Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Una burbuja

Alfredo Hernández
Alfredo Hernández
lunes, 25 de octubre de 2010, 07:29 h (CET)
El mundo está mal. La sociedad, nuestra sociedad mirándola objetivamente –no juzgándola, no soy quien para hacerlo –con benevolencia, va dando trompicones. Hay quien opina que se mueve en terrenos pantanosos.

Repito que no juzgo, pero esta sociedad no anda por cauces normales. Y…en este tropezar, ¿de quién es la culpa? Falta un enfoque correcto Si todos los que pensamos de esta manera ponemos esfuerzo para no ser englobados por esta tendencia hedonista y materialista que se extiende y lo invade todo, podemos formar una burbuja en la que intentamos no ser influenciados por estas tendencias que apartan de Dios.

Siempre ha sido igual. Se aparta el mundo de Dios y de la Madre se olvidan. Se olvidan de Ella que es la que puede llevarnos de la mano al encuentro de su Hijo. No te intento endosar un sermón, que no es lo mío. Intento concienciar, porque pienso, que la vida hay que tomársela en serio, y si tú y yo lo hacemos de este modo, ya somos dos. Vamos a formar una burbuja en este mundo de Dios, y que Él ha creado, vio que era bueno y si se ha contaminado…esta burbuja que menciono sea respirable y puedan aproximarse para asomar la nariz y la boca y oxigenarse. Coger oxígeno del que carece el pantano pegajoso en el se mueve la mayoría; y cuando vean que hay quien respira un aire limpio, cuando tus compañeros, tus colegas, vean tu respirar alegre, se acercarán porque todos tienen ansia de y vivir una vida cada vez más limpia. Romperán, con más o menos esfuerzo, las amarras a veces grandes, otras hilos sutiles, que les atenazan impidiéndoles acercarse l a la burbuja limpia, en la que la vida es respirable.

Se pararán y, se darán cuenta de la transitoriedad de la vida . Es tan corta, tan corta…que hoy es el mañana que ayer nos preocupaba, mañana será pronto el hoy con sus problemas. La vida es fugaz, es un flas que nos ha podido deslumbrar, o unas bambalinas de purpurina. Y después… ¿qué hay después? Hay algo que nos dice nuestro interior. Esa Ley Natural impresa en nuestro corazón, más o menos sensible a estas verdades.

Anímales. Háblales de lo efímero de este tiempo e intenta acercarlos a las verdades de siempre. Que se acerquen a nuestra burbuja.

Noticias relacionadas

Un recién nacido en una bolsa de basura

Un niño muerto arrojado a un vertedero causa más interés mediático que cien mil abortos

Una boda de altura

Este Papa no tiene remedio

Montaigne

Un gran conocedor de la naturaleza humana

Donde los chef famosos acaparan fama, dinero y egocentrismo

“El explícito y voluntarioso elogio de la creatividad acaba produciendo más cretinos que creadores, porque pensar que la creatividad se encuentra en la radicalidad es un error colosal” Santi Santamaría

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris