Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos  

“Sus políticas, nuestros muertos”

Miguel Massanet
lunes, 28 de agosto de 2017, 09:26 h (CET)
El periódico parisino Le Monde habló de la manifestación del sábado en Cataluña, en los siguientes términos: “Medio millón de personas desfilaron por la capital catalana, donde la presencia excepcional del Rey, no siempre fue apreciada” Es evidente que los que tuvieron más interés en que se celebrara en Cataluña y con toda la parafernalia inherente a un evento en el que se querían dar dos impresiones distintas, según fueran los participantes que acudieron a ella y los intereses y objetivos que, cada una de las distintas partes, en este caso numerosas y de muy distinta ideología e intenciones. Sin duda alguna, los que tenían necesidad de reafirmarse como capaces de poder dirigir con éxito un nuevo estado, surgido de las urnas de acuerdo con la consulta que están dispuestos a llevar a cabo, contra viento y marea y a pesar de las prohibición expresa del TC y del Gobierno de España, los nacionalistas catalanes; fueron, evidentemente, ellos mismos, porque eran los que más necesidad tenían de demostrar a sus presuntos votantes que estaban en condiciones de afrontar cualquier problema, de la magnitud que fuese, sin necesidad de recibir la ayuda del resto del Estado español.

Supongo que también fueron los que más se alegraron que vinieran a Barcelona para presidir ( vamos, eso de presidir parece una broma, después de ver cómo se les asignaba el lugar de segundones, en virtud de lo que se podría considerar una especial deferencia a los “héroes”, aunque lo de menos es que lo fueran o, simplemente, se hubieran limitado a dejarse guiar por sus instintos primarios, cuando era evidente que el peligro había pasado; en los que convirtieron, sin asegurarse de ello, a una serie de personajes que se encontraron en las inmediaciones del atentado y a los bomberos, guardia urbana y mossos de escuadra que, cumpliendo con su obligación, acudieron al lugar de los hechos, muchos de ellos sin tener que someterse a ningún peligro a no ser que, recoger víctimas desperdigadas por los suelos de la Rambla, pudiera calificarse como un hecho heroico. Mención aparte haríamos de aquellos policías o mossos que se enfrentaron con los terroristas para apresarlos o abatirlos. Deberíamos recordar, para conocimiento de tantas personas que parece que no saben distinguir entre cumplir con su deber y llevar a cabo una acción heroica (que es loable y sorprendente por su valentía) Al respeto recordaremos una frase de Cuabasocialista sobre este tema:

“Cuarenta y cinco años de lucha heroica frente al bloqueo y la guerra económica, amenazas, agresiones, planes de asesinato [...] .

Recordemos que, cuando hablamos de un acto heroico, nos referimos a aquella acción llevada a cabo por una persona que excede al cumplimiento de su deber, que pone en riesgo la vida de quien la ejecuta y que la emprende con desprecio de las circunstancias adversas con la que se pueda encontrar, para conseguir rescatar a alguien de un peligro grave o para evitar que una amenaza se pueda llevar a cabo contra personas indefensas e inocentes. En realidad, sin restar mérito alguno a los cooperantes y agentes de la autoridad que tomaron parte en el rescate de las personas heridas y en trasladarlas fuera de la zona de peligro, merecedoras de felicitaciones y parabienes; creemos que esta premura del Gobern y del Parlament catalán en conceder las medallas de oro de carácter general para todos ellos, ha sido tomada con una cierta imprudencia; han tenido prisa, con toda seguridad, para poder complacer a los de la CUP y ceder a su exigencia de que fueran todos estos héroes los que presidieran la manifestación; rompiendo con el protocolo que confería a las autoridades, como el Rey o el Presidente del gobierno, el ocupar el lugar destacado que les corresponde de acuerdo con los cargos que, cada uno de ellos, ostentan.

Por otra parte, respetando a los que se han manifestado de acuerdo con la presencia, contra toda costumbre, del Rey y del Presidente del gobierno, en esta manifestación de protesta; estimamos que no se ha actuado de acuerdo con las conveniencias del Estado español y sí, evidentemente, en beneficio de los políticos catalanes, especialmente a estos anarquistas de la CUP, un grupo que ha conseguido unos 200.000 votos en las urnas y que, no obstante, en virtud de las combinaciones políticas, de su apoyo a la independencia y a la falta de escaños del resto de partidos independentistas, tiene más fuerza que cualquier otro, cuando se trata de obligar al resto a tomar decisiones equivocadas, inoportunas y, en la mayoría de casos, completamente contraproducentes para los propios catalanes que, o mucho nos equivocamos, o pronto van a tener la ocasión de desafiar los resultados que, para ellos, van a tener estos enfrentamientos directos con el resto del Estado español.

Los extremistas, separatistas y partidos catalanistas que concurrieron a la manifestación del “no tenim por”, han rentabilizado la presencia del Rey, del Presidente del gobierno y de los ministros, autoridades y miembros directivos del resto de partidos parlamentarios, para poder echarles en cara toda cuanta injuria, invectiva, insulto, desprecio y barbaridad que, a cada uno de ellos, le paso por su cabeza, demostrando su obcecación contra el poder constituido, pero, al mismo tiempo, la facilidad de enfrentarse, con indemnidad, ante la persona que nos representa a todos los españoles en virtud de la Constitución que los nos dimos, votada por una gran mayoría, en el año 1978. El hecho es que dieron pábulo a que, toda Europa y el resto del mundo, haya sido testigo de aquella falta de unidad que, precisamente, se tenía la intención de demostrar ante el resto del mundo civilizado.

No en vano en las civilizaciones antiguas, como el caso de la romana y la egipcia, a los máximos dirigentes, a los emperadores o a los faraones, se les procuraba elevar a la categoría de dioses y se los mantenía apartados de sus súbditos, a suficiente distancia para que los ciudadanos no tuvieran la ocasión de percatarse de que, solamente, eran personas como ellos. Este temor, podríamos decir que supersticioso, la convicción de que quienes ostentaban el poder eran inaccesibles para el vulgo es lo que mantuvo a los imperios romano y egipcio, durante muchos siglos, a la cabeza de la civilización de aquellos tiempos. No creemos en esto de un monarca cercano, que salga a tomar un café en un bar con el portero de su vivienda, por muy democrático que ello pueda ser o por mucho que hoy se lleve, sea algo que convenga a los ciudadanos, porque ya sabemos lo fácil que es ir descubriendo los defectos y las debilidades de las personas, cuando uno tiene la ocasión de poder intercambiar opiniones con ellas y darse cuenta de que, quizás con más preparación o con mejores estudios, no es, como muchos piensan, el superhombre que nos podríamos imaginar que es quien rige a una nación.

Comenzando con gritos de “fuera” y abucheos, acompañados de una sonora pitada, fue como fueron recibidos en Barcelona el Rey y el presidente del gobierno español. No eran ni uno ni dos, fueron muchos centenares o miles de personas que dejaron escapar su bilis separatista ante Felipe VI que, en su honor, debemos decir que aguantó el chaparrón dignidad y valentía. Un acto que se vendía como apolítico y por la unidad de los demócratas en contra del terrorismo, se ondearon multitud de banderas separatistas al lado de unas pocas españolas, lo mismo que también hubo grupos de españoles que defendieron a España, siendo abucheados e insultados por los miembros de la CUP y demás grupos comunistas y separatistas. Las pancartas tampoco desmentían el interés en darle un carácter político a aquel evento que, aparte del intento de Rajoy de predicar una unidad en contra del terrorismo, se podían leer eslóganes como: “Vuestras políticas nuestras muertes”, “Felipe VI y el Gobierno cómplices del tráfico de armas”. Pablo Iglesias, el líder de Podemos, tampoco dejó pasar la ocasión de acusar al Gobierno de vender armas al extranjero como si esto no fuera práctica generalizada en todas las naciones del mundo. Por supuesto que, cuando le preguntan algo sobre Maduro o se enfada o escurre el bulto ¡Natural, le sería imposible justificarlo!

O así es como señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, es como tenemos la rara impresión de que, nuestro Gobierno, está a la defensiva, no ve clara la salida al tema catalán y sigue intentando, sin ninguna posibilidad de conseguirlo, que los catalanes, me refiero a los independentistas, acaben por conformarse con un trato económico especial, a cambio de renunciar a la independencia. Algo así como soñar en que el mundo se convierta en un edén donde el mal no exista. Algún día van a tener que despertar y afrontar la realidad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¡Ayúdame a echarlos del Gobierno!

Esa siniestra banda ha besado los escaños, bendecido a Pedro Sánchez, esputado al contrario y justificado una limpieza democrática que no era tal

La poética entrega del alma, embelleze el cuerpo

Observando, en consecuencia, la mística de la Asunción de la Virgen, nos hace pensar en la dicha de abrazarnos latido a latido y reconstruir otro firmamento más paradisíaco, donde se congregue el nítido verso de Dios

La juventud española actual, la mejor preparada de nuestra historia ¡ja, ja, ja!

Es uno de los engañabobos con los quieren ocultar la ineficacia de los Planes de Enseñanza que se han elaborado

Esperanza

“Hay que confiar en los medios humanos como si no existieran los divinos y tener esperanza en los divinos como si no existieran los humanos”

Ciscar políticos

No hay razón para hurtar al pueblo la posibilidad de opinar sobre las actuaciones de los políticos y decidir qué hacer con ellos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris