Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Momento de reflexión   Juventud  

Ciudadanía responsable

Cuando no estás con ellos ¿sabes lo que hacen tus hijos?
Octavi Pereña
martes, 21 de febrero de 2012, 08:30 h (CET)
Es sábado, seis de la tarde. Un padre lleva a su hija adolescente al centro de Madrid. La niña le ha dicho que sale con unas amigas. Viste normal. La deja en una zona en donde se encuentran algunas de las discotecas de renombre, en algunas de las cuales se celebran sesiones light para menores de 18 años todos los sábados del año. Quedan que pasará a recogerla a las diez de la noche. La niña cruza la puerta de una de estas disco y ya en el baño se cambiará la ropa de calle de niña buena, por una de sexy.  “Su cuerpo se meneará al son de la música bajo la atenta mirada de centenares de adolescentes con las hormonas revolucionadas”, escribe Tatiana G. Rivas en su artículo “Gogós de 14 años por 50 euros”. A la salida la espera su padre que la devuelve a casa ignorando lo que ha estado haciendo su hija. Este secreto se descubrió en marzo de 2011 cuando los agentes tutores del Departamento de Menores de la Unidad Central de Investigación de la Policía Municipal de Madrid, actuaron después de tres meses de investigación. Los padres se indignaron cuando la policía los citó para explicarles lo que había pasado y les mostraron imágenes de los hechos.

La indignación de los padres conocedores del exhibicionismo sexy de sus hijas es el resultado de los que Susana Cañamares, sicóloga infantil, denomina “una cierta tendencia social que impulsa a las niñas a ser muy sexualizadas y a acceder con facilidad a las relaciones sexuales”. Para avalar su tesis dice: “Basta con ver como algunas menores a la salida de las escuelas para darse cuenta como van pintadas y vestidas. Familiares y profesores , todos hemos de reflexionar”.

La sociedad occidental, incluida la nuestra, está en decadencia por falta de valores que la dignifiquen. John Quincy Adams, expresidente de Estados Unidos dejó escrito: “Es tan grande la veneración que siento por la Biblia que cuanto antes mis hijos empiecen a leerla más segura será mi confianza de que demostrarán ser ciudadanos útiles de su país” ¿Qué hacen los hijos y las hijas cuando sus padres no están presentes? Pienso que Quincy Adams aportas luz al respecto: “Cuanto antes mis hijos empiecen a leerla (la Biblia) más segura será mi confianza de que demostrarán ser ciudadanos útiles a su país”.

Mi hijo o mi hija no puede haber hecho lo de que se le acusa. Cuando se le demuestra que es cierto se indigna. ¿Qué han dejado de hacer estos padres antes de indignarse por el comportamiento de su hijo/a? Se han olvidado de la formación integral de la prole. Al referirme a la formación integral quiero decir que además de la formación académica deben recibir sana educación espiritual. No se puede pretender que la zarza dé higos. Los padres que no han adquirido formación espiritual sana no la pueden ofrecer a sus hijos ni pretender que terceros se la den.

Si los padres quieren evitar el bochorno de descubrir que sus hijas se exhiban provocativamente “bajo la atenta mirada de centenares de adolescentes con las hormonas revolucionadas”, si quieren evitar indignarse un día al saber que está embarazada,, si quieren evitar indignarse al descubrir un día que sus hijos se drogan y destruyen sus cerebros convirtiéndose en inútiles, si no desean indignarse porque se han enrolado en una pandilla de incívicos que destruyen el mobiliario urbano y ocasionan otros desperfectos en edificios públicos, si no desean verlos en la cárcel porque a la salida de una discoteca a altas horas de la noche por verse envueltos en una pelea que ha terminado a navajazos y con la muere de alguna persona, los padres deben amar  la Biblia y desear que sus hijos también se sientan atraídos por ella. El salmista nos indica el camino que debe seguir el joven para convertirse en un ciudadano útil para su país: “Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra” (la de Dios). (Salmo 119.9).

Los valores que se reclaman para que el oleaje de incivismo, en nuestro caso el juvenil, no llegan por generación espontánea. No los lleva la cigüeña de París. La ciudadanía responsable  es el fruto del trabajo persistente de la lectura reflexionada de la Biblia y la obediencia a sus enseñanzas, porque del Libro sagrado  de los cristianos brota la luz para que padres e hijos se conviertan en ciudadanos responsables que contribuyen con su aportación a hacer que nuestro país sea más próspero y feliz.

Comentarios
21/feb/12    11:09 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La exhumación de Franco y el Sahara español

El último de los militares africanistas con delirios de emperador, sufrirá esta semana la humillación de ser trasladado a una tumba común

El baúl de las experiencias

“Abriendo el corazón se cambia el mundo”

André Gorz

Este filósofo que nació en Viena en 1923 y falleció en Francia en 2007 destacó por sus numerosas y profundas reflexiones sobre el sentido de la vida y también sobre la sociedad y el individuo

La disfunción de un gobierno en funciones

A todos los españoles nos está doliendo Cataluña, y tenemos buena memoria, así que mida bien el riesgo que está corriendo al no castigar con las armas legales a los desmandados catalanes

El probable efecto dominó de la insurrección catalana

“Todo lo que hacemos, incluso la más mínima cosa, puede tener un efecto dominó y repercusiones que emanan. Si arrojas una piedra en el agua en un lado del océano, puede crear una ola en el otro lado.” Víctor Webster
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris