Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

C lculos electorales

Santiago Gonzlez
Redacción
miércoles, 26 de enero de 2005, 22:54 h (CET)
No sabe hasta qu punto, se or Lpez, simpatizo con el prop sito que le anima a presentar su candidatura a lehendakari para las prximas elecciones auton micas. Quiero decirle tambin que siempre he sido un partidario de la m xima gramsciana de contrapesar el pesimismo de la inteligencia con el optimismo de la voluntad, pero en cualquier caso es bueno que examinemos desapasionadamente nuestras posibilidades reales antes de evaluar la voluntad que vamos a tener que poner en el empeo.

La semana pasada conocimos los resultados del Euskobar metro de noviembre para las autonmicas de mayo: PNV-EA, 34 esca os; PSE, 21-22; PP, 15-16; Ezker Batua, 3 y Aralar, 1. Es de suponer que la aprobacin del plan Ibarretxe haya fomentado algo de inquietud entre los votantes nacionalistas y esto juegue a su favor. Sus posibilidades de entrar en el pr ximo Gobierno vasco pasaran, bien por un acuerdo con el PP, bien por un pacto con el PNV. El problema de este ltimo es que usted no sera lehendakari, sino vice. El obst culo para pactar con el PP es que ustedes han hecho pblico un plan de reforma del Estatuto que, si no es un pretexto, va a hacer imposible el acuerdo.

En estas llegan los rumores de la negociacin y ustedes los desmienten al tiempo que los alientan. Lo dijo el presidente en la tele y usted en Madrid: no hay que hacerse ilusiones, pero hay motivos para la esperanza, dijo l. Usted pidi que cesaran las especulaciones a la vez que dec a un tiempo de paz puede haber empezado en Euskadi. Si hay motivos para la esperanza, cmo no nos vamos a hacer ilusiones?c mo no vamos a especular si usted afirma en Madrid las ventajas de Arnaldo sobre Ibarretxe como interlocutor? Aqu, las cosas como son, no anduvo usted muy fino. La m s elemental taxonoma nacionalista debe empezar por distinguir entre el nacionalismo cruento y el que no lo es.

Intentan un tripartito a la catalana, con usted en el papel de Maragall, Arnaldo en el de Carod Rovira y Madrazo como Saura? Esto pasar a porque Batasuna pudiera presentarse bajo cualquier denominacin y porque reunieran suficientes esca os entre los tres. Pero hay una cuestin adicional. Con toda probabilidad, PNV-EA ser la fuerza con ms parlamentarios, por lo que deber iniciar las conversaciones. Por qu piensa que el PNV no va a mejorar la oferta que usted pudiera hacer a Otegi y a Madrazo?La acrisolada insobornabilidad de este ltimo?El seuelo de acercarle los presos a Otegi?Qu le hace pensar que una vez obtenida su representacin parlamentaria, Batasuna no va a ponerse de acuerdo con el PNV? Recuerde la votaci n del 30-D: tres votos para el plan Ibarretxe, tres para la oposicin. El problema es que los tres que les dieron a ustedes no serv an para nada.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris