Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Jorge Hernández Mollar
Artículo de opinión
Jorge Hernández Mollar
“Para un socialista es difícil ir hablar de cañas. ex y berberechos”, Carmen Calvo

Ya  advertí hacia el final del segundo acto y en mi último artículo sobre “Mi reflexión electoral”, que la campaña se iba a convertir en la madre de todas las batallas y que sus prolegómenos anunciaban una lluvia de lodo y cenizas que, como se ha visto, además de dejar petrificados a algunos candidatos, ha provocado una explosión y estampida de votos que han buscado refugio en la ciudad abierta, acogedora y libre que es Madrid, de la mano de Isabel Ayuso.


Desde la experiencia de haber sido candidato o responsable de campaña, es muy difícil dar crédito al cúmulo de despropósitos e incluso disparates en los que han incurrido los dos partidos coaligados en el gobierno nacional y sus dos candidatos Pablo Iglesias y Angel Gabilondo. Estos dos actores han representado la versión más cómico-dramática de la función teatral que siempre adorna a una campaña electoral.


Que unos matones del ex vicepresidente del gobierno se dedicaran a zurrar a la policía y a los asistentes a un acto electoral  en Vallecas, era ya el preludio de la desesperación que rodeaba a las huestes del proletario/capitalista Iglesias, residente en una de las zonas  más adineradas de la capital madrileña, como es Galapagar y que está en las antípodas de una de las zonas más obreras y populares de Madrid, como es Vallecas. Los vallecanos supieron dar el 4 de Mayo, una respuesta muy contundente a los agresores y al partido que los contrató.


Pero cuando la parodia alcanza su grado máximo de esplendor es con la supuesta  amenaza a la candidata y Ministra de Industria y Turismo Reyes Maroto, con un sobre que contenía una navaja ensangrentada. La ínclita Adriana Lastra, gritaba “¡no vais a pasar, no vais a pasar! ¡Se acabó, se acabó! “Hay que frenarlos, llamo al pueblo de Madrid: hay que frenarlos”.


Pablo Iglesias, por su parte decía: “ya está bien de amenazas fascistas” y la candidata Maroto: “los demócratas estamos amenazados de muerte si no paramos a Vox en las urnas”. El resultado de la investigación fue que la navaja estaba impregnada de kétchup y el autor era un esquizofrénico. Las risas y el carcajeo resonaban atronadoramente en todos los rincones de España.


El masivo envío desde Cataluña y Madrid de sobres conteniendo balas al Ministerio del Interior, a Díaz Ayuso y a Rodríguez Zapatero ha sido uno de los episodios más chuscos que se ha vivido en la campaña. La Policía y Mossos siguen investigando, pero un mar de sospechas se cierne sobre la intención y la veracidad de tales amenazas. El coro de la Parodia, del que las voces más relevantes fueron la del Ministro Marlaska y la de la propia Directora General de la Guardia Civil, vociferaban en un acto electoral contra los enemigos de la libertad y de la democracia… toda la Seguridad del Estado al servicio de un partido político. Algo inaudito e incomprensible en una democracia europea.


Por otra parte el siniestro Pedro Sánchez que padecemos, se ha superado a sí mismo, protagonizando un vaivén de incoherentes actuaciones que han desarbolado a su candidato hasta el propio padecimiento físico. Angel Gabilondo es catedrático de metafísica y una de las ramas de la metafísica es la ontología, que en palabras de Aristóteles, es la ciencia que estudia al ser en cuanto tal.


Creo que el próximo trabajo del Sr. Gabilondo podría consistir en dirigir una tesis para realizar una investigación ontológica sobre el ser que habita en la Moncloa, y así descubrir la claves y motivaciones  del comportamiento, tan dañino y perjudicial para  la sociedad española, que tiene este presidente del gobierno.


Del coro ministerial habría que destacar el papel  trascendental que ha jugado en la derrota socialista la Ministra de Hacienda María Jesús Montero. El éxtasis de la Parodia se produce cuando se conoce su intención de suprimir la declaración conjunta del Impuesto sobre la Renta. Rasputín Redondo no encontraba agujero donde ocultarse, Sánchez desaparecido y Gabilondo, que se había comprometido también a no subir los impuestos, con la mirada extraviada.


Animado a formar parte del coro que iba alimentando el tono burlesco y zafio de la campaña que venía realizando el socialismo sanchista y su socio comunista, entra en escena el grotesco gurú José Félix Tezanos que, además de insultar a la candidata y presidenta Isabel Díaz Ayuso en un libelo infamatorio, manipula indecentemente la encuesta del CIS a favor del Partido Socialista. Ni el fugado Sánchez ni el mismo Tezanos se han dignado todavía a dar una explicación de tan censurable y prevaricadora conducta…


Lo cierto es que después de una inteligente y exitosa campaña, avalada por su anterior gestión de gobierno, Isabel Díaz Ayuso rompe moldes y se proclama ganadora de las elecciones con el mayoritario apoyo de los madrileños, entregados a la ilusión y confianza que han despertado la claridad de sus mensajes para afrontar los difíciles retos que debe afrontar en los próximos dos años.


Reacción de los perdedores: Carmen Calvo: “para un socialista es difícil ir  hablar de cañas. ex y berberechos”; Monedero: “el que cobra SMI y vota a Ayuso “está alineado”; Edmundo Bal: “Estamos ante un mal resultado que no solo es para Ciudadanos, lo es también para Madrid y para los españoles”. El coro, primero llama “tabernario” al votante madrileño y luego les afea y recrimina su capacidad de elegir…es la Parodia de la democracia en estado puro.


Reacción de Isabel Díaz Ayuso: “Esta victoria marca tendencia y es un cambio de rumbo”, “tengo la sensación de que es un voto prestado y que hay muchos ciudadanos que nos han votado por una situación determinada”. Humildad, determinación y convicción han sido las claves de su éxito. Una vez más el Partido Popular ha ganado las elecciones en la Comunidad de Madrid, el estado de alarma para Sánchez ya ha comenzado.

Artículos del autor

No es necesario haber sido un político comprometido y muy activo durante los apasionantes años de la transición, para poder afirmar, como cualquier ciudadano, que esta campaña para las elecciones de la Comunidad de Madrid nos ha enseñado la cara más negativa y zafia de la actual izquierda española.

Nos estamos acostumbrando a vivir en dos mundos contrapuestos pero interrelacionados, porque la ruptura de barreras espaciales aproximan  la realidad física a la apariencia de la realidad.

“Dos de los  capítulos más chuscos y burlescos de este gobierno: el caos cósmico que ha organizado con las vacunas  la recién estrenada Ministra de Sanidad Carolina Darias, logrando  superar el desbarajuste de las mascarillas su antecesor Illa  y la campaña electoral de Madrid…”

La crucifixión era uno de los castigos más brutales que el hombre ha utilizado a lo largo de la historia. Atado o clavado en una cruz de madera, el condenado sufría una terrible agonía física y mental hasta su muerte.

Entre la pandemia coronavírica y el sainete burlesco de la vida política española, la parodia nacional, es lo más parecido al espectáculo diario que nos ofrece esta nueva generación de dirigentes y representantes públicos. Situémonos en un escenario teatral de la antigua Grecia.

El Papa Francisco hizo referencia a estos mártires del siglo XXI: “Que el recuerdo de su sacrificio nos inspire para renovar nuestra confianza en la fuerza de la Cruz y de su mensaje de perdón, reconciliación y resurrección.” El Papa con su presencia física en un lugar sagrado donde el fanatismo religioso ha inflingido tanto dolor, ha querido recordar a toda la Iglesia universal que frente al odio y al daño que causa, solo cabe la confianza en la fuerza de la Cruz, aunque algunos estén empeñados en enterrarla o hacerla infructuosamente desaparecer.

Parece que el coronavirus, en algunos aspectos, se ha convertido en aliado de la avanzada tecnología. Antes de la epidemia, el teletrabajo, por ejemplo, se veía más como una posibilidad de ir modernizando el proceso de producción de una empresa que como una necesidad inmediata.

Sin minusvalorar la gravedad de la epidemia, lo cierto es que la machacante repetición diaria de datos, la descarada manipulación de los mismos (la más flagrante, la de los fallecidos) y el impúdico partidismo propagandístico de portavoces tan desacreditados como Fernando Simón o el propio Ministro Illa han causado más desasosiego que tranquilidad y confianza en la propia gestión del gobierno como hubiera sido su obligación.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris