Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Trascendencia

¿Qué significa trascendencia que es producto de la evolución irracional?
Octavi Pereña
viernes, 24 de agosto de 2012, 07:06 h (CET)
XL Semana entrevista a Karen Armstrong, ex monja que colgó los hábitos en una crisis de fe. En la conversación con el periodista aparecen diversas cuestiones de naturaleza religiosa que pienso merecen ser comentadas para sacar de la confusión al lector.

Afirma: “En el ser humano siempre ha existido una tensión entre el cerebro reptiliano, egoísta, y el neocórtex, altruista”. Para Armstrong, el comportamiento humano es una cuestión biológica heredada de cuando éramos reptiles, “que solamente piensa en comer, luchar, huir y reproducirse”, y gracias a la evolución hemos desarrollado un cerebro “nuevo” y compasivo. Según este concepto el comportamiento humano es una consecuencia biológica que no tiene nada que ver con la responsabilidad moral. El determinismo a ultranza niega la responsabilidad personal en el comportamiento. Esta filosofía choca frontalmente con la enseñanza bíblica que dice que el ser humano es responsable de lo que hace y que será premiado o castigado según sea la naturaleza de los hechos. Pienso que el determinismo biológico es el causante de la grave crisis que padecemos ya que apenas aparecen personas que entonen un mea culpa por la situación a que hemos llegado. Además, pienso que si decimos que es la evolución que nos gobierna, no es de extrañar que impere la cultura del mínimo esfuerzo y de los muchos derechos y pocas obligaciones. Por otro lado, si no hemos de rendir cuentas a nadie que esté por encima de nosotros, comamos y bebamos que mañana moriremos.

La respuesta que Karen Armstrong da a la pregunta que le hace el periodista: ¿Está Dios perdiendo terreno?, responde: “Sólo en Europa occidental. El resto del mundo es cada vez más religioso. Pero no todas las interpretaciones de la religión son buenas…Hay gente que hace mucho ruido”. La ex monja desea la paz universal. ¿Quién es que no la desee? Cuando se le pregunta ¿como se consigue esta utopía?, responde:”Hay una regla de oro en todas las religiones mayoritarias: la compasión. Tratar a los demás como te gustaría que te tratasen a ti”. Si el Islam es una de las religiones mayoritarias que enseña compasión, ¿cómo es que en nombre de la religión actúe de manera tan poco compasiva? ¿Por qué condena a las mujeres violadas y no se hace lo mismo con los violadores? ¿Por qué condena a las mujeres que han tenido relaciones sexuales consentidas fuera del matrimonio y no se condena a los hombres con los que las han tenido? ¿Por qué en nombre del honor familiar la familia condena a muerte a la mujer que ha sido violada y no se hace lo mismo con el violador? ¿Es que éste no trae deshonor familiar? ¿Por qué se condena a pena de muerte al musulmán que abandona el Islam al convertirse a Cristo? ¿Por qué se prohíbe que un extranjero pueda hablar de Cristo a un musulmán? ¿Por qué se incendian templos cristianos causando muchas muertes? ¿Dónde se ve la compasión en todos estos casos citado? ¿Cuál ha sido el resultado de la Alianza de Religiones? Ni las religiones mayoritarias ni las minoritarias pueden llevar la paz en el mundo por la sencilla razón de que son incapaces de cambiar el corazón humano que debido al pecado lo hará todo menos manifestar verdadera compasión para el prójimo que sufre o es diferente. En la entrevista sale a relucir la palabra amor “El amor”, dice, “es una palabra empalagosa. No pido tanto. Respetaos los unos a los otros. Cuando Jesús habla de amor, no es una palabra romántica. La palabra hebrea amor significa lealtad. Es un término legal: respetar los intereses del otro, aunque sea tu enemigo”. A la hora de definir amor nos quedamos siempre cortos. La Biblia dice. “Dios es amor”. ¿Cómo describe esta cualidad divina? “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…” (Juan 3:16). Dios no teoriza. Actúa. Ve al mudo mundo necesitado debido al pecado y envía a su Hijo a rescatarlo de la esclavitud a que está sometido, muriendo en la cruz. El ser humano no puede amar de verdad por sí mismo, Necesita la intervención divina para poder amar: “Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado” (Romanos 5:5). “Pero el fruto del Espíritu es: amor…” (Gálatas 5:22). El amor es regalo de Dios. No se puede amar al otro si no se tiene el amor de Dios en el corazón. El alma guiada e iluminada por el Espíritu Santo, acompañada de las instrucciones que da la Biblia pone en acción el amor de Dios por medio de algo tan frágil como lo es el ser humano.

La pregunta que no podía faltar en la entrevista que se le hace a Karen Armstrong, dada su naturaleza, es: ¿Cree usted en Dios? Respuesta: “Es una pregunta irrelevante. Dios es un símbolo para mirar más allá. Creo en la trascendencia”. Quedamos perplejos con la respuesta. ¿Qué es trascendencia? Si a alguien le decimos que después de la muerte le aguarda trascendencia.¿qué mensaje le comunicamos? ¿Una pérdida de identidad personal por la fusión con el absoluto impersonal después de una interminable serie de transmigraciones? ¿Un paraíso exclusivo para varones en donde se satisfacen los deseos sensuales de la carne? Si esta satisfacción no convence aquí, ¿cómo se puede esperar que lo haga en la trascendencia? Fuera de la Biblia no se encuentra mensaje claro y convincente que dé respuesta a los interrogantes vitales que se hace el ser humano: ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy? Si Dios es un símbolo para mirar más allá, ¿qué futuro trascendente nos espera? Dios no es un símbolo. Es una realidad eterna incomprensible para el hombre que se hace presente de manera, digamos infantil, que nos está permitido llamarla Padre por la fe en el Nombre de Jesús, que está preparando un lugar glorioso donde pasar la eternidad, cuerpo y alma, a quienes creen en Él.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris