Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Paraguay   Política   -   Sección:   Opinión

Héroe y Traidor en la misma guerra

La historia recuerda a Petain como héroe y traidor en diferentes guerras mundiales, algunos lo fueron en la misma guerra
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
miércoles, 7 de junio de 2017, 08:54 h (CET)
Este mes de junio, el día 12, se recordarán en Paraguay ochenta y dos años de la finalización de la guerra del Chaco, una contienda considerada un gran momento de la historia en Paraguay.

Se trataba en realidad de una derivación de la Gran Depresión estadounidense, cuyas repercusiones se extendieron por toda Latinoamérica. Y como lo dijera Arnaldo Valdovinos, no era América del Sur quien iba imponer condiciones a su Majestad el Dólar.

Alan Brinkley, historiador doctorado en Harvard, fue galardonado en 1983 con el National Book Award por su libro “Voces de protesta y la Gran Depresión”, donde realiza una magistral descripción de la atmósfera imperante en Estados Unidos durante los años en que la guerra del Chaco se desarrollaba en Sudamérica. Solo entre octubre de 1929 y septiembre de 1931 cerraron 4.835 bancos estadounidenses, la industria quedó en quiebra y cuando la guerra del Chaco empezaba en Sudamérica el desempleo alcanzaba un treinta por ciento en Estados Unidos. Para paliar la crisis se puso de moda derrocar gobiernos latinoamericanos buscando materias primas de más bajo precio, y de allí a la guerra solo había un paso.

Es sabido que los momentos de grandes crisis o conflictos se traducen en expresiones descollantes en todos los ámbitos de una cultura. La gran depresión dio origen a un movimiento cultural estadounidense donde por primera vez estuvo presente el compromiso social y político.

Esta ola relegó al progreso material a un segundo plano, y puso en el centro del debate a los antiguos valores como la pureza. Muchas vertientes artísticas exploraron la forma de despertar la conciencia social y como es natural, esta corriente tuvo su vertiente política.

Brinkley destaca en su libro el papel desarrollado por aquellos años por el senador Huey Long, quien inspirara una famosa novela de Robert Penn Warren que llevada al cine sería ganadora de varios reconocimientos en Hollywood. Michael Gillette en su monografía “Huey Long and the Chaco War” especifica que la figura extraordinaria de Long fue producto del ambiente creado por la gran depresión y considerar esa etapa histórica es clave para comprender muchos de sus posicionamientos..

Aún así, este senador que se iría a envolverse en la guerra entre Paraguay y Bolivia, con honorables discursos pronunciados hace ochenta y tres años en estas mismas fechas, es un personaje histórico rodeado de grandes enigmas sin resolver. La guerra del Chaco estuvo presente al menos en cuatro de sus discursos, entre el 30 de mayo de 1934 y el 15 de enero de 1935, y fueron las únicas veces que abordó un tema internacional.

Su asesinato pocas semanas después de finalizar la guerra del Chaco, está rodeado de circunstancias que apuntan a una quema de archivo que permita a la empresa petrolera Standard Oil manipular las negociaciones de paz. Es llamativo que también en Louisiana, de acuerdo a los cineastas que realizaron el documental “61 bullets”, quienes se refieren a su muerte, en gran mayoría apuntan a la empresa petrolera de los Rockefeller como principal sospechosa del luctuoso suceso. Los acontecimientos que siguieron inmediatamente a su muerte hacen crecer las sospechas.

El intelectual paraguayo Benjamín Vargas Peña consignó por escrito cómo el doctor Jerónimo Zubizarreta y el anciano político Cecilio Báez, fueron burlados por un contubernio en el cual participó José Félix Estigarribia para favorecer los intereses petroleros norteamericanos. Hablar de Estigarribia es agitar controversias, dado que la historia oficial lo considera como el héroe paraguayo de la misma a pesar de papel claudicante en las negociaciones posteriores.

De los testimonios y acontecimientos se deduce que el departamento de estado norteamericano, considerando su interés por preservar los pozos petrolíferos para una empresa estadounidense solicitó la intervención del embajador paraguayo en Washington, el general José Félix Estigarribia. Éste fue comisionado de urgencia por los norteamericanos a Buenos Aires donde, tras protagonizar un altercado con Zubizarreta, lo desplazó de la jefatura de la delegación paraguaya.

El inefable Braden afirma con ironía en sus memorias que tuvo que despedir al jefe de la delegación paraguaya que entorpecía sus planes. La entrevista de Benjamín Vargas Peña a Zubizarreta confirma las motivaciones de aquellos entretelones.

Lo cierto es que en los primeros días de julio de 1938, un comité formado por los delegados Braden, Ruiz Moreno y Barreda Laos (de Estados Unidos, Argentina y Perú respectivamente), empezaron a elaborar un tratado secreto que, según ellos, proveería tanto a Paraguay como a Bolivia, mutua satisfacción. En realidad hoy sabemos que el tratado preservaba para Bolivia –pero sobre todo- para la empresa petrolera Standard Oil unos 38 mil kilómetros cuadrados de ubérrimo territorio petrolífero en poder de los paraguayos.

En la madrugada porteña del 9 de Julio de 1938, en el más estricto sigilo, se firmaría el tratado favorable al imperio petrolero que incluía una cláusula de permanecer para siempre en secreto. En él Paraguay renunciaba a todo arbitraje y cedía a Bolivia un extenso territorio entre la frontera actual y el límite natural e histórico del Chaco al noroeste, el río Parapití, muy renombrado en la cultura popular paraguaya.

Se había consumado lo que historiadores paraguayos denominaron “el día de la infamia”, la traición que hoy es la mejor documentada de la historia paraguaya. Braden lo confesaría cuatro décadas más tarde: “Sólo la prensa y el público fueron engañados, pero ello era vital para restablecer la paz. Una vez logrado el acuerdo, ya no era necesaria mi presencia en Buenos Aires”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Hacerse vida en todo

Hay que despojándose de aquello que impida embellecer nuestro camino

¿La Iglesia católica afectada de peronismo?

“No me gusta usar la palabra religión que, para mí, es parte de una codificación de ideas. Es un concepto demasiado político. No me siento cómodo con la idea de contener la vida espiritual en un cuerpo político, sino por la búsqueda individual del hombre de su propio espíritu” David Bowie

Apoliticismo y la esperanzadora sofocracia

Algunas de las claves para una reforma de cambio político y disminución del apoliticismo

Paraguay: Nivel de pobreza extrema sube en Departamentos de Caaguazú y San Pedro

El mayor crecimiento de pobreza se da principalmente en las áreas de Cordillera, Central, Misiones y Guairá

Coladuras de Colau en la ordenación turística de Barcelona

“Del turismo se derivan grandes beneficios para las relaciones entre los pueblos y, en consecuencia, para la paz para la promoción de la civilización y para la difusión de un más amplio bienestar” Juan Pablo II
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris