Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Guerrilla marxista del EPP contra el teólogo de la Liberación Fernando Lugo

La prueba real y objetiva del fraude Fernando Lugo lo constituye la existencia de una guerrilla marxista que combate su gobierno
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 20 de septiembre de 2011, 07:04 h (CET)
Si hay una prueba de que la propaganda que presentaba a Fernando Lugo como un marxista y bolivariano teólogo de la liberación fue un fraude, es la existencia del EPP, que este lunes volvió a reaparecer con un atentado en el interior del Paraguay.

En la madrugada de este lunes, tripulantes de un biciclo arrojaron una bomba a la Fiscalía de Horqueta, departamento de Concepción, causando daños materiales. Aunque el caso no dejó víctimas fatales ni heridos que lamentar, la intranquilidad volvió a apoderarse de los ánimos, sobre todo de quienes urdieron el gran fraude del “obispo de los pobres” para el cual contaron como aliados a los miembros de la guerrilla insurgente.

Según reportes locales, un tremendo ruido que se oyó hasta en un barrio ubicado a un kilómetro de la zona. La Policía no confirmó ni descartó que el atentado haya sido obra del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), aunque existe muy poco margen de duda al respecto.

El atentado ocurre en momentos en que la supuesta “izquierda” del Frente Guazú que sigue a Lugo anuncia pactos que hace tiempo se encuentran entretejidos en las sombras, con el ex militar Lino César Oviedo, a quien no hace mucho calificaban de narcotraficante y golpista.

Teólogo de la liberación?
Cuando el 15 febrero de 1966 murió Camilo Torres combatiendo en la guerrilla colombiana, es probable que nunca se hubiera imaginado en lo que terminaría convertida su corriente de pensamiento con el advenimiento al poder del “teólogo de la liberación” Fernando Lugo. En una triste carta de mea culpa de Leonardo Boff a Tácito Loureiro, el teólogo se disculpaba de haber encubierto al farsante Fernando Lugo con la excusa de que “no tenía la obligación de acompañar el día a día de la política paraguaya”.

Al lanzarse Lugo a la arena política, sus principales propagandistas como Aldo Zucolillo o Humberto Rubin instruían a sus periodistas lacayunos que lo publiciten como “izquierdista, marxista y bolivariano”, a sabiendas de que promocionaban a un cura reaccionario cualquiera, marginado por inconducta de la iglesia católica, y que se prestaba al libreto de puro oportunista.

Pronto la propaganda quedó hecha trizas en los hechos del gobierno de Lugo, que buscó el respaldo de la Colombia de Uribe y de la embajada norteamericana con mucho mayor pasión de la que hubiera intentado un giro a la izquierda, y los cables auténticos de Wikileaks vinieron a demostrar con documentos irrefutables que la embajada norteamericana movió siempre los hilos de la campaña electoral del falso teólogo de la Liberación.

Cedamos la palabra al mismo EPP, que discierne:

“Dejemos a los profetas de la sumisión por el momento; avancemos. La penetración imperialista facilitada y pedida por los seudosocialistas coligados a la oligarquía no solo se profundiza en lo que algunos estrategas imperiales llaman “poder duro”, también es espantosa la profundización de los mecanismos y formas de penetración del poder blando (formas no militares de dominación imperial que se complementan con el “poder duro”). No puede hablarse de soberanía cuando las instituciones estatales (fiscalía, policía, fuerzas armadas, aduanas, DINAC, Poder Judicial) están sometidas al Plan Umbral, USAID, etc. Prácticamente todo el aparato estatal paraguayo está bajo dominio directo Yankee”.

Las ONG mamparas según el EPP
En su ideario el EPP también se refiere a las ONG regadas en dólares por la embajada norteamericana, como las que financiaron a Tekojoja-Gestión Local y Pmas-Casa de la Juventud para aparecer en la prensa adicta al NED y USAID (léanse ABC color y Radio Ñandutí), como supuestos “marxistas y bolivarianos”:

“Los fondos para el logro del dominio imperial no solo son utilizados para someter al aparato estatal y a sus funcionarios, son también herramientas para la subordinación de instituciones de la sociedad civil al dominio imperial; entre esas instituciones son particularmente activas las ONG. A través de estas, el imperio influye directa o indirectamente sobre muchas organizaciones gremiales (financiamiento directo o formación); la mayoría de los intelectualillos de ONG que son contratados por varias organizaciones gremiales campesinas y obreras para sus cursos de formación, en realidad son difusores de la ideología imperial”.

De esa cantera financiada por el imperio, NED y USAID, surgieron los grandes “marxistas y bolivarianos” del gobierno de Fernando Lugo como Camilo Soares, Karina Rodríguez, Rocío Casco, Hugo Richer, Miguel Angel López Perito y otros héroes, que alegremente pretenden ocultar su verdadera identidad política cuando reconocen que reciben financiación norteamericana pero “de donde venga el dinero no interesa”.

Aunque pretendan negarlo de todas las formas posibles, como lo afirma Eva Golinger, siempre serán lacayos y portavoces del imperio, y siempre estarán bajo su control y dominación. El gran fraude perpetrado a través de Lugo apenas si es un caso de prueba.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris