Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

Siria y la Geopolítica

Isaac Bigio
jueves, 26 de julio de 2012, 08:45 h (CET)
Los acontecimientos en Siria tienen una enorme influencia internacional. Este país fue hasta la I guerra mundial una provincia turca y hasta la II guerra mundial una colonia francesa. Hoy ambos países quieren deponer al régimen del Partido Socialista del Renacimiento Árabe (Baath), el mismo que gobierna Damasco desde hace medio siglo, y que ha sido un tradicional aliado de Rusia, la mayor potencia europea cercana geográficamente al Medio Oriente.

Hasta el 2011 Bahir Assad se había librado de estar en la lista negra de EE.UU. y Europa, habiendo dejado que sus camaradas del Baath iraquí fuesen bombardeados e invadidos, en tanto que el aparecía ante Occidente como un reformador pro-liberal.

Israel, pese a que Siria es su vecino inmediato más hostil, prefería mantener a los Assad en el poder por que temía que su reemplazo pudiese ser un remedio peor que la enfermedad y que diera paso a que este país adoptase un sistema nacionalista sunita más ligado al Hamas palestino y que pudiese trabajar con la Hermandad Musulmana (que este mes ha arribado a la presidencia en Egipto) o que se transformase en un caos armado donde se refugiasen grupos árabes que lanzasen misiles u operativos contra Israel como los que hoy florecen en Líbano o el Sinaí.

No obstante, en el 2012 EEUU, Europa e Israel instalan la caída de Assad, en tanto que Turquía, Arabia Saudita, Qatar y Libia dan fondos, armas y hombres a la oposición militar Siria pugnando entre ellos para dirimir cuál de ellos seria el poder dominante en una futura Siria gobernada por nacionalistas sunitas. Irán es el principal soporte de Assad. Si él cae se perforaría el arco de poderes chiítas afines que va desde el Hizbola libanés, el Baath sirio y varios grupos que controlan regiones o ministerios en Irak y Afganistán. Si Assad no cae, se fortalecería la influencia persa en Siria y esta podría expandirse hacia Bahrein y la península arábiga.

Rusia y China están interesados en alejar a EE.UU. de sus zonas de influencia y sacar provecho de sus atascamientos militares en el mundo islámico, por lo que para ambas es importante evitar que Occidente avance en Siria y arrincone a irán.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Puntos de vista

Pasa el tiempo, pero seguimos viendo lo que queremos ver

Tiempos difíciles para España. Regresó el Frente Popular

El abrazo del oso: amenaza para la economía y freno a la inversión

La senadora Warren no lo admite, pero el proceso de nominación presidencial en Estados Unidos es racista

Deben responder por qué el proceso de las primarias privilegia a estos dos pequeños estados rurales

Tiempos difíciles para España. Regresó el Frente Popular

El abrazo del oso: amenaza para la economía y freno a la inversión

La moda de los presidentes auto-nombrados

Si en los sesentas y setentas hubo una plaga de dictaduras militares comandadas por generales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris