Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

El Triste final de Camilo Soares

Luis Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 19 de abril de 2011, 07:14 h (CET)
En su Historia cultural de la Homosexualidad titulada “De Sodoma a Chueca”, Alberto Mira señala que en la Unión Soviética, el papel preponderante de ciertos intelectuales homosexuales en apuntalar el liderazgo de Lenin había logrado un clima de cierta tolerancia con el mundo gay, además de cierto florecimiento de un arte influido por tradiciones homosexuales cuyo mejor exponente fue Mikhail Kuzmin. Un fenómeno similar se dio en la Cuba de principios de los sesenta.

Sin embargo, poco después de esta apertura, tanto el régimen comunista soviético como la Cuba castrista necesitaron reforzar su sentido de sí a partir de la demonización. Así la homosexualidad se convirtió en una de las otredades y empezaron las purgas. Según el mismo autor, esta actitud posterior llevó a André Gidé a distanciarse de la ideología comunista.

En España, cita el mismo autor, a fines de los años veinte los homosexuales tendieron a preferir la homofobia liberal republicana, más suave, frente al carpetovetónico catolicismo xenófobo, pero lo cierto es que tanto la izquierda como la derecha fueron homófobas. Desde la derecha se fomentaron rumores sobre la homosexualidad del presidente Azaña, tanto como desde la izquierda se imputó la misma tendencia a José Antonio Primo de Rivera.
Mira recoge un extendido rumor difundido desde la izquierda, que hablaba de encuentros amorosos y cenas secretas entre José Antonio de Rivera y Federico García Lorca, una instrumentalización de la homofobia como poder negativo con fines políticos.

A pesar de estos conocidos antecedentes de izquierdismo homofóbico, en Paraguay el ministro de Emergencias “con permiso” Camilo Soares y sus seguidores del Pmas, han logrado instalar que la reivindicación central de la izquierda radica en la lucha contra la homofia, la defensa del travestismo y de todas las manifestaciones del mundo gay.
Tal es así que la sociedad paraguaya se ha visto sacudida por una exaltación de la homofilia como bandera política, desde el advenimiento al poder del escandaloso gobierno del cura Fernando Lugo y su séquito.



En Paraguay se identifica cotidianamente a Camilo Soares con personajes como el Che Guevara, a pesar de las enormes distancias que separan a uno y otro personaje. Lo más probable es que el Che, en caso de contar en sus filas con personajes como Soares, lo hubiera fusilado a la primera oportunidad sin titubear.

No faltaría motivos, dado que a su conocida aversión hacia los homosexuales, el Che hubiera sumado la fuerte tendencia de Camilo a extender la mano suplicante para recibir dólares de organismos vinculados al imperialismo. Su partido, conocido como Pmas, hizo sus primeras armas a través de los dólares de la embajada norteamericana de Asunción, hecho reconocido por ellos mismos en una interpelación realizada en Venezuela.

Por si no bastase la confesión de parte, ante la insistente vinculación que hacían ciertos medios de Soares con la revolución bolivariana de Venezuela, un conocido referente del bolivarianismo, chavista paraguayo residente en Venezuela, respondió que “consideramos inoportunas las declaraciones a la prensa paraguaya del Secretario General del PMas, Camilo Soares, donde asegura: "Reivindicamos el proceso venezolano pero no somos chavistas", Soares asegura que la estigmatización solo busca desacreditar.

"Ser chavista es la obsecuencia ciega a una capacidad omnipotente de un líder iluminado, y en eso no creemos" (Diario Ultima Hora, Asunción, Paraguay, 7 de enero de 2008.http://www.ultimahora.com/notas/87762---Un-frontal-P-Mas-apunta-a-cupos-en-
el-Congreso).
El pueblo venezolano que apoya masivamente al presidente Hugo Chavez Frías y al proceso de cambios a favor de los trabajadores y explotados en este país, no lo hace por "obsecuencia o ceguera", sino porque es conciente de su realidad y el destino de la patria está íntimamente vinculado al éxito de la Revolución Bolivariana.

Este tipo de expresiones, provenientes de quienes participan de una u otra forma en organismos de solidaridad con Venezuela, no contribuyen a la comprensión del proceso Bolivariano y a fortalecer la solidaridad de los pueblos con Venezuela. Pero sobre todo, no comprenden que ser chavista es la expresión de un pueblo que enarbola con orgullo el proceso de participación y que ha decidido cambiar los destinos de la patria bolivariana hacia unos destinos de justicia social.

Las declaraciones del Presidente Hugo Chávez, en Aló Presidente Nro. 299, realizado en Charallave, Estado de Miranda, ratifica y fortalece nuestras expresiones, cuando el líder de la Revolución Bolivariana expresa claramente "me niego a escoger candidatos a gobernadores y alcaldes a dedo", pues "las candidaturas deben venir como producto de las decisiones de las bases populares y no como producto de reuniones en conciliábulos". La nota de respuesta estaba fechada en Caracas, 8 de Enero de 2008 y firmada por Joel Atilio Cazal.

A pesar de este revés, la prensa que acompañaba la farsa de Camilo Soares seguía insistiendo en sus vínculos con el chavismo y el movimiento de izquierdas latinoamericano.

Decepción de seguidora

Pero Camilo Soares no sólo recibió descalificaciones desde Caracas, también fue escrachado por sus propios seguidores. Un ejemplo de ello es la carta de María Luis Sánchez, donde le reclamaba: “Yo que tanto te defendí Camilo, de Luis Agüero Wagner, me siento obligada hoy a decirte que ya no te acompañaré más, ya no llamaré a las radios para defenderte a vos ni al P-mas, ni escribiré en los blogs para justificarte. Lo que sí puedo decir es que no sé si el Partido al que pertenezco, el P-mas, tiene la culpa de tu conducta política.Yo me voy como lo hicieron ya muchos compañeros y compañeras cansados de tener que responder a la gente sus preguntas sobre estas cosas y las eternas contradicciones. ¿Por qué no podemos ser auténticos socialistas y enfrentamos al imperialismo de frente?, sin miedo a quedarnos en la calle sin recursos económicos, pero por lo menos enfrentarlos dignamente como otros compañeros de la izquierda, de los que estamos divorciados, alejados precisamente porque nos tachan de traidores y sospechosos de agentes dobles.Si te equivocaste, tenés que enmendar rápido esto, pero ¿no lo vas a hacer, verdad? Yo entendí lo de la plata de USAID, cuando me dijiste que no hay que confundir las tácticas con los objetivos estratégicos y esas cosas; la plata de la IAF, de la USAID a través del CIRD, la financiación de la doble vida de la Casa. Pero después de esto, justo en este momento, en estas condiciones, no sé. ¿Como es posible? Lo que los yanquis merecen es que sean expulsados del país y de América Latina por conspiradores, ya hace mucho tiempo que vienen haciendo eso, en Argentina contra Cristina y Chávez en el caso del maletín, contra Evo en Bolivia, contra Lugo aquí en nuestras narices con el detonante del juramento de Nicanor y sus planes de desestabilización, y vos que dijiste cuando la movilización contra Nicanor: Tekojoja busca desestabilizar al gobierno, que jure y después le desaforamos, ¿cómo?Si Nicanor tiene al Poder Judicial en el bolsillo. Después no le dejaron jurar mediante justamente Tekojoja y otra gente, que ni siquiera seguramente analiza la situación como lo hacíamos nosotros, tuve vergüenza de la gente, de mis compañeros mismos que bajaban la cabeza en el acto frente al Parlamento. No somos coherentes.Cuando pasó lo de la plata de la embajada hoy, me llovieron correos del PT felicitándome porque nuestro líder ahora ya lograba la financiación oficial de los que estaban conspirando contra Chávez y Evo, y me preguntaron ¿qué otra prueba necesitás?”

En realidad, ya no hacían faltas pruebas en un debate político, dado que muy pronto los desmanes alcanzarían el ámbito jurídico.

El epílogo de esta triste historia se vislumbró hace pocos días, cuando la fiscala Rocío Vallejo solicitó al juzgado la imposición de medidas restrictivas a Camilo Soares, procesado por daño patrimonial de G. 1.200 millones en la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).

Triste final para el “niño prodigio” de la política paraguaya, y ante quien realizaban genuflexiones politiqueros y periodistas, deseosos de hacer méritos alabando a un personaje conocido por su proximidad al cura presidente Fernando Lugo. Ahora que el destino del “pequeño genio” del luguismo ha tomado un curso desfavorable, es de esperar que muchos que lo elogiaban e incluso hablaban de él como una figura “presidenciable” a futuro, buscando agradar al poder de turno, se llamen a un decoroso silencio.

Así de breve es el paso de la gloria por este mundo.

Noticias relacionadas

Reivindico la alegría

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

​La MDA siempre se utiliza para acelerar la muerte

Enric Barrull Casals, Girona

​Una señalética

Jaume Catalán Díaz, Girona

​Campaña política y mediática

Valentín Abelenda Carrillo, Girona

​Que alguien haga algo

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris