Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Fuera de juego

Manuel Alcántara
Redacción
jueves, 24 de febrero de 2005, 01:33 h (CET)
La diversión favorita durante los fines de semana es humillar a quienes nos divierten, a condición de que sean negros. En la última jornada de Liga a los cameruneses Eto'o, del Barcelona; Kome, del Getafe, y Kameni, del Español, les tiraron cacahuetes. Se ha puesto de moda, cada vez que un futbolista de epidermis oscura coge el balón, que los salvajes más pálidos de la grada lancen gritos selváticos. En vista de eso, Eto'o ha decidido celebrar sus abundantes goles haciendo el mono.

Los jugadores, en opinión de Ronaldinho, que es un prestímano con los pies, mixto de palmera y pantera, deben hacer algo «para acabar con el racismo». Según el negro francés Henry, lo que ocurre en el campo «es una imagen de la sociedad». Aunque en España neguemos ser racistas, seguimos diciendo de alguien que hace el indio, que trabaja como un negro, que salta como un gitano o que le engañaron como a un chino. No nos han favorecido los acontecimientos últimos para desterrar estas actitudes xenófobas. Hace un par de días varias personas se ensañaron con un marroquí en El Ejido. Ayer no más se hizo público que uno de los suicidas de Leganés dejó un mensaje para sus hijos aconsejándoles que profesaran el duro oficio de mujahidines. Todo eso coincide con la investigación dictada por un juez acerca de la contabilidad de un centro islámico de Valencia, controlado por ex militares tunecinos. Mucha gente simple puede creer que todos nuestros males son de importación.

Es curioso que la protesta más unánime contra el racismo no provenga del terreno de la Justicia, sino de los terrenos de juego. El árbitro vasco Iturralde González lo ha dicho claro: «el día que un negro se vaya de un campo, me iré con él». Nada traiciona más a la esencia del deporte que estos comportamientos racistas. Algún ingenuo había soñado con que los deportes fueran una especie de esperanto donde pudiera entenderse todo el mundo, al margen del color de su piel y de los colores que defienda.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris