Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Entre copas   -   Sección:   Opinión

Incongruencias

Villa hizo el mejor gol de la final y Xavi fue el compositor de la cuarta Champions pero el MVP fue Messi
Alberto Mendo
lunes, 30 de mayo de 2011, 06:47 h (CET)
Decir a estas alturas que Messi es un crack, en su dimensión más grande, es perder el tiempo porque es algo muy bien sabido por todos. Sin embargo, dentro de su excelencia, hay que reconocer que él no siempre es el mejor en todos los partidos. Como para gustos, los colores, y a riesgo de ser uno de los pocos que vaya contra la corriente (aunque ahora parece que se ha puesto de moda), reconozco que el argentino hizo una final de la Champions extraordinaria… pero que me gustaron aún más Xavi y Villa. El “guaje” lo intentó tanto o más que su compañero de ataque y logró el mismo premio, pero lo hizo mucho más bonito. La volea por la escuadra del asturiano fue, sin discusión, el gol del encuentro. Por eso, yo le hubiera dado el MVP a Villa. También hubiera sido muy justo concedérselo a Xavi, cerebro y motor de un equipo que se movió bajo su partitura; teniendo en cuenta que el resultado fue la cuarta (sinfonía de Beethoven), lo menos hubiera sido reconocer el mérito de su compositor.

El fútbol está lleno de incongruencias. Suele suceder que los premios, a veces, no se dan siguiendo estrictamente los criterios que marcan, sino que recaen en quien más vayan a brillar. Ahí, el poder mediático de Messi es insuperable. Ya comenté en su momento algo parecido al hilo del Balón de Oro, injustamente negado a los españoles porque, aunque seamos campeones del mundo, siempre hay alguien más alto, más rubio y con los ojos más claros. Pues con lo del MVP de la Champions es lo mismo: con sólo haber marcado el gol, aunque el resto del partido no hubiera hecho nada, el premio estaba decantado para Messi. Que conste que no fue el caso, pues el 10 azulgrana luchó, hizo algunos trucos de magia y marcó el tanto que encarrilaba la cuarta Champions de la historia del Barcelona. Méritos suficientes, aunque para mí otros hicieron incluso alguno más.

Algunos pensaréis que me he ido al detalle para evitar reconocer lo que todos los medios han dicho ya: que el Barcelona hipnotizó al Manchester United, al balón y a todos los aficionados al fútbol con un juego de muchos quilates. Por eso, mi felicitación.

Veamos más incongruencias en otros equipos. Lo es que el Atlético de Madrid, el eterno aspirante a ser un grande, tenga que empezar de cero cada temporada; por cierto, apuesto a que Agüero terminará en Inglaterra o Italia (ya sé que tampoco arriesgo mucho). Lo es que baje a Segunda el Super-Depor y se salven equipos como el Osasuna y la Real Sociedad. Lo es que se critique la marcha de Jorge Valdano del Real Madrid cuando muchos se han cansado de darle palos por todos los lados; los que llevaban dos años pidiendo su cabeza ahora se lamentan del “guillotinazo”. Lo es que a la selección, que debería ser un premio y sólo para los mejores, siga yendo Torres y Vicente del Bosque ni se acuerde de Negredo o Soldado, por no repetirme al decir Raúl; el técnico salmantino tiene tanto de buena persona como de poco valiente. En fin, las incongruencias abundan en el fútbol. Al menos, mi Burgos ha ascendido a Segunda B. ¡Enhorabuena, campeones!

Noticias relacionadas

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo

Hay que parar los discursos de odio.

Vivimos tiempos repelentes, donde nadie escucha al corazón y el corazón es nuestra gnosis

Del aeropuerto del Prat a Antonio Machado

Todo vale, incluso la tergiversación, contra Catalunya
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris