Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El clima en la cumbre del G-8

Tatiana Sinitsina
Redacción
jueves, 7 de julio de 2005, 22:33 h (CET)
Para la cumbre del G-8 que se celebrará en Escocia y estará dedicada, entre otros aspectos, al cambio del clima, los científicos rusos han preparado una sorpresa. Una expedición de la Academia de Ciencias de Rusia (ACR) que acaba de regresar de la Antártida, ha anunciado que en el polo sur se registra un descenso de la temperatura.

El director del Instituto de Problemas del Clima y de Ecología de la ACR, Yuri Izrael, ha comentado que esa noticia muestra la vaguedad de los pronósticos sobre la variación del clima. "El cambio climático es evidente pero la ciencia aún desconoce las causas y tendencias de ese fenómeno", apuntó. Preguntado sobre si podía pronosticar el estado de tiempo que haría durante la cumbre, respondió con sonrisa que sí. "En Turkmenia, por ejemplo, hará calor, y en cuanto a Escocia, lo diré con una probabilidad del 92% si me lo preguntan un día antes que empiece la cumbre".

La climatología es una ciencia todavía joven e insegura en sí misma. Debido al desajuste de los procesos climáticos, han llegado a ser vulnerables no sólo los pronósticos "para un día", sino también para un "plazo mediano". "Hasta hace poco podíamos pronosticar el estado de tiempo para dos semanas venideras, pero hoy nos limitamos a 10 días –comentó Izrael–. Un torbellino inesperado puede precipitarse cual si fuera un alud y hacer cambiar la dirección del viento".

Desde luego, el cambio climático preocupa cada vez más a la humanidad. La primera "señal de alarma" había sonado en la década de los ochenta en Rusia: el investigador Mijail Budika, de Leningrado, había afirmado y argumentado científicamente que el clima global iba cambiando. Pero nadie le había hecho caso: en el mundo no querían reconocer sus trabajos, y en casa se le había negado en dos ocasiones ser elegido académico. Pero Budika seguía insistiendo en que la variación del clima era una realidad. Hoy, quien no lo cree, puede asomarse a la ventana... Es un problema que ya salta a los ojos y representa una de tantas amenazas a la humanidad.

En Rusia la gente sabe muy bien qué son las estaciones del año, y por ello uno se siente desconcertado cuando en enero ve crecer la hierba en Moscú y en julio tiene que ponerse un abrigo. Las lluvias y las bajas temperaturas en Rusia hacen que se pudran las huertas y los campos labrados, mientras que los campesinos portugueses y belgas no saben cómo alimentar el ganado porque la sequía acaba con los pastos.

"Si se conserva esta tendencia al crecimiento de la temperatura global, será difícil imaginarse los cataclismos ecológicos que nos esperan –advierte el director del Servicio Federal de Hidrometeorología y Monitoreo del Medio Ambiente y presidente de la Organización Mundial de Meteorología, Alexander Bedritski–. En tales condiciones, una de las tareas clave de la humanidad será saber adaptarse al clima cambiante". Hablando de Rusia, los primeros problemas que podría afrontar sería el derretimiento de los subsuelos en las zonas de congelación perpetua. "Ahora es difícil calcular el volumen de inversiones que se necesitaría para proteger las principales infraestructuras en esas regiones", dice Bedritski.

El académico Izrael mantiene que la primera medida de importancia debería ser una potente inversión financiera en la ciencia que estudia los procesos climáticos. Así, se necesita bastante dinero para diseñar los nuevos modelos climáticos, porque los que hay ya no permiten pronosticar con acierto tales fenómenos hidrometeorológicos como tempestades en latitudes medias, etc. En cuanto a los fenómenos "menudos" –torbellinos, granizos, relámpagos y otros– no se reproducen con los medios científicos modernos. "Además, el divorcio que hoy existe entre los científicos y los políticos no ayuda a avanzar", estima Izrael. A su juicio, el G-8 debería prestar oído a lo que dice la ciencia.

Los climatólogos de hoy se dividen en pesimistas y optimistas de acuerdo con los pronósticos que hacen sobre el comportamiento del clima en el planeta. Según distintas valoraciones, de 1990 a 2100 la temperatura media global podrá crecer entre 1,4 y 5,8 grados. "Esa magnitud no representa mucho peligro para la humanidad", opina el académico Izrael. Tampoco considera que sea una catástrofe si el nivel del océano sube 47 centímetros durante el siglo presente. Tal vez ello sea una amenaza para los puertos, que necesitarán ir adaptándose a las nuevas realidades. Pero esa experiencia ya la tiene el puerto de Magadan (Lejano Oriente ruso), obligado a construir atracaderos de distinta altura por las mareas ascendentes que alcanzan 8 metros.

La modelación matemática muestra que para mediados del siglo XXI, en Rusia crecerá sensiblemente la temperatura media anual: 3 a 4 grados en Siberia Occidental, y 2 a 3 grados en el norte de la parte europea de Rusia, en Yakutia y a lo largo de la costa del Ártico. Asimismo podrá aumentar entre un 10 y 20 por ciento la cantidad de las precipitaciones. Mientras, los investigadores llaman a los políticos ser conscientes de que el cambio climático traerá para el país serias consecuencias ecológicas, económicas y sociales.

Aunque parezca paradójico, el calentamiento global también puede provocar un descenso catastrófico de la temperatura. El derretimiento de los hielos árticos es capaz de hacer bajar la temperatura del agua en el Atlántico Norte. Como resultado, cambiaría el clima en Europa y hasta podrían desaparecer las corrientes cálidas, en particular, la Corriente del Golfo. Algunos científicos afirman que la Corriente del Golfo ya va enfriándose y que es un indicio de un nuevo período glaciar. Lo bueno es que si ocurre, no será mañana. Pero, ¿quién sabe?

____________________

Tatiana Sinitsina es comentarista de la Agencia Rusa de Información 'Novosti' (www.rian.ru)

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris