Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hombre   Historia   -   Sección:   Opinión

El origen del hombre

La alfa y la omega, el principio y el fin. Si no sabemos de dónde venimos no sabemos a dónde vamos
Octavi Pereña
martes, 1 de agosto de 2017, 10:16 h (CET)
El periodista Josep Corbella le pregunta a Alberto G. Fairén, investigador del Centro de Astrobiología en Torrejón de Ardoz: - S i no se hubiese dedicado a la Astrobiología ¿qué le hubiera gustado ser? Respuesta: “Habría estudiado el origen del ser humano”. A los seres humanos en general nos gusta saber de dónde procedemos. Los paleontólogos investigan los fósiles. Los astrobiólogos si existe la posibilidad de vida en otros planetas. Los paleontólogos en concreto están absortos en investigar el llamado proceso evolutivo del hombre. Con las pequeñas muestra óseas encontradas en parajes diversos y que según ellos tienen millones de años de antigüedad van indicando con más precisión de que si se tratara de un reciente evento el proceso evolutivo de los homínidos hasta el hombre actualidad. Todas las aseveraciones que se hacen para llegar a nuestro origen se basan en teorías que no dan credibilidad a los resultados paleontológicos. Resumiendo, teniendo en cuenta la declaración de Alberto G. Fairén los registros fósiles no resuelven el enigma de dónde venimos.

El encuentro en Sudáfrica de una especie de homínido el homo maledi “ha vuelto a poner sobre la mesa el debate en torno a una cuestión crucial que parece una obviedad, pero que los científicos llevan discutiendo desde Darwin sin encontrar una respuesta única: “¿Qué nos convierte en humanos?” “¿Qué nos diferencia del resto de los primates?” (Guillermo Altares). “La evidencia fenomenológica”, prevalece “ya que la observación de nuestra cultura y de nuestra historia nos lleva necesariamente a la conclusión, a pesar que seguimos siendo animales somos diferentes del resto” (Thierry Cheminade, experto francés en la evolución del cerebro humano), “no obstante esto, dice Guillermo Altares, esta respuesta deja abierta la pregunta clave, somos diferentes, pero, ¿por qué?”

Solamente podemos saber a dónde vamos si sabemos dónde venimos. Si somos el resultado de un proceso evolutivo que se arrastra desde hace millones de años, nos deja sin respuesta convincente. El registro fósil no responde a la pregunta: ¿Quién soy? Nuestra existencia sigue siendo un enigma desde el ateísmo o la incredulidad. La Escritura cristiana afirma: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmo 14:1). Los necios de la Biblia no son personas de pocas luces. Pueden ser personas eminentes en diversos campos de la cultura. No se les puede menospreciar porque gracias a ellos se han producido grandes avances tecnológicos que nos proporcionan bienestar. El necio de la Biblia es una persona incapacitada para comprender las cosas espirituales. Es por esto que no pueden entender que más allá del mundo material existe Dios que además de la maravillosa creación que contemplamos, es el Creador del hombre. Hecho a imagen y semejanza de Él. No basta con creer en un dios genérico en el que se le pueden incluir la multitud de divinidades que el hombre se ha fabricado. El Dios a que me refiero es el Autor de la Vida que en la Persona de Jesús se encarna para revelarnos al Invisible. Una Inteligencia impersonal no sirve para dar respuesta a la pregunta clave: ¿Quién soy?

Jesús hace esta afirmación de suma importancia: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). ¿Por qué esta afirmación tan dogmática? Porque el pecado nos separa de Dios nuestro Creador y pone ante nuestros ojos un velo que nos impide ver las realidades espirituales que son eternas. Sin Jesús somos ciegos que andan a tientas sin saber dónde está la meta a la que hemos de llegar. Caminamos desorientados tropezando por doquier. El amor inmensurable de Dios con su amor eterno diseña el plan que permite que el hombre que se equivocó de camino en el paraíso por instigación satánica, pueda recuperar la visión de las realidades espirituales. En el momento que se cree en Jesús cae la venda que impide ver. En aquel momento Dios deja de ser un concepto nebuloso, intelectual, filosófico, para convertirse en Dios personal, Padre de nuestro Señor Jesucristo y Padre nuestro que está en el cielo.

El enigma: ¿Quién soy? Desaparece. Sé que procedo de Él por creación, y regreso a Él como hijo pródigo por Jesús que es el Camino que me lleva a Él. La incógnita existencial ha desaparecido. En Jesús el hombre se encuentra.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Lazos de sangre gitana

La institución de la familia es para nosotros el eje central a través del cual discurre toda nuestra vida

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXX)

Mirar solo a la propia felicidad es una forma de egoísmo

¿No hay sitios más baratos que Barcelona para la vivienda pública?

“La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con las palabras mayores” Abraham Lincoln

Hiroshima y el acto de la “banalidad del mal”

La bomba a Hiroshima es un crimen impune

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris