del mismo día, decenas de miles de ucranianos adultos se reunieron en el centro de Kiev para exigir castigar a los responsables de la brutalidad policial. Aún así, nuevamente sus demandas no obtuvieron ninguna reacción significativa por parte de las autoridades. Quizás estas brutalidades contra los estudiantes fueron la "última gota" en la cadena de eventos desde 2010, que demostraron que el régimen se estaba volviendo cada vez más opresivo y corrupto, con un deterioro de las libertades civiles y crecientes abusos contra los derechos humanos.


Finalmente, todo eso llevó a la sociedad a rebelarse contra las autoridades. Por tanto, se inició la nueva etapa de las protestas masivas, esta vez contra el propio régimen de Yanukovich, sistema que en pocos años se había deslizado sustancialmente hacia el autoritarismo. La gran corrupción, como la ‘captura del estado’, el clientelismo y el nepotismo, que aunque había existido antes, se hizo notoriamente evidente bajo la presidencia de Yanukovich. Su clan, el llamado "Semya" (La Familia), expandió significativamente su influencia y riqueza en un período de tiempo muy corto. En particular, el nivel de corrupción y el deslizamiento hacia el autoritarismo no fue del todo inesperado. Viktor Yanukovich, quien en su juventud fue condenado en tres ocasiones por delitos penales y que también pertenecía a un poderoso clan oligárquico de Donetsk, una vez que llegó de ser presidente, inmediatamente comenzó a utilizar la oficina para su beneficio personal y el de su círculo inmediato.


El 1 de diciembre, más de medio millón de personas protestaron en el Maidan y ahí mismo comenzaron a organizarse. El Centro de Coordinación de la Resistencia Nacional fue formado por los líderes opositores del parlamento y activistas de la sociedad civil. Los manifestantes reinstalaron el campamento de carpas en la plaza, ocuparon varios edificios y se organizaron las autodefensas responsables de la protección y mantenimiento del orden en el campamento. También comenzaron a construir barricadas. Sin embargo, todas las demandas de los manifestantes fueron ignoradas por las autoridades del país. Peor aún, durante los siguientes tres meses, el régimen trató de reprimir duramente el levantamiento popular. Aun así, solo tuvo el efecto contrario, y las protestas se hicieron más fuertes tanto en Kiev como en todo el país. 


El movimiento se convirtió en una revolución anti-régimen verdaderamente nacional. Millones de personas que nunca antes habían participado en la vida cívica se ofrecieron como voluntarias para la campaña. Por ejemplo, solo en el campamento de Maidan, miles de personas estaban ayudando a construir las barricadas, recolectaban ropa abrigada, mantas, etc. Dos docenas de cocineros profesionales, con la ayuda de casi cien voluntarios, cocinaban todos los días comidas para los manifestantes. Se establecieron los grupos de medios de comunicación, informática, médicos y muchos otros equipos de voluntarios. Se establecieron la biblioteca y el área de exhibición de arte, allí se llevaron a cabo muchas iniciativas en las artes creativas. Profesores voluntarios de la Iniciativa de la Universidad Abierta de Maidan impartieron clases sobre humanidades y economía. Muchos músicos y cantantes tocaban y cantaban regularmente para los manifestantes. Automaidán, un gran grupo de activistas propietarios de automóviles, se convirtió en una fuerza móvil de la revolución, y con regularidad organizó impresionantes manifestaciones de protesta en toda la ciudad y más allá.


Muchos sacerdotes que representan a varias confesiones, apoyaron firmemente el movimiento y celebraron misas para los manifestantes. La Catedral Mikhailivskiy albergaba el hospital de Maidan, donde decenas de médicos y enfermeras voluntarios asistían días y noches a manifestantes enfermos y heridos. Las mujeres, los jóvenes y otros grupos cívicos participaron activamente en el movimiento. Miles de empresas y millones de ucranianos comunes donaron dinero para apoyar la logística del levantamiento. En total, más del doce por ciento de la población del país participó en las protestas. Los manifestantes procedían de todos los ámbitos de la vida, tanto hombres como mujeres, jóvenes y ancianos, hablantes de ucraniano y ruso o bilingües, personas de diferentes orígenes étnicos, ucranianos, tártaros de Crimea, judíos, armenios, bielorrusos, polacos, rusos y otros. Casi dos tercios de los participantes tenían estudios superiores y más de la mitad no eran de Kiev, sino de toda Ucrania. El alcohol estaba completamente prohibido en el Maidan, y muchos notaron el nivel de cortesía sin precedentes y la ausencia de incidentes de comportamiento antisocial por parte de los participantes.


Los extraordinarios tres meses de protestas y enfrentamientos llevaron finalmente a la fuga de Yanukovich y al cambio de régimen político a fines de febrero de 2014. Fue la amarga victoria por la que más de cien manifestantes pagaron con sus vidas y más de mil personas resultaron heridas. La tremenda determinación, el coraje y autosacrificio combinados con el carácter masivo de la campaña y el alto nivel de autoorganización dieron como resultado la victoria de Euromaidan. 


Hoy, ocho años después de la revolución, Ucrania sigue superando los problemas asociados con la corrupción y un aparato estatal ineficaz, además de estar resistiendo a la agresión híbrida de la antigua metrópoli. Sin embargo, una cosa está clara: la Revolución de la Dignidad marcó la separación final de Ucrania de trescientos cincuenta años de dependencia de la Rusia autocrática. La revolución también le dio al país un impulso que permitió a Ucrania finalmente establecerse en el camino de la europeización por el cual los ciudadanos pagaron un precio tan alto.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Emilio Juan Brignardello Vela expone la importancia del turismo para la economía peruana

Es una de las principales fuentes de ingreso y puestos de trabajo del país

Destacadas ONG advierten que el plan 30x30 “devastará vidas indígenas”

Han publicado una declaración conjunta a las puertas de la COP15 sobre biodiversidad, que se celebra este mes de diciembre

​México, inoperante ante la creciente contaminación marítima

El país carece de mediciones de la polución atmosférica y del agua proveniente de la industria marítima

​Egipto y Grecia avanzan en una innovadora interconexión de electricidad limpia

Un cable submarino transportará 3000 megavatios de electricidad para alimentar hasta 450 000 hogares

​Un nuevo informe de World Vision revela que sólo el 0,07% de la ayuda oficial al desarrollo se destina a acabar con el matrimonio infantil

Según datos de la organización, hay un aumento del 163% de los matrimonios infantiles en los primeros 18 meses de la pandemia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris