Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

¡Tías y tíos!

Antonio Díaz
Redacción
jueves, 24 de febrero de 2005, 23:09 h (CET)
Hay épocas históricas en que se exaltan el refinamiento y los buenos modales, como sucedía en el Siglo de Oro, cuando los hidalgos, hambrientos y raídos, aparentaban señorío y gravedad, y otros en que las masas se ven deslumbradas por la chulería y la plebeyez, como a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando los aristócratas de las cortes de Carlos IV y de Fernando VII, se disfrazaban de majos y adoptaban ademanes populacheros. Por eso no hay que espantarse porque en nuestros días esté de moda la zafiedad y el desprecio a los convencionalismos sociales. Es un fenómeno histórico pendular muy viejo y los hábitos de la gente suelen transitar, de tiempo en tiempo, hacia un extremo u otro.

Uno de los aspectos en que más claramente se aprecian estos vaivenes es en los tratamientos. Tradicionalmente ciertas personas, por el puesto que ocupan, o por sus méritos, más o menos reales, vienen ostentando superlativos rimbombantes, como excelentísimo, ilustrísimo, y alguno más. Naturalmente que a nadie se le oculta que se trata de seres humanos como los otros, capaces, pongo por caso, de meterse el dedo en la nariz, cuando están a solas, o de soltar un taco si se enfadan. Pero el adjetivo que les acompañaba servía para expresar que, por su valía, o por su enchufe, o por ambas cosas, ocupaban un puesto relevante en el tejido social. Hace unos años, cuando alguno de estos próceres deseaba mostrarse campechano y asequible con su interlocutor le decía: «Por favor, apee el tratamiento», y quedaba divinamente. Pero, de vez en cuando, surgen movimientos contrarios a estos adjetivos honoríficos, que luego, con el tiempo, se quedan en nada. Así sucedió, en la Revolución Francesa, con lo de llamar a todo el mundo ciudadano, y, después, cuando los fascistas y los comunistas, con su inveterado mimetismo recíproco, quisieron imponer lo de camarada o compañero.

Ahora vivimos otro de esos sarampiones antihonoríficos. Hace unos años se declaró innecesaria y obsoleta la habitual fórmula de «Dios guarde a V.E, (o V.I.) muchos años», aunque, al no estar expresamente prohibida, somos muchos los que seguimos utilizándola, cuando nos dirigimos por escrito a algún poncio, mayormente porque pensamos que siempre nos puede venir otro peor y más vale malo conocido. Hace poco se anunció a bombo y platillo que el Gobierno suprimía los tratamientos para los altos cargos de la Administración Central. Pero se advirtió que la norma se refería sólo a ellos, y no a los demás, con lo que bien podremos encontrarnos cualquier día con un titular de prensa que diga así, más o menos: «El Excelentísimo Sr. Presidente de la Comunidad Autónoma se entrevistó con el payo (o la paya) que dirige el Ministerio de... lo que sea». Y tendremos que ir acostumbrándonos a que los conferenciantes no inicien sus disertaciones diciendo, «Excelentísimas e Ilustrísimas Autoridades», sino, simplemente, ¿Tías y tíos!

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris