Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Lgo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Se precisan dirigentes expertos en humanidad

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 2 de diciembre de 2010, 08:05 h (CET)
Este mundo ha generado un mundo de expertos para todo, menos en humanidad. La ONU acaba de lanzar un llamamiento humanitario para 2011, una llamada al corazón de las gentes y de sus dirigentes sobre todo. Se precisan un poco más de siete mil millones de dólares para financiar operaciones de emergencia. Cincuenta millones de personas, en veintiocho países, conviven con la desesperación de no poder vivir. Ante estas realidades, no cabe la pasividad, hay que revalorizar la conciencia humana, cultivar y difundir la ética frente a los desafíos de los tiempos actuales, poner al ser humano en el centro de todas las estrategias nacionales e internacionales. El hambre y la malnutrición son inaceptables en un mundo con recursos suficientes para todos. ¿Dónde está la justicia? Una justicia que no repara estas desigualdades no es justicia. Sin duda, la lucha por la justicia es la gran asignatura pendiente en todo el planeta.

En donde no hay humanidad no puede haber justicia. Hay un deber de garantizar el derecho a la asistencia humanitaria, que no puede quedar en simples palabras. Esta sociedad se ha acostumbrado a convivir con excluidos y ha obviado la legitimación moral de trabajar por el bien de toda persona, provenga de donde provenga. Han de encontrarse vías para dialogar, con un lenguaje comprensivo, sobre los múltiples problemas que la especie humana se ha alzado contra sí mismo. Las verdades, por muy incómodas que nos parezcan, jamás pueden ser eclipsadas. El ser humano ha de darse cuenta que todos somos parte del mundo.

Por consiguiente, expertos en humanidad es un título que todos y cada uno de nosotros tenemos que ganárnoslo por pura conciencia, por pura razón de vida. Nadie puede ser abandonado a su suerte. Cualquiera de nosotros podíamos haber nacido en un lugar de los que hoy necesitan con urgencia ayuda humanitaria. La indiferencia es una omisión culpable. Es necesario que las personas vuelvan a aprender a respetarse, a mirarse a los ojos, a prestar auxilio. Los Estados tienen que desnudarse de sus intereses e interesarse más por el nacido. Y, por otra parte, este nacido tiene que humanizarse, ofrecer asistencia a sus semejantes, globalizar el estatus de la solidaridad. Mostrarse cercanos y solidarios con quien sufre debiera ser principio de todo ciudadano. La limosna del rico al pobre no sirve. Es más de los mismo, o sea, más humillación. La acogida de todos los que se encuentran en dificultades es fundamental, debiera ser la regla de cualquier acción humanitaria. Sería bueno, pues, para el mundo elevar escuelas de humanidad que propicien un cambio de modos y maneras de actuar. Las aprietos son muchos y los corazones dispuestos a tranquilizar más bien pocos.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris