Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Quién puede explotar a un niño?

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
viernes, 17 de diciembre de 2010, 16:15 h (CET)
En la Declaración de los Derechos Humanos se asevera que: “El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.”

Se conjetura que vegetan unos dos millones de criaturas víctimas de la lacra de la prostitución infantil. El turismo sexual desarrollado en el Sudeste asiático y que promociona el hedonismo y el ejercicio de actividades relacionadas con el sexo, ejercidas con criaturas. Son diversas las raíces que llevan a esta situación de disfrute carnal; insuficientes oportunidades de empleo, intimidación doméstica, indigencia, falta de un sistema docente, corrupción y la fragilidad de la mujer.
Cada año, en el Sudeste asiático, decenas de miles de niñas y chiquillos son explotados, trajinados y corrompidos. Estos atormentados son considerados como esclavos del sexo. El tráfico de mujeres y criaturas es, hoy en día, la tercera actividad criminal del universo, después del tráfico de estupefacientes, el tráfico de armas y el blanqueo de dinero.

Muchos de estos pequeños padecen enfermedades de transmisión sexual como el VIH/SIDA con más virulencia, puesto que se ha probado que su sistema inmunológico no está completamente constituido.

La trata, para la explotación carnal, no se ve como un problema de seguridad nacional en el Sudeste asiático, por lo que se relega que el tráfico de chiquillos es un desacato contra la Declaración de los Derechos Humanos del Niño y que la esclavitud quedó proscrita hace más de 100 años.

Es apremiante tener en cuenta estas situaciones de injusticia que aguantan las chiquillas ya que millones de ellas se eclipsan por el aborto selectivo, se restringe su acceso a la manutención, a la salubridad y a la enseñanza.

La crueldad contra la subsistencia de millones de chiquillos y niñas, violentados a la indigencia, a la esclavitud sexual o bélica, es la causa de un infame reparto de los caudales entre los países.

Noticias relacionadas

Platón y el conocimiento

En la actualidad se sabe que la vitamina D interviene en variados procesos fisiológicos del organismo, tanto metabólicos como endocrinos e inmunológicos e incluso, estudios observacionales, sugieren una posible relación de la deficiencia de vitamina D con el desarrollo de algunos tumores.

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris