Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Agricultura   Valencia   Comunidad Valenciana  

La destrucción de la huerta

Seamos consecuentes, con nuestra manera de ser, vivir y actuar
Manuel Ibañez Ferriol
@manuelvcia
sábado, 28 de septiembre de 2019, 11:32 h (CET)

Somos muchos los que tenemos en la Huerta Valenciana, nuestro porqué, nuestra vida y existencia. Asistimos al deterioro y la destrucción de los parajes huertanos, incluyeno el derribo de las construcciones más tradicionales como las alquerías, masías y barracas. Nuestros campos, sufren la total desprotección de las autoridades políticas de cualquier signo -ya sean de derechas, izquierdas o regionalistas-, no les preocupa que la piqueta destruya lo que nuestros antepasados nos legaron. Estamos en un momento, en el que solo por apariencia, se dice “defender la huerta”, pero la realidad, es muy distinta.

Valencia, siempre ha sido huertana. En sus tierras se han cultivado las mejores flores, frutas y verduras del mundo, y nuestros animales, han podido comer el mejor de los “forrajes”, natural y de la calidad más alta. Los peces de nuestra querida “Albufera”, han saboreado las semillas y hierbas que les proporcionaban los cultivos, sobre todo del “arroz”, una de las estrellas de la huerta valenciana. Nuestras aves -patos, teuladís, gorriones, pollos y gallinas-, han sido “alimentados” con los productos huertanos mas ricos y saludables. Menuda diferencia, cuando comes un sencillo “huevo” de una gallina criada al “aire libre huertano”.

¿Por que nos seguimos empeñando, en destruir las tierras de nuestros antepasados? Valencia, es “a su Huerta” lo que Cuenca es a sus “casas colgantes”. Estamos actuando en contra del progreso, de nuestras costumbres, tradiciones y todo lo que tiene que ver con nuestro mundo huertano. Renunciar a su conservación, es atrasar en nuestros planteamientos de defensa del primer sector productivo. ¿A quien favorece? ¿Al falso progreso? ¿A la nesfasta especulación urbanística o constructora? ¿Al deseo sistematico de hacer desaparecer todo lo que tiene que ver con Valencia y su vida?

Estamos destruyendo nuestra particular “gallina de los huevos de oro”, porque la huerta, produce la riqueza más grande que todo ser humano pueda tener o ambicionar. Hay que saber respirar el aire de nuestros campos, hemos de mezclarnos con ellos, vivirlos, sentirlos y sobre todo “saborear los ricos productos que nos brinda” de forma gratuita. Si lo cuidamos, defendemos y preservamos, estaremos contribuyendo a paralizar el “cambio climático”, ya que los terrenos huertanos, son esenciales para el ciclo de la vida y las temperaturas y lluvias, no como las torrenciales que hemos sufrido. Si destruimos la huerta y no cuidamos nuestros bosques -otro elemento que se destruye por culpa del progreso-, estaremos abocados a seguir teniendo un clima, diferente, distinto y cambiante.

En estos días, de nuevo, por culpa del mal llamado “avance”, estamos asistiendo a la ruptura de los elementos que conforman nuestro paisaje huertano. La violencia generada por los mandos de la seguridad estatal, han hecho que nuestros espacios naturales, se vean desprotegidos una vez más. Solo las personas cabales, que aman nuestra huerta, han sabido “enfrentarse” al poder de la especulación, de la piqueta, de la destrucción de todo lo que es más nuestro. ¿Dónde están los que dicen defender la Huerta Valenciana? ¿Dónde se meten los políticos, que no salen a proteger lo que es nuestro?

Seamos consecuentes, con nuestra manera de ser, vivir y actuar. Y nunca contribuyamos a la destrucción de lo que es más nuestro: la huerta y todo lo que la rodea. ¡Que no nos engañen y mientan con falsas palabras!. VALE.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Puigdemont, no te dejes detener todavía, por favor

Domingo Sanz

La conquista de la apatía

Venancio Rodríguez Sanz

​Laicidad positiva

Jesús Domingo Martínez, Gerona

​Signo de inmadurez e irresponsabilidad

Pedro García, Gerona

Hay una tarea abierta

Jesús D Mez Madrid, Gerona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris