Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

En contra de desvirtuar las donaciones de sangre

Con la mercantilización de las extracciones se pueden producir clases sociales en función de los tipos de sangre
Antoni Leiva
martes, 11 de julio de 2017, 08:23 h (CET)
La donación de sangre no se debe permitir como negocio por cuatro motivos: en primer lugar, porque progresivamente la cultura del lucro va adquiriendo un protagonismo excesivo; en segundo lugar, porque la donación de sangre será una actividad que probablemente disminuirá; en tercer lugar, porque se pone en peligro el acceso a recibir sangre, teniendo en cuenta que ésta es un bien inelástico; y por último, porque se pueden producir clases sociales en función de los tipos de sangre.

Etimológicamente, filantropía proviene del griego y significa “amor a la humanidad”.

Precisamente, en nombre de la filantropía muchas personas sienten las energías y las motivaciones necesarias para realizar determinados actos, es decir, muchas acciones se llevan a cabo por amor o estima al ser humano, como por ejemplo la donación de sangre. No obstante, si la extracción de sangre se convierte también en un negocio se genera un gran cambio de valores, ya que la cultura de la solidaridad se minimiza para maximizar la del lucro. En este sentido, que la lógica empresarial se instale en este tipo de actividades implica que progresivamente la sociedad pierda los valores humanitarios, y en consecuencia, el ser humano se acabe convirtiendo en un animal mercantil o del beneficio.

Además, si la extracción de sangre se acepta como actividad económica es muy probable que se produzca una gran disminución de los actos filantrópicos en esta materia. La justificación es clara y sencilla de entender: muchas de las personas que actualmente ya donan sangre tendrán la voluntad de seguir haciéndolo, pero obteniendo recursos económicos a cambio. De este modo, la donación de sangre disminuirá, ya que en la nueva situación habrán dos opciones: la extracción de sangre por vía mercantil y por vía filantrópica. En cambio, en la actualidad este tipo de acción se establece dentro del monopolio de la solidaridad.

Por otro lado, la sangre es un bien inelástico, es decir, en principio aunque aumente su precio la demanda se mantendrá en el mismo nivel, ya que es un bien imprescindible, y por lo tanto, no sustituible por otro. Si éste queda regulado en gran parte por el sector privado, muchas personas tendrán grandes problemas para acceder a su compra. De hecho, muchas de ellas no tendrán suficiente capacidad económica. Es cierto que se pueden buscar diferentes fórmulas, como por ejemplo que la administración pública se haga cargo del coste total, o bien, que se aplique el copago garantizando que ningún individuo quede en situación de exclusión. No obstante, esto implicaría aumentar el nivel de gasto público, y teniendo en cuenta los altos niveles de deuda pública no parece que sea la opción más recomendable.

Finalmente, si la extracción de sangre acaba teniendo representatividad mercantil supondrá la creación de diferentes clases sociales en función del tipo de sangre que tenga cada persona. Es lógico que la sangre más demandada, y a la que muy probablemente se le otorgue una retribución económica mayor, sea la de 0-. De este modo, se estaría recompensando en función de la lotería natural, es decir, que la suerte o desgracia de haber nacido con un tipo de sangre sería clave para partir con unas mayores o menores ventajas económicas. En definitiva, luchar por la igualdad de oportunidades también significa no permitir que la lotería natural tenga una gran repercusión en la vida de las personas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris