Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Retroceso histórico

El despilfarro no parecen verlo quienes llevan apoltronados años y años y su lema es recortar a la ciudadanía pero sin tocar 'su castillo'
Jesús  Salamanca
sábado, 30 de junio de 2012, 08:04 h (CET)
España se parece cada vez más a los reinos de Taifas. Las comunidades autónomas se han convertido en la causa principal del déficit y del despilfarro. Un déficit que abarca un intervalo cuyos límites van desde la existencia de comunidades autónomas uniprovinciales --que se pueden gobernar con la gorra o desde internet en unos pocos cuartos de hora-- hasta aquellas que han montado su 'tinglado' copiando lo que ya existía en el Estado central; es decir, han duplicado innecesariamente lo que ya existía.
Este tipo de despilfarro no parecen verlo quienes llevan apoltronados años y años y su lema es recortar a la ciudadanía pero sin tocar 'su castillo'. Seguramente será difícil encontrar una generación de políticos más despreciados por la ciudadanía y menos dados a resolver el 'problemón' social, económico y político que ellos mismos han gestado.

En ese caldo de cultivo están destrozando la Sanidad, arrastrando la Educación por los suelos y maltratando los derechos sociales de la ciudadanía, a la vez que buscan su protección personal y familiar para el futuro. No hay más que ver la Ley 10/2012, que reforma la Ley 7/1981 del Gobierno de la Comunidad autónoma vasca. Al artículo 38 se le ha hecho una nueva redacción que resulta ser insultante, vergonzoso y de un claro desprecio para la ciudadanía; es fácil comprobarlo en el BOE del 16 de junio pasado, dentro de las disposiciones generales.

Y si a la Sanidad le están dando por todos lados, a la vez que se descubren fraudes millonarios, tanto en la adquisición de medicamentos como en el pago farmacéutico, no menos sucede en otros sectores duramente castigados por la mediocridad de unos 'padres de la patria' que más parecen regentes de burdel que avezados dirigentes en busca de soluciones prácticas y precisas. Uno de esos maltratados sectores a los que aludíamos es la Educación.

El ministro, Wert, no parece ver que nos está llevando a un retroceso histórico, porque las medidas de control del déficit público no funcionan en este sector. Al PP le está saliendo el tiro por la culata, en la misma línea que le salió al Gobierno socialista. De nuevo, el Ministerio de Educación y 'Cosas Varias' lo encabeza un 'todovale', aunque valga poco. Es tal "la pedrada que tiene" (dícese del que está como un cencerro) que los recortes en algunas autonomías pretende que lleguen al 35% de las partidas educativas; la reducción del número de profesores superará en todo el Estado la cantidad de 130.000; no se cubrirán bajas por enfermedad como no se han cubierto en el curso que ahora acaba; las ratios aumentarán considerablemente hasta convertir las clases en almacenes de niños y jóvenes; aumentarán las horas lectivas del profesorado de forma desproporcionada; el profesorado verá reducidas sus retribuciones ordinarias, así como en los casos de baja por incapacidad temporal; se retiran buena parte de las ayudas sociales; se eliminan las partidas de formación del profesorado y se reconvierten plazas para no tener que pagar el verano a los pocos interinos que se contraten, etc, etc.

Pero no acaban aquí todos los daños que los dirigentes políticos están haciendo a la población. Tenemos para contar durante todo el verano, desde la playa, la montaña o la sombra de la piscina.
Jesús Salamanca Alonso

Comentarios
Ginni 23/sep/12    10:26 h.
Toshiki 23/sep/12    01:38 h.
Casas Viejas 30/jun/12    18:07 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris