Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Desde la crítica   -   Sección:   Opinión

Zulos paralelos

Abel Ros
@Abel_Ros
jueves, 23 de agosto de 2012, 06:56 h (CET)
El cáncer – decía María, en sus momentos de lucha – es como un zulo que se adueña de tu sombra hasta que el día menos pensado, un haz de luz te devuelve la silueta. En otras ocasiones - continuaba la enferma, mientras se apagaba lentamente la vela de su mesita -, las células rebeldes, se multiplican por miles hasta que terminan tumbando al cuerpo que las envuelve. El Síndrome de Estocolmo - apuntaba María, con voz semidormida – se convierte en la mística más acertada para superar la danza dialéctica entre las dos orillas.

 Después de 532 días esperando el haz que le devolviese la sombra para vislumbrar su dibujo. José Antonio Ortega Lara, vivió las angustias de un cáncer externo propiciado por la barbarie del otro. No fueron las células rebeldes del duelo de María. Pero vivió los mismos síntomas y amarguras que la figura de arriba. Mientras la joven clamaba en los silencios de su zulo, la victoria de la quimio contra sus invasores más odiados. El retenido de Bolinaga, despertaba a todas horas, sin saber a ciencia cierta ni el día, ni la noche en que se hallaba. Ambas hilos desconocidos – las vidas de Lara y María – alimentaban sus endémicas energías con el aliento del pensamiento para salir fortalecidos del laberinto de Creta.
    

Hoy, 14 años después de aquella triste agonía. Las coplas de Manrique han vuelto a distorsionar las balanzas de la impotencia. El sino de Bolinaga. El mismo verdugo que se negó a levantar la losa que sepultaba la libertad de José Antonio. Será excarcelado por hallarse en el "mismo zulo" que terminó con la vida de María. El artículo 104.4 del Régimen Penitenciario, es el causante de la legalidad indignante de los tiempos presentes. Gracias este instrumento jurídico. La aplicación igualitaria del Derecho Carcelario invita a Jesús María Uribetxeberria - secuestrador de Lara – a ver la misma luz que en su día hirió los párpados entornados de su secuestrado. Los mismos rayos de sol que impedían a Lara  andar más allá de los tres metros de largo que delimitaban las paredes de su nicho.

El "padecimiento incurable" y su "escasa peligrosidad" son las armas legales que ostenta el Estado de Derecho para otorgar la libertad "por razones humanitarias y de dignidad personal", a señores que  han carecido de humanidad y dignidad en su paso por la vida. A punto de ser liberado. El secuestrador de Ortega vivirá durante nueve meses – aproximadamente – en el "mismo zulo" que su secuestrado. En silencio, "Boli" soñará con la mano que algún día levante la misma losa que él no quiso levantar para curar el mal de su retenido. En el cáncer – dicen los que han salido airosos de ese tormentoso zulo -,  la bondad y la paz interior, son los mimbres necesarios para conseguir salir algún día del sino que los oprime.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris