Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Bangla Desh

Isaac Bigio
Isaac Bigio
domingo, 31 de octubre de 2010, 23:00 h (CET)
Este es uno de los países más jóvenes y superpoblados del mundo. Recién en el próximo año cumplirá sus primeros 40 años de vida. Hasta entonces éste nunca fue una nación. Desde 1857 a 1947 durante 9 décadas fue parte de la Gran India británica, la misma que comprendía a territorios que hoy forman parte de Pakistán, India, Sri Lanka, Banga Desh y Birmania.

Cuando los británicos se retiran de la mayor colonia que haya habido en el mundo se desarrolla una lucha entre los indianos que seguían las creencias politeístas hinduistas y los que seguían al Corán. Esto conduce a una partición solo por razones religiosas de regiones que hablaban la misma lengua y habían convivido en las mismas entidades administrativas durante la mayor parte de su historia.

De esta manera se creó un nuevo país con un nombre y una frontera completamente nuevos y artificiales: Pakistán. Cada una de las letras que componía esa sigla eran las iniciales de una región, aunque este nuevo país ha sido el único en el mundo que estaba separado en dos partes muy pobladas -y por más de mil kilómetros de distancia- a través de la existencia de un gran Estado (India).

En el oeste los habitantes del Punjab y en el Este los de Bengala siguen hablando una misma lengua, pero fueron divididos de acuerdo a sus religiones, obligándose a millones a ser desplazados si sus aldeas o casas acababan en la zona designada al estado que iba a adorar a otro dios.

De esta manera los que hablaban una lengua del Punjab quedaron separados entre los que le escribían con caracteres arábigos (el urdu) y eran parte de Pakistán y los que la escribían con alfabeto indiano (el Hindi) y los que hablaban el bengalí quedaron escindidos entre los que quedaron en la parte de India cuya principal urbe es Calcuta y los que pasaron a ser parte del Pakistán oriental (el mismo que en 1971 se independizaría como Bangla Desh).

Hoy en Londres el grupo lingüístico más hablado en las escuelas primarias es el bengalí, seguido por el de los somalíes y luego hay un virtual empate entre el urdu-hindi y el portugués-español.

Sin embargo, mientras las comunidades de habla española y portuguesa tienden a asociarse conjuntamente de acuerdo a sus respectivas lenguas, las que provienen de la antigua India británica lo hacen tomando muy en cuenta el factor religioso. Así, por ejemplo, los musulmanes bengalíes o los punyabíes se juntan con sus correligionarios de otras naciones (antes que, en muchas partes, con quienes hablan su misma lengua pero rezan, comen, se visten y tratan a la mujer diferente) en torno a las mezquitas y a las asociaciones comunitarias que hay en torno a éstas.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris