Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Jorge Hernández Mollar
Artículo de opinión
Jorge Hernández Mollar
Aquellos que utilizan la mentira para “gobernarnos” se sirven del miedo con que previamente nos han inundado

No parece que hayamos iniciado el año con buen pie. Una vez agotada la atención de los medios de comunicación en el volcán de la isla de La Palma y en los graves perjuicios que su larga actividad ha originado en las viviendas, colegios, plataneras o en la vida de sus habitantes, se ha producido un apagón informativo y el volcán ha dejado de existir.


Por otra parte el alfabeto griego ha inspirado a los profetas apocalípticos de la OMS que preside el eritreo Tedros Adhanom, para bautizar con el nombre de Omicron a ese nuevo bichito maligno que ha parido el virus Covid-19. Este nuevo enemigo ya ha conseguido que en el 2022, la humanidadno se olvide de que el ángel exterminador esté presente en nuestras vidas y que el caos nos seguirá afectando si no conseguimos aislarlo de nuestras mentes.


Es urgente pues, que recuperemos el sosiego y el sentido común. Ni el miedo ni la mentira deben dominar nuestras voluntades. No podemos ni debemos aceptar la mentira como “locutio contra mentem” o de lo que se expresa contra el pensamiento, como lo definía Santo Tomás de Aquino. Aquellos que utilizan la mentira para “gobernarnos” se sirven del miedo con que previamente nos han inundado. “El miedo se puede convertir en nuestro gran enemigo y perturbar nuestra percepción de la vida. Decía Tito Livio, “el miedo siempre está dispuesto  a ver las cosas peor de lo que son”, (Marian Rojas). 


No estaría de más que para este nuevo año que acabamos de iniciar racionalizáramos nuestros canales de información. Que huyamos de los vendedores de bulos; de los falsos expertos; de los tediosos informativosque manipulan nuestras mentes o de quienes solo venden productos caducados y de baja calidad en tertulias y foros televisivos.


Por el contrario busquemos la verdad en la sabiduría de los verdaderos científicos, en la lectura de escritores y periodistas honestos y rigurosos o escuchemos aquellas opiniones e informaciones que se sustenten en la realidad y veracidad de los hechos que nos transmiten.


No sirve de nada ocultar las enormes dificultades y peligros por las que atraviesa hoy la humanidad en el campo de la salud, la economía o los valores éticos y morales. Solo si los afrontamos desde la verdad y  la libertad, podremos evitar que  el miedo nos atenace y como bien señala la psiquiatra Marián Rojas, que pueda perturbarla percepción de nuestras vidas y la paz personal y colectiva.

Artículos del autor

Les confieso que en este nuevo año que estrenamos, era mi propósito despegarme del decepcionante y frustrante clima político que estamos sufriendo y de la insoportable presión vírica que padecemos, para ocuparme de cuestiones mucho más inquietantes que están abocando a nuestra sociedad a un vertiginoso destino sin un horizonte definido en el escenario nacional e internacional.

El año 2021 será despedido entre una mezcla de tristeza y esperanza. Nos acercamos ya al final de 12 meses, 365 días y 8.760 horas de vivencias personales, familiares y sociales.Durante este año han ocurrido acontecimientos realmente impactantes para nuestra vida individual y colectiva en la aldea global que habitamos.

Durante la  inauguración de la iluminación para la Navidad de la ciudad de Vigo, su exultante regidor Abel Caballero desveló que desde la Estación Espacial Internacional se observaba la poderosa luminosidad que proyectaba y que sus tripulantes “estaban deslumbrados porque la luz de la Navidad ocupaba todo el espacio”.

Acabamos de celebrar la fiesta civil que conmemora el 43 aniversario de nuestra Constitución y casi sin solución de continuidad, el 8 de Diciembre, celebramos también una de las festividades religiosas más entrañables y queridas entre la población mayoritariamente católica de España: la Inmaculada Concepción.

Los que hemos tenido la gran fortuna de disfrutar de una España próspera, democrática y respetuosa con los derechos y libertades de los ciudadanos desde el gran hito histórico de la transición, no podemos ocultar hoy un sentimiento de preocupación e incluso de temor ante los vientos revolucionarios que amenazan desmantelar el orden constitucional que ha cimentado una convivencia entre españoles que ha sido modelo para numerosas naciones del mundo.

Andalucía está padeciendo este mes de noviembre unos sobresaltos que ensombrecen, de una manera u otra, el optimismo y la alegría que el prolongado verano y el ansiado turismo había proporcionado a los empresarios del sector y a las maltrechas economías familiares, víctimas de la cruel pandemia que tanto sufrimiento nos ha causado durante casi dos años.

No hay duda de que durante este mes de noviembre han sucedido en Andalucía dos acontecimientos políticos de una gran relevancia para el futuro de su gobernabilidad. Por una parte el PSA, ha renovado su cartel electoral con el sevillano Juan Espadas y el PPA ha ratificado al malagueño Juan Manuel Moreno para intentar prorrogar un nuevo mandato en el Palacio de San Telmo.

La canciller alemana Ángela Merkel dice adiós tras 16 años al frente de la nación más poderosa e influyente de la Unión Europea. No solo a Alemania sino también a toda Europa sumida en una crisis de liderazgo y en una incertidumbre política desconcertante. El sueño europeo que apasionó a grandes políticos de la postguerra como Adenauer, Monnet, Churchill, Schumann o Spaak entre otros, se diluye con la desaparición de Merkel de la escena política europea.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris