Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Nueva normalidad   Pandemia   China  

Menos precio y más distancia

​El modelo de control del coronavirus realizado por China, en unos pocos meses, parece que ha sido muy eficaz
José Manuel López García
viernes, 18 de diciembre de 2020, 12:39 h (CET)

Cada año aumentan los precios de los vuelos y reducen el espacio en el que viaja cada pasajero. Menor precio en los vuelos en avión y más distancia entre unos asientos y otros, porque tienes que ir en un vuelo con las piernas encogidas y no te puedes mover ni dar vuelta, ni nada de nada y eso es además perjudicial para la salud. Además, ya está más que probado que puede dar una tromboflebitis y muchas otras cosas más.

Durante este año que está acabando es evidente que la distancia de seguridad no se está respetando en los vuelos. No es una solución óptima que exista la renovación del aire muy frecuente, porque aunque esté bien, no evita del todo los posibles contagios por coronavirus.

Antes de la pandemia algunos de los códigos de los billetes de avión no son reconocidos por las máquinas del aeropuerto de Barajas y tampoco los DNI.

Esperemos que con la vacuna anticovid podamos viajar con más frecuencia y con libertad. La seguridad en los vuelos es muy importante y si los pasajeros están demasiado juntos y no se respeta la distancia de seguridad todo son problemas. Lo que sucede es que, si los intereses económicos de las compañías aéreas prevalecen sobre el interés general de los pasajeros y de su salud, los gobiernos de los diferentes estados deberían imponer normas que regulen la distancia entre asientos considerando que estamos en un periodo, en el que en los vuelos internacionales pueden viajar personas que, por falsos negativos o por descontrol en sus países de origen, pueden ser positivos por coronavirus.

Con la campaña de vacunación que se está iniciando estos días en el Reino Unido y que, en pocas semanas, comenzará en Europa y buena parte del mundo se va a limitar considerablemente el crecimiento de los contagios en bastantes países, pero no en todos.

Una cuarta parte del planeta o de la población del mismo no va a tener acceso a la vacuna contra el covid-19 y esto debe ser contemplado y valorado. En consecuencia, los aeropuertos y los aviones no deben ser posibles vectores o polos de contagio que puede ser masivo. Antes de subir a los aviones, todos los pasajeros en todos los aeropuertos del mundo, deberían aportar una PCR negativa realizada en las últimas 48 o 72 horas.

El desorden y el descontrol en la verificación de personas que son positivas es una fuente de conflictos e incrementa las infecciones. En relación con los precios de los vuelos considero que los gobiernos deberían poner en vigor unos precios máximos, según los trayectos, para todas las compañías aéreas y de este modo ordenar el caos de precios existentes.

En este sentido, sería conveniente que hubiera un mayor equilibrio y racionalidad en los precios de los vuelos. Y no precios tan dispares y diversos en vuelos con la misma distancia a recorrer, por ejemplo. Los márgenes de beneficios de las compañías aéreas deben estar supervisados, en mi opinión, y no deben ser absolutamente libres.

Y si es necesario, en determinados tipos de vuelos, los gobiernos pueden apoyar a las compañías para que faciliten precios más bajos o asequibles. Esperemos que con la vacunación masiva se pueda volar con más seguridad, aunque está por ver, ya que depende, en buena medida, de la rapidez y efectividad de la misma. Ciertamente, es muy positivo que el gobierno chino haya dado la autorización a la OMS para que investigue en Wuhan el origen de esta terrible pandemia.

La agresiva lucha de China contra el coronavirus les ha permitido volver a la vida normal ya, según parece. No estaría mal que nos dijeran lo que han hecho exactamente para lograrlo. Parece que la disciplina individual y social es la clave junto con unas medidas de control muy potentes a una escala muy amplia y que afectan a prácticamente toda la población. También la utilización masiva, de modo inmediato, de test de diferentes tipos y un confinamiento muy estricto.


El modelo de control del coronavirus realizado por China, en unos pocos meses, parece que ha sido muy eficaz. Y es la clave para que todo el mundo pueda volver a la normalidad. Lo lógico y deseable es que el gobierno chino compartiera con los demás países del planeta sus procedimientos y estrategias médicas y sanitarias para vencer al coronavirus. Es lo esencial. Y también que abran su país más a la comunidad internacional. La vacuna que están utilizando deberían compartirla con todos los países.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​El deporte y el himno español

Esos segundos de personas erguidas en silencio absoluto escuchando el himno nacional en honor a nuestros deportistas españoles son indescriptibles

Cumbre de la OTAN en Madrid, ¿ha resuelto algo?

En España además de palacios y museos tenemos magnificas catedrales que no nos atrevemos a enseñar a los jefes de estado

Repúblicas de ayer y hoy

La organización del estado conocida como República ha tenido infinidad de variaciones en la historia humana

​Los estadounidenses no tienen leyenda negra

Ciertamente no la necesitan, su historia es nigérrima

Médicos

Se han volcado en la lucha contra una situación que sin su dedicación absoluta hubiera desembocado en una auténtica hecatombe mundial
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris