Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Festival de Cine de Sitges   Estrenos   Drama  

CRÓNICA III: Fronteras de lo humano

¿En qué se convierte un ser humano cuando deja de ser dueño de su mente, poseedor de sus recuerdos, habitante de su alma?
Ana Rodríguez
jueves, 15 de octubre de 2020, 09:59 h (CET)

Cuenta Natalie Erika James, la jovencísima directora que debuta en competición oficial con Relic, que el verdadero terror está en presenciar en cómo aquellos que has amado y que te han amado, se convierten en lo otro, lo que está después de uno, cuando la demencia o el Alzheimer roe lo más íntimo de esos seres humanos.

La inestable frontera entre lo humano y lo inhumano, entre lo familiar y lo unheimlich —o siniestro—, permite transitar de una película que arranca con el drama familiar en el centro hacia otra que culmina con el terror de casa encantada fermentado en las podredumbres generacionales de un lugar cuyos habitantes y paredes parecen vibrar bajo el influjo de la misma piedra de locura.

Relic poster digital copy


La degradación mental de la abuela, desaparecida al principio, y retornada a la casa después, donde la esperan para ayudarla hija (Emily Mortimer) y nieta, marca la evolución del propio espacio en un tejido arquitectónico orgánico, que espejea el cuerpo moribundo de la anciana, capaz de esconder en sus paredes estancias tan imposibles como los compartimentos de una mente enferma.

La directora australo-japonesa renuncia a investigar en las raíces más profundas de la oscuridad familiar, dejando por momentos la película al borde de la premisa resultona, pero dirige su opera prima con suficiente pulso, sencillez y seguridad en su manejo de la narrativa fílmica para construir una película sólida en sus emociones y perturbadora en su atmósfera. Si bien destaca más por su saber hacer que por su originalidad, sorprende el final, bastante atípico en el cine de terror. Un cierre que acontece, inesperadamente, después de que la acción termine, sosegado, desnudo y nutrido de la misma cantidad de ternura que de pavor. Un bellísimo homenaje a las representaciones que la historia de la pintura nos regala sobre las tres edades de la mujer: la joven, la madura y la vieja, que desecha la pirueta formal del golpe de efecto último en favor de un cara a cara (de reminiscencia oriental) con la muerte, liberador y extraño, que catapulta la película hacia una poética íntima en la que confluyen emociones e ideas creando en la narrativa ese mismo tejido orgánico del que está hecha la casa y la familia.

RELIC IMAGE copy


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

"The Conjuring: el diablo me obligó a hacerlo"

La nueva y cuarta entrega de la saga se va ahora a lo terrenal. No arriesga, porque no le interesa

​"Un lugar tranquilo 2"

Reseña de "A quiet place part II". "Tu debilidad es mi fortaleza" o el destino de un pueblo en manos de una niña

​Isabel Coixet, Kiti Mánver e Inma Cuesta, galardonadas en la inauguración del Festival de Cine de Alicante

La gala, presentada por Luis Larrodera, ha dado un repaso a la programación del certamen que llenará durante una semana la ciudad de actividades

Otra ronda

Sin duda las historias de Thomas Vinterberg apelan a hacerse preguntas sobre la moral que subyace bajo el comportamiento humano

Una película sobre los crímenes de Alcàsser inaugura el Festival de Cine de Alicante

"75 días" es la ópera prima de Marc Romero
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris