Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

EPP versus SPP

Según el EPP el sindicato de periodistas del Paraguay debería llamarse sindicato de periodistas luguistas (SPL)
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 26 de julio de 2011, 06:51 h (CET)
Ya en 1914 el jefe de Staff de The New York Times había confesado espontáneamente: “ El trabajo del periodista es destruir la verdad; mentir categóricamente; pervertir; vilipendiar; actuar servilmente a los pies de Mamón y vender a su país para ganarse el pan diario.

Somos las marionetas que saltan por medio de un hilo; tiran de la cuerda y bailamos. Nuestros talentos, nuestras posibilidades y nuestras vidas son propiedad de otros hombres. Somos prostitutas intelectuales”.

Analizando las palabras de un connotado periodista estrella de uno de los medios más famosos, exitosos e influyentes del mundo, sólo puede decirse que sus homólogos paraguayos hacen simplemente el ridículo cuando se ofenden por las justificadas críticas que en un pequeño libro de reciente edición desliza la organización político-militar campesina del EPP.

"Pasemos a los argumentos de un grupo que por la función social que cumplen deberían mantener cierta objetividad", señala en sus escritos el EPP, calificando al gremio de los comunicadores como un “Sindicato de periodistas Luguistas (SPL)”.

El EPP ridiculiza a estos periodistas cooptados del Sindicato de Periodistas del Paraguay (sobornados por la AFL-CIO), en largos párrafos de su ideario, En la página 48 de su Programa Político el EPP discierne: “Los colorados acusan a Lugo de ser del EPP, los seudosocialistas a los colorados de estar confabulados con el EPP, ¿Quién no ha sido acusado por sus adversarios de tener vínculos con el EPP? Con esto es evidente que el fantasmagórico EPP es una organización revolucionaria reconocida. ¡Y el SPP se empeña en negar su existencia!”

En el libro también se lee al referirse a sus ex aliados electorales del sindicato de periodistas , (cuando ambos apoyaban a Lugo en el 2008), que "los grandes jefes de este sindicato afirman que el EPP es una fantasía, algo fantasmagórico. ¡Estos sí que están desquiciados! Negar la realidad, no querer saber nada de ella es propia de los sicóticos.

Estos constituyen un grupo de verdaderos lunáticos" y le recomiendan tramiento psiquiátrico.
"Nos atacan sin motivo alguno, nunca los hemos agraviado, reaccionan contra nosotros solo por el amor que sienten hacia el sumo sacerdote de la seudoizquierda y hacia sus patrones oligárquicos, se molestan por el amor que sienten hacia ellos", añade.

Sindicato Sin credibilidad

La verdad real, objetiva y palpable nos dice que el EPP no está muy extraviado en sus apreciaciones, y más que un SPL podría hablarse de un SSC (Sindicato sin credibilidad).

Pocos sindicatos son tan indignos de credibilidad en el mundo, como el Sindicato de Periodistas del Paraguay. El hecho tiene muchas explicaciones, pero hay una que nadie menciona aunque todos la tienen presente: el poder del imperio. Basta menciona que en Paraguay son estrellas del periodismo un ex policía de Stroessner (Alcibíades González Delvalle), el ex animador de los cumpleaños del dictador (Humberto Rubín) y la mayoría de los redactores de la prensa escrita son empleados de un financista de la Liga Mundial Anticomunista involucrado en asesinatos del Plan Cóndor (Aldo Zucolillo).

Por si fuera poco, todos rinden pleitesía con la mayor de las abyecciones a la embajada norteamericana de Asunción, y son a la vez propietarios de medios y miembros del “sindicato” de periodistas, por indicación de sus amos del norte. Precisamente un operador de la CIA en Paraguay, Agustín Torres Lazo, fue quien tuvo la “genial” idea de incluir también a los patrones en el Sindicato de Periodistas del Paraguay.
El sindicato de periodistas del Paraguay, es uno de tantos gremios en el mundo cooptados por la AFL CIO, organización con un notorio historial notorio de actividades antisindicales en el Tercer Mundo

La AFL CIO tiene un largo historial de fraudes pro-imperialistas, en complicidad con la CIA norteamericana, desde que había tenido un relevante papel en romper huelgas en Europa, y en crear sindicatos alejados del Partido Comunista, a partir de la década de 1950.
En mayo de 1967, Thomas W. Braden, un ex colaborador de Allen Dulles al frente de la CIA, confesó el papel decisivo de la agencia de inteligencia norteamericana en la creación de sindicatos títeres en Europa Occidental, en particular de la Force Ouvriére en Francia.
La CIA había aportado ya en el invierno de 1947, fuertes sumas de dinero para quebrar la oleada de huelgas y escindir sindicatos, en una operación que contó con la participación de Jay Loveston, ex dirigente del partido comunista americano en los años treinta y director de la American Federation of Labor (AFL), e Irving Brown, representante de la AFL –y luego desde 1955, AFL-CIO- en Europa.

El 8 de mayo de 1967 el New York Times publicó que “Cuando Jay Lovestone e Irving Brown no dispusieron de más dinero, apelaron a la CIA citando proyectos análogos que abrigaban para Italia y para otros países de Europa Occidental. Las primeras sumas las habían recibido de la CIA a fines de los años cuarenta”.

Cuando en Haití despareció el aliado de Estados Unidos, el sanguinario dictador Duvalier, el imperio tenía para este país la forma habitual de democracia con la opción preferencial para los ricos, especialmente si eran norteamericanos. El Departamento de estado abordó para el efecto al AIFLD, filial de AFL-CIO (Federación Norteamericana del Trabajo y Congreso de las Organizaciones) para que se uniera a sus esfuerzos en Haití “debido a la presencia de sindicatos radicales y al elevado riesgo de que otros sindicatos se puedan radicalizar”.

AIFLD se unió, ampliando el apoyo que había prestado desde 1984 a un grupo sindical gestionado en parte por la policía de seguridad de Duvalier. Como preparativo para las elecciones, el NED (National Endowment for Democracy) amplió su apoyo a varias otras organizaciones, entre ellas una supuesta organización de derechos humanos encabezada por un antiguo ministro de Duvalier, Jean Jacques Honorat.

Por medio del Instituto Puebla, de orientación derechista, el NED también proporcionó fondos a Radio Soleil, que se había opuesto a Duvalier pero cambió su postura, pasándose a la derecha bajo influencia de la jerarquía católica conservadora. Similares cooptaciones sucedieron en Paraguay en los últimos meses de Stroessner.

Todos los grupos comprados por la CIA en Haití jugaron posteriormente un papel preponderante en la desestabilización de Jean Bertrand Aristide.

Operaciones en Paraguay

El 21 de setiembre de 2005 fue firmado entre el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SITRAPREN) y el auspicio del Centro Americano para la Solidaridad Sindical Internacional de la AFL-CIO, un proyecto con miras a lograr el fortalecimiento sindical en ambos sindicatos.

El proyecto se firmó en Asunción con la presencia del representante del Centro de Solidaridad, oficina para Sudamérica, Sr. Bryan Finnegan. Fueron además signatarios los compañeros secretarios generales Julio Benegas, del SPP, y Marcial Vázquez, del SITRAPREN. Coordinan el evento los compañeros secretarios de educación Patricia Lima y Carlos Vera Abed, del SPP y SITRAPREN, respectivamente.

Los días 23 y 24 de febrero de 2006, se realizó en Asunción un “Taller de Investigación Estratégica”, auspiciada por el “Centro de Solidaridad de la AFL-CIO” a través de su oficina regional de Montevideo, Uruguay, encabezada por el señor Brian Finnegan. El “Taller” fue coordinado por el Sindicato de Trabajadores de la Prensa, Imprentas y Afines (SITRAPREN).

En la ocasión, el señor Carlos Pérez Cáceres, periodista y activista sindical, ofreció un informe pormenorizado acerca del reciente trabajo de investigación que sobre la situación de sus respectivos sectores, encargaron en conjunto los sindicatos de periodistas y gráficos con el apoyo económico de la AFL-CIO en el año 2005, dentro de una plan de fortalecimiento estructural y crecimiento sindical.

(Fuente: Informe sobre taller de investigación estratégica/ Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP)/ Sindicato de Trabajadores Gráficos, SITRAPREN/AFL-CIO 23 y 24 de febrero de 2006… http://www.union-network.org)

Retorno del anti-comunismo

La verdad es que desde el advenimiento al poder del supuesto “obispo de los pobres” marxista y bolivariano que el Sindicato de Periodistas del Paraguay se afanó apasionadamente en promocionar como referente de la izquierda latinoamericana, sólo se ha agudizado el recrudecimiento del maccartismo y la persecución a la izquierda en este país.

La misma prensa que impulsó y actuó de vocero del obispo Fernando Lugo durante la campaña para las elecciones presidenciales del 20 de abril, ha iniciado una campaña insultante contra los gobiernos de izquierda de la región, sobre todo contra Hugo Chávez a quien no duda el tildar de Dictador. Se trata de ABC color, un diario que otrora aplaudió a Pinochet, Videla y Stroessner, y que se vincula a la SIP y se relaciona con la National Endowment for Democracy:

Otro indicador significativo es la prohibición del ingreso a los sandinistas en el Paraguay, como en los buenos tiempos de Stroessner Una conocida personera de la CIA y la NED (Gloria Rubin) fue nombrada ministra en el gabinete del supuesto izquierdista Fernando Lugo, y rememorando los viejos tiempos de la dictadura, impidió la presencia en Paraguay del sandinista Daniel Ortega. Como broche de oro a todo esto, desde el ministerio del interior se orquestó una matanza de militantes del EPP, organización campesina de izquierdas que reivindica el “francismo del siglo XXI”, una corriente afín y paralela al “socialismo del siglo XXI” de Hugo Chávez en Venezuela. Varios de los miembros de la organización fueron ejecutados extrajudicialmente en abierta violación de sus derechos humanos, y otros tantos fueron arrestados simplemente por su postura ideológica radical, sin pruebas en su contra.

A pesar de todo ello, por órdenes de sus respectivos patrones y fidelidad al libreto y la agenda marcada, la mayoría de los periodistas asalariados de Paraguay y los que trabajan como corresponsales de publicaciones extranjeras siguen repitiendo el despedazado libreto del “obispo de los pobres”, el “teólogo de la liberación” neoliberal y maccartista. Es que como decía ya Marco Tulio Cicerón hace milenios, no hay absurdo que no haya sido apoyado inclusive por algún filósofo, con mucho más razón habrá absurdos sostenidos por periodistas, e incluso por gremios de ellos.

Noticias relacionadas

El Lobo y los Labs Libs

Boris Johnson se devoró a los laboristas y a los liberales como el lobo que cazó a dos ardillas por estarse peleando por una nuez.

La dieta mediterránea en la economía española

La pobreza en España podría llegar a afectar al 40 %

La policía del pensamiento

La era digital ha revolucionado la vida del hombre

¿Está todo atado y bien atado entre ERC y P.Sánchez?

Parece que Sánchez ya no habla de la Constitución, sino de las garantías jurídicas

Felicidad

No es fácil, advertir lo que tienes delante de ti cuando tu cabeza está en otro recuerdo, en otro lugar
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris