Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El Consueta  

El manifiesto de Cataluña, Boadella y los tanques

Félix Población
Redacción
jueves, 16 de junio de 2005, 23:07 h (CET)
Es archisabido y está más que demostrado que a don Albert Boadella el nacionalismo catalán y similares le produce arcadas. Por eso ha suscrito con su nombre el manifiesto dado a conocer recientemente en su país y en el que caracterizadas personalidades de la cultura, la educación y el periodismo abogan por un nuevo partido político de carácter progresista que se desmarque del complejo nacionalista vigente en el Partido Socialista de Cataluña. Lo ha hecho, según hace constar, por razones casi físicas: por desprenderme de la desagradable sensación de claustrofobia y ahogo que siento ante este festival permanente de simbología y nacionalismo.

El señor Boadella, con el que he tenido el gusto de charlar largo y tendido acerca de la pasión que nos une, el teatro, es una magnífica persona, sumamente lúcida e inteligente en sus puntos de vista. Se comprueba una vez más en la entrevista publicada hace unos días en ABC. Afirma en la misma que desde hace años en Cataluña se nos ha machacado con el mensaje de que nuestro enemigo está más allá del Ebro y se ha vivido con la idea de que un día habrá que pasar cuentas con el pasado. Me parece demencial que un país esté inmerso en esta paranoia.

Mi muy estimado y admirado Albert no tiene reparo en expresar que al PSC le afecta la necesidad de hacer continuas demostraciones de pedigrí nacionalista, escorado por su pacto con Ezquerra, y que Maragall está tan extraordinariamente contaminado por el nacionalismo que se ha vuelto inútil, como el propio PSC. Yo soy un hombre de este territorio -sostiene Boadella- y mis hijos hablan la lengua que escucharon en casa, pero jamás he hecho de la lengua un efectivo militar, ni me ha servido para discriminar a nadie.

Tras señalar que existe una profunda separación entre los políticos nacionalistas y los problemas reales de la ciudadanía, el fundador de Els Joglars indica que el reflejo de eso es el nuevo proyecto de Estatuto: a la gente le importa un comino el Estatuto.

De la charla con el periodista se deduce, conociendo a Boadella y sus viejas simpatías desde la independencia por el socialismo, que su decepción ante el comportamiento del PSC en la Generalidad es más que patente. Quizá por eso no haya podido evitar al final de la conversación unas manifestaciones de extrema desmesura. Cree Albert que entre los dirigentes políticos del País Vasco y Cataluña hay un firme deseo de secesión y considera, con ocasión del Plan Ibarreche, que cuando un Estado no tiene disposición ni fuerza moral para, en el momento en que hay un acto de desobediencia constitucional, poner los tanques en el territorio que comete este acto de desobediencia, la situación se puede volver muy complicada.

Con todo el respeto y admiración que me merece su personalidad, estimo que Boadella ha echado con estas últimas palabras una palada de arena sobre las posibilidades renovadoras del manifiesto suscrito en su país. Como quedó demostrado en las urnas, fue la fuerza del voto de los propios ciudadanos vascos la que castigó los desafueros del fibroso lehendakari. A los tanques, amigo Albert, hay que desarmarlos siempre con la palabra y tú -mejor que nadie- deberías saberlo porque de ella vives y en la propia entrevista reafirmas uno de sus mejores y más substanciales valores: no hacer de ella un efectivo militar.

____________________

Visita el Blog de Félix Población en Diariodelaire.blogspot.com

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris