Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Las armas de fuego son juguetes peligrosos

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 20 de septiembre de 2010, 15:41 h (CET)
A muchos nos cuesta creer que un sacerdote católico incurra en el delito del abuso de menores, una lujuria perversa, rotundamente incompatible con la esencia de esta vocación. Parece más bien que este tipo de escándalos han sido introducidos y fraguados desde fuera. En los 50s, una exfuncionaria de alto rango del Partido Comunista Americano, Bella Dodd, dio a conocer la infiltración comunista en la Iglesia: “En los años 30, colocamos a mil hombres en el sacerdocio para poder destruir a la Iglesia desde dentro”. Algunos se convirtieron en arzobispos y cardenales, otros en miembros de la curia o gobernaron congregaciones religiosas.

Al suponer un peligro para la metrópoli la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) de México avisó a la población sobre los 39 modelos de artefactos, fabricados en Asia, que son copias de armas de fuego. Los productos prohibidos, podrían herir a los pequeños. “por su capacidad de disparar balines a gran velocidad”.

Por lo general, advirtió la Procuraduría, se diseñan en color bruno. Su tamaño es idéntico a las de revólveres profesionales. “Estos juguetes réplicas de armas de fuego representan un riesgo para la seguridad de la población consumidora no solo porque sus disparos podrían lesionar a terceras personas, sino porque fomentan la violencia entre los menores y pueden ser utilizados en actos delictivos”, aseveró.

Ante el riesgo que representan estos juguetes, Profeco exhortó a los padres evadir su adquisición. “Y preferir juguetes que puedan contribuir al sano desarrollo físico y mental de sus hijos”.

Por otra parte, muchos juguetes constituyen un peligro para la salud, excitan la violencia, bloquean a los críos y se tornan inactivos y caprichosos, los relacionan con héroes que suscitan malos hábitos alimenticios, empujan al sexismo, el consumismo y estilos de vida malvados. Todo esto hay que meditarlo antes de adquirir juguetes para los hijos.

Se deben evitar los juguetes tóxicos, no se deben comprar productos fabricados con plástico que los pequeños puedan llevarse a las tragaderas, ya que se utilizan néctares que se despegan y son cancerígenos. También se deben eludir los juguetes que incluyan partes pequeñas desprendibles y que pueden ser engullidas por los pequeños y causar su muerte, por asfixia.

Por el contrario, se deben adquirir juguetes inteligentes ya que se ha comprobado que los fabricados que ayudan al avance intelectual de los chiquillos son de un gran provecho.

Antes de comprar un juguete conviene preguntarse: ¿Es seguro? ¿Ayuda a mi hijo a interactuar positivamente con los demás? ¿Promueve la armonía o la violencia? ¿Le permite desarrollar su creatividad o la limita? ¿Le da elementos para desarrollar su intelecto.?

Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris